British Airways finaliza la reestructuración de Iberia

reestructuración en iberia

Tras la adquisición de Vueling, IAG debe ahora crear un grupo lógico basado en las necesidades del cliente y no sólo en la supervivencia de las empresas en cuestión. Según fuentes próximas de British Airways, Willie Walsh tiene ahora un plan listo para liderar Iberia hacia América del Sur.

Hay signos que no mienten. La revisión anunciada el 15 de mayo en la organización de la empresa española, con la llegada de Manuel López a cargo de la Red y Alianzas, es reveladora. Un departamento que tendría que confirmar el plan elaborado por los estrategas británicos, que pasa por una revisión severa de las rutas de Iberia y una mayor sinergia entre Iberia Express y Vueling. Por último, casi el 30% de la plantilla ibérica habrá desaparecido en los próximos 5 años. O sea, un poco más de 6.000 empleados sobre los 22 000 actuales. El primer ERE de 3500 solo sería "un aperitivo". Una vieja receta que conoce bien la plantilla de BA.

Otro cambio importante consiste en la entera revisión de las rutas explotadas. Cincuenta destinos pueden ser suprimidos. Los vuelos domésticos y europeos serían transferidos permanentemente a Vueling. Cabe señalar que la low cost también crece en las rutas estudiadas en el pasado por Iberia pero abandonadas por falta de rentabilidad garantizada, como Beirut. Este desarrollo será penalizante para Iberia Express, demasiado joven para tener una base de clientes leales, que podría simplemente ser integrada con Vueling. Al final, sólo 6-7 rutas, contra 10 hoy, se llevarían a cabo con Estados Unidos y, probablemente, menos de 8 sobre 16 en África. Se mantendrán solos los destinos de habla portuguesa. Por último, el desarrollo del grupo se hará a través de América del Sur. Hoy en día, se ofrecen 30 destinos que pasarían a ser 50 en cinco años. En los alrededores de la Presidencia británica, creen que este plan permitiría una cobertura global y sin duplicación de esfuerzos y la certeza de que Londres o Madrid serían hubs dedicados según los continentes a deservir.

Pero, como es comprensible, hay discreción en este tema. Sindicatos españoles de Iberia, informados del proyecto por fugas inglesas, comienzan a amenazar y podría convocar nuevas huelgas. Frente a la crisis económica en España, difícil decir cuál será la respuesta final de la plantilla. Gran parte del plan ya se finalizó por escrito, queda por saber cuándo se implementará el plan completo. Probablemente no antes de 2014.