CESHA impugna el acuerdo de CCOO, UGT y ASETMA con IBERIA del 13 de febrero de 2015

Como ya sabréis el pasado 3 de junio del 2014 el TSJ dictó Sentencia favorable a la demanda interpuesta por el Gabinete Jurídico de Cesha en la que se reclamaba la no aplicación de la reducción salarial del 7% ni del 4% a los prejubilados afectados por el Acuerdo de Mediación y el ERE 72/01.

Esta sentencia abrió el camino para que el resto de prejubilados pudieran interponer demandas reclamando esas cantidades. IBERIA, ante las numerosas demandas presentadas, planteó demanda de CONFLICTO COLECTIVO ante la Audiencia Nacional de la que el pasado 17 de febrero se celebraba acto de Conciliación. Pero, sorpresivamente, el día 13 de febrero IBERIA junto con CCOO, UGT y ASETMA (todos ellos firmantes del Acuerdo de Mediación) suscribieron un acuerdo por el que solo se reconoce la devolución e inaplicación del 4% a los prejubilados cuyo contrato se extinguió entre el 15 de abril del 2013 y el 14 de abril del 2014.

Este acuerdo pretende dejar sin efecto la demanda que los sindicatos CESHA y STAVLA interpusieron reclamando la DEVOLUCIÓN de la cláusula de revisión salarial con el IPC 2012 que literalmente HA SIDO ROBADA a todos los trabajadores gracias a la firma del Acuerdo de Mediación.

Además con la firma de ese Acuerdo con IBERIA, los sindicatos CCOO, UGT, ASETMA se arrogan la representación de la MAYORÍA DE LOS AFECTADOS cuando no están legitimados porque el proceso afecta a personas que ya no son trabajadores de IBERIA.

El Acuerdo también resulta GRAVEMENTE perjudicial para los trabajadores ya prejubilados a los que se les está dificultando el ejercicio de su acción individual de reclamación de cantidad.

Por todo ello, CESHA en nombre de uno de los prejubilados afectados, ha IMPUGNADO ante la Audiencia Nacional la aprobación del Acuerdo. A pesar de lo cual, IBERIA ha manifestado que va a proceder a ejecutar lo firmado con los tres sindicatos.

Os recordamos que todo esto no impide que se sigan celebrando los procesos individuales pendientes o aquellos que se quieran plantear en el futuro. Lo último que nos faltaba ya a los trabajadores es que nuestros propios representantes renuncien al derecho de todo ciudadano a demandar sus DERECHOS ante la Justicia.

TIENES DERECHOS, QUE OTROS NO RENUNCIEN A ELLOS POR TI.