Llegó el momento de la unidad

Tenemos a 14 TCPS despedidos de STAVLA, el sindicato más votado de ese colectivo, por apoyar una huelga para salvar Iberia y con ello sus puestos de trabajo. Porque hay 12 pilotos despedidos por el mismo motivo. Porque nos amenazan con despedir a 4500 trabajadores aplicándoles la Reforma Laboral.

Porque nos engañaron diciéndonos que la fusión era para CRECER y que no peligraba ningún puesto de trabajo. Porque vivimos en un Estado de Derecho donde los acuerdos están para cumplirlos. En Iberia se ha incumplido el Convenio de los Pilotos, el Laudo de Obligado Cumplimiento, las Garantías de Empleo...

Porque nos han presentado un Plan de "Destrucción Masiva" no para crecer sino para desaparecer. Porque si se saca la producción (ahora 25 aviones más) existe, a corto plazo, el mismo peligro de extinción sobre los 15500 puestos de trabajo restantes. Porque hablan de Segregar los negocios de Mantenimiento y Handling y esto es otra promesa incumplida.

Porque tenemos que estar unidos para que el Gobierno se dé cuenta de que Iberia ha sido una empresa pública sostenida con el dinero de todos y el esfuerzo diario de sus trabajadores. Una empresa de prestigio internacional, Marca España de las pocas que nos quedan. Porque es AHORA O NUNCA.

Por todo esto, hay que exigir la salida de IAG al accionista mayoritario que es el Gobierno Español. Hay que exigir responsabilidades al señor Rato (imputado por el caso Bankia y principal responsable de que España haya tenido que pedir ayuda económica a Europa) que puso como Consejero Delegado de Iberia a uno de su "confianza" que a su vez deberá rendir cuentas de su paso por Iberia.

También habrá que exigir responsabilidades al Presidente de Iberia y al de BA que nada más cerrar la fusión se subieron el sueldo el 56%. Gracias a su gestión, Iberia hoy pierde 262 millones de euros. Una gestión tan desastrosa solo merece una salida: el cese y la devolución de las primas e incentivos ganados sin olvidar las posibles responsabilidades por administración ilícita. Esa gestión, cuando menos irregular, debería ser denunciada ante el Tribunal Europeo por trabajadores, accionistas y por el Estado Español como accionista mayoritario de IAG.

Hoy peligra nuestro futuro y nuestros puestos de trabajo. Necesitamos una UNIDAD sin fisuras. Será un error romperla porque se salve Madrid y/o Barcelona, porque no habrá final feliz para nadie. Proponemos que el primer paso sea el día 14N. Vayamos todos juntos a las manifestaciones bajo la bandera de TRABAJADORES DE IBERIA. Hagamos ruido, que se nos vea y se nos escuche en todos los medios.

Hagamos pancartas para que la gente se entere de que EL ESTADO SE QUEDA SIN LÍNEA AÉREA y que nuestros medios aéreos de transporte quedarán en manos de los británicos.

¿Seremos capaces?

Somos muchos y nos asiste la razón.