Hacia el IV Convenio de Groundforce

Nos proponemos a hacer un resumen de lo ocurrido los últimos meses de negociación del IV CONVENIO COLECTIVO DE GROUNDFORCE, veamos si alguien es capaz de aportar criterio a este desorden.

Hemos perdido más de siete meses, con su respectivo coste temporal y monetario, para intentar que la parte social presentara a la empresa una propuesta de Convenio (se le ha llamado plataforma). Proceso que ha traído sus quebraderos de cabeza, y que ha desembocado en una situación de demostración de poder absurda en la que CESHA es obviada en la negociación, llegando al extremo de que nuestra propuesta para Fijos Discontinuos ni siquiera ha sido tratada en la mesa, sin que el resto de la parte social haya ni pestañeado: haberla presentado o no, hubiera y ha tenido el mismo resultado, a saber, nulo.

Todo este sin sentido para llegar al pasado 19 y 20 de julio, y presenciar como la empresa, después de todos estos meses encerrada en su mutismo, presenta lo que ella considera su propuesta más favorable.

La pregunta es, ¿de verdad, que no nos podríamos haber ahorrado todos ese valioso tiempo y dinero, y haber empezado el minuto UNO por este punto? Quizás es todo un juego, y aún no nos hemos querido dar cuenta.

La empresa, siguiendo el discurso de la competitividad en costes, comunica que no va a negociar ningún punto de la plataforma que repercuta en una pérdida económica, y presenta como medida la inclusión de nuevos niveles que abaratarían el coste del personal durante 4 años hasta poder alcanzar el nivel de Agente, ahí es nada. Si soy mujer, realizo las mismas funciones que un hombre y cobro menos, hablaríamos de EXCLUSIÖN SOCIAL. Si soy extranjero, realizo las mismas funciones que un ciudadano nacido en el lugar, hablaríamos de RACISMO. Si soy un trabajador, realizo las mismas funciones que otro trabajador y cobro menos, hablaríamos de NIVELES.

Al parecer en el sector de Handling nadie aboga por la posibilidad de competir a través de una diferenciación de calidad, aunque importantísimos clientes como Lufthansa y Swiss, que no han sucumbido al low cost, nos exigen altos niveles de calidad y la incorporación a sus procesos de personal profesional. ¿Es compatible tender a una precarización laboral con mantener/incrementar niveles de calidad en el servicio? ¿es viable crear un Handling que se diferencie por el servicio que ofrece y no por costes? Pues quizás, la respuesta es que no es posible y que tenemos que imaginar nuestro futuro como “tigres asiáticos”, buscando bajos costes en la mano de obra.

Ahora bien, si de una negociación se trata, ¿qué ganamos nosotros? ¿si perdemos en poder adquisitivo vamos a ganar en bienestar social? Adivinen la respuesta, que llegados a este punto ya pueden seguir escribiendo, sin haber estado en las reuniones.

¿El final? La parte social afirmó que consideraba inadmisibles las medidas presentadas por la empresa y que se verían obligados a tomar medidas contundentes.

Históricamente esas medidas son el paso previo a la firma del convenio.