CONDICIONES LABORALES AEROPUERTOS

Conciliación familiar en los aeropuertos: una quimera

La podemos definir por ejemplo como: "La participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes".

¿Esto ocurre en nuestros aeropuertos?. Digamos que no. Sólo aquellos trabajadores que demuestren tener cuidados de hijos o personas mayores están sujetas a turnos prefijados y en muchos casos, previas denuncias en los juzgados.

Una de las razones es la imposición de las rotaciones de turnos que disponemos. El famoso 7-2-7-5 (7 trabajados, dos descansos, 7 trabajados y 5 descansos) que proviene de principios de los años 90 y que obedecía a una situación laboral muy diferente.

Para empezar, el tráfico de pasajeros y aeronaves era muy inferior a la actual. La carga de trabajo que se registra hoy, la exigencia empresarial, las condiciones laborales en la que nos encontramos, no permiten una adecuada conciliación familiar.

Nadie en este país trabaja 7, 8 y hasta 9 días seguidos. La rotación salvaje de turnos, casi ilimitados, son una agravante más de la situación que padecemos. Es necesario cambiar este modelo de rotación que haga nuestras jornadas más decentes, más saludables y más conciliadoras.

El ritmo de trabajo, la intensidad, la productividad son conceptos que revisten de una doble cara, que se ponen siempre sobre la mesa para justificar políticas, firmas de convenios y otras medidas  que nos afectan de manera muy directa y que tienen que ver ya, con nuestra salud.

Se habla de la transformación digital, tecnológica, medioambiental……

Por eso desde CESHA pedimos, EXIGIMOS que se abra un debate en este sentido para desarrollar una nueva política de turnos de trabajo acorde con el momento  actual en el que vivimos. Nuestras jornadas de trabajo no son equiparables a la de otros colectivos y en este sentido, cabe defender un coeficiente reductor que avance nuestra edad de jubilación que minimice los efectos nocivos de la actual organización de nuestro trabajo.

No te quedes al margen porque pasar, nos hace más vulnerables.

Hacia el IV Convenio de Groundforce

Nos proponemos a hacer un resumen de lo ocurrido los últimos meses de negociación del IV CONVENIO COLECTIVO DE GROUNDFORCE, veamos si alguien es capaz de aportar criterio a este desorden.

Hemos perdido más de siete meses, con su respectivo coste temporal y monetario, para intentar que la parte social presentara a la empresa una propuesta de Convenio (se le ha llamado plataforma). Proceso que ha traído sus quebraderos de cabeza, y que ha desembocado en una situación de demostración de poder absurda en la que CESHA es obviada en la negociación, llegando al extremo de que nuestra propuesta para Fijos Discontinuos ni siquiera ha sido tratada en la mesa, sin que el resto de la parte social haya ni pestañeado: haberla presentado o no, hubiera y ha tenido el mismo resultado, a saber, nulo.

Todo este sin sentido para llegar al pasado 19 y 20 de julio, y presenciar como la empresa, después de todos estos meses encerrada en su mutismo, presenta lo que ella considera su propuesta más favorable.

La pregunta es, ¿de verdad, que no nos podríamos haber ahorrado todos ese valioso tiempo y dinero, y haber empezado el minuto UNO por este punto? Quizás es todo un juego, y aún no nos hemos querido dar cuenta.

La empresa, siguiendo el discurso de la competitividad en costes, comunica que no va a negociar ningún punto de la plataforma que repercuta en una pérdida económica, y presenta como medida la inclusión de nuevos niveles que abaratarían el coste del personal durante 4 años hasta poder alcanzar el nivel de Agente, ahí es nada. Si soy mujer, realizo las mismas funciones que un hombre y cobro menos, hablaríamos de EXCLUSIÖN SOCIAL. Si soy extranjero, realizo las mismas funciones que un ciudadano nacido en el lugar, hablaríamos de RACISMO. Si soy un trabajador, realizo las mismas funciones que otro trabajador y cobro menos, hablaríamos de NIVELES.

Al parecer en el sector de Handling nadie aboga por la posibilidad de competir a través de una diferenciación de calidad, aunque importantísimos clientes como Lufthansa y Swiss, que no han sucumbido al low cost, nos exigen altos niveles de calidad y la incorporación a sus procesos de personal profesional. ¿Es compatible tender a una precarización laboral con mantener/incrementar niveles de calidad en el servicio? ¿es viable crear un Handling que se diferencie por el servicio que ofrece y no por costes? Pues quizás, la respuesta es que no es posible y que tenemos que imaginar nuestro futuro como “tigres asiáticos”, buscando bajos costes en la mano de obra.

Ahora bien, si de una negociación se trata, ¿qué ganamos nosotros? ¿si perdemos en poder adquisitivo vamos a ganar en bienestar social? Adivinen la respuesta, que llegados a este punto ya pueden seguir escribiendo, sin haber estado en las reuniones.

¿El final? La parte social afirmó que consideraba inadmisibles las medidas presentadas por la empresa y que se verían obligados a tomar medidas contundentes.

Históricamente esas medidas son el paso previo a la firma del convenio.

Iberia y la mala praxis

No vamos a seguir insistiendo en la incomprensible decisión de @Iberia de someter a pruebas de embarazo a las aspirantes para conseguir una plaza en la aerolínea. Pero resulta detestable que en el siglo XXI, se siga discriminando por razones de sexo aludiendo cuestiones de seguridad. Es una vieja práctica enmascarada, son los dejes de una forma de proceder que viene de antaño y que todavía sigue viva en muchas empresas.

Pero no sólo eso: Iberia sigue aprovechándose de la precaria situación laboral para someter a su plantilla a jornadas maratonianas, semanas de 8 y 9 días de trabajo ininterrumpido, contratos eventuales que atropellan cualquier intento de poder llevar una vida más o menos ordenada, contratos en fraude de ley, con cursos de formación medio forzada fuera de jornada y un largo etc…

Vivimos y trabajamos en un entorno cruel, duro y que necesita de manera urgente una reconversión. Mirar hacia la parte social se hace necesario y urgente. En Iberia y en todo el sector aeroportuario.

¿Para cuándo nuestras mejoras?

Luis de Guindos, el ministro de economía, ha declarado hoy que los datos estimados de crecimiento del PIB y de empleo del segundo trimestre serán HISTÓRICOS.

Las compañías aéreas y operadores de handling están ganando lo que nunca, AENA no para de mejorar los datos de pasajeros y aeronaves en sus aeropuertos y nuestras preguntas son:

¿Cuándo piensan trasladar esas mejoras al sector aéreo?

¿Cuándo piensan mejorar los salarios y las condiciones de precariedad en la que nos encontramos?

¿Cuándo piensan solucionar el descomunal desfalco que supone tener a miles de trabajadores eventuales con contratos en fraude de ley?

Desde CESHA QUEREMOS RESPUESTAS.

A propósito de Level

Tenemos que remontarnos a 2012 cuando Iberia anunció el despido de 4.500 trabajadores en lo que se denominó el Plan de Transformación de la compañía.

Con el inicio del “conflicto y el desencuentro” se propició el Acuerdo de Mediación de Tudela en 2013 y la posterior firma del XX convenio en 2014. En ambos casos, a los trabajadores de Iberia se nos impusieron unas condiciones laborales con la intención de reflotar la compañía y con el objetivo futuro de crecer dentro del proyecto Iberia: importante reducción salarial, cesión de días de descanso, aumento de la productividad, menor cupo de vacaciones en verano, nuevos tipos de contrato, desaparición de trienios y niveles de progresión…

El tiempo parece decir lo contrario: Iberia Express sigue creciendo, Vueling sigue creciendo y ahora crean Level para la nueva operación desde Barcelona.

¿Pero no cedimos derechos y condiciones para hacerlo desde dentro?

¿Y todo el sacrificio realizado?

Todos sabemos que el reciente acuerdo firmado entre la Dirección y los sindicatos de vuelo tiene una duración determinada y que cuando Level obtenga su AOC, contratará a su propio personal.

Iberia está destinada a crecer en LOW COST. Y crecer en LOW COST tiene consecuencias para sus trabajadores: salarios y condiciones low cost.

De todos los insumos y costes que intervienen en la operativa, los únicos que controla Iberia de manera directa son los costes de personal, ya que el precio del combustible, los aviones y las tasas aeroportuarias le vienen dadas… Vender billetes a 400€ i/v a las Américas no vemos que pueda ser muy lucrativo y rentable, a no ser que salga de nuestros bolsillos.

Si bien es cierto que los clientes tienen derecho a viajar con tarifas bajas y asequibles a todas las economías, no es menos cierto que los TRABAJADOFES también tenemos derecho a percibir salarios justos, dignos y acordes a los tiempos que vivimos.

Señores directivos, gestores y sindicatos firmantes de “todo aquello”: esto no fue lo pactado, no fue lo que aceptamos….  

NUEVO INCIDENTE EN LA OPERACIÓN DE PUSH-BACK EN UN VUELO DE AMERICAN AIRLINES

El pasado 9 de mayo se produjo un nuevo incidente en la operación previa al inicio del push-back en un vuelo de American Airlines en el aeropuerto de Barcelona El Prat. Mientras la coordinadora de @Iberia estaba conectada, la tripulación realizó el test de oxígeno. Un nuevo caso. Y ya van cinco desde el año pasado.

La trabajadora se encuentra de baja. Otras dos compañeras están de baja de larga duración por el mismo motivo. Además, otra coordinadora ha tenido que cambiar de departamento con el tímpano perforado y una quinta compañera, no acaba de encontrarse bien.

Desde CESHA venimos denunciando desde que empezaron los primeros casos que este procedimiento debe realizarse nada más llegar al avión por parte de la tripulación técnica y asegurarse, en cualquier caso, que no existe nadie conectado.

Las consecuencias para la salud de los trabajadores afectados son aterradoras y pensamos, además, que roza lo delictivo.

Desconocemos si la representación de @AmericanAirlines en Barcelona ha tomado en consideración estos hechos y han tomado medidas para que no se vuelva a repetir.

Desde CESHA, La Coordinadora de Aeropuertos, no descartamos acciones legales contra quienes no defiendan y blinden los derechos y la salud de los trabajadores afectados por esta maniobra. 

Estibadores portuarios: estamos con vosotros

Allá por el 2007 un colectivo de trabajadores vinculados a pequeños sindicatos de diversos aeropuertos españoles decidimos sentarnos y plantearnos un proyecto de mayor envergadura con el objetivo de cambiar las condiciones laborales de los trabajadores de aeropuertos.

Era un reto difícil, complicado y no exento de problemas. Buscábamos algo diferente al sindicalismo vigente: rancio, antiguo, desvinculado de la clase trabajadora, aburguesado…..

Nuestro espejo, nuestra referencia fue el modelo portuario y con ellos nos sentamos y debatimos para llevar a los aeropuertos el cambio que necesitábamos.

Hoy, nuestros amigos y compañeros estibadores están siendo lapidados, perseguidos y atropellados en un intento por parte de los de siempre de que renuncien a sus derechos y condiciones laborales.

Desde CESHA, nuestro más firme apoyo a vuestra lucha que también es la nuestra.

Ni un paso atrás….

Los verdaderos antisistema

Antisistema, significa "contrario al sistema social o político establecidos". Quizás habría que añadir: "Los que se aprovechan del sistema para su beneficio personal". Porque, ¿quiénes son los verdaderos antisistema? ¿Lo son únicamente los que quieren acabar con el sistema democrático por la vía violenta o incendiaria, o lo son también aquellas personas y organizaciones que, aparentando defenderlo, lo exprimen hasta dejarlo finiquitado?

Una de las obligaciones de los sindicalistas y de los empresarios es la de ser respetuosos con quienes representan y ejemplares en su proceder.

Respetar y asumir las reglas. Pero no asumen nada. Y en ese no asumir vamos a salir perdiendo todos porque estamos llegando al límite. Ese sistema que dicen defender está llegando a un punto de no retorno: los trabajadores de aeropuertos/handling estamos hartos de la consideración de trabajo NO CUALIFICADO.

Aena bajó un 40% los precios en el último concurso de handling. Los operadores aplican esa rebaja de los ingresos a nuestros convenios y nos trasladan continuamente la amenaza de que tenemos que seguir apretándonos el cinturón mientras AENA, operadores y compañías aéreas consiguen beneficios millonarios. Los trabajadores hemos aprendido a no asumir determinadas conductas por parte de ciertos sindicatos y empresas que nos tratan como si fuéramos idiotas, no estamos dispuestos a trabajar más por menos, a seguir cediendo derechos cada vez que nos subrogan y a escuchar la maldita cantinela de “que al menos tenemos trabajo” y todas esas chorradas.

Ellos siguen sin trabajar, escondidos en esos edificios históricos y atrincherados en comisiones permanentes tratando de justificar lo injustificable.

Antisistema, radicales, minoritarios…. las utilizan para descalificar, deslegitimar y criminalizar las acciones protagonizadas por quienes no piensan como ellos. Al hacerlo, pretenden que el concepto antisistema se identifique con el de contrario a la sociedad, como algo negativo. Pero hay más actitudes antisistema además de las que tienen que ver con el aprovechamiento de lo público para beneficio personal. Tienen que ver con la firma de convenios precarios y carentes de contenido social, con firmar actas y modificar convenios con fines desconocidos, con mirar para otro lado mientras nuestras condiciones se degradan,  con jornadas maratonianas, con el fraude de los contratos eventuales, con el incumplimiento de los convenios y las sentencias judiciales, con el chantaje sistemático de tener que seguir cediendo porque si no, no tendremos futuro; con el fraude del voto por correo, con el tongo de los concursos de handling, con el papel de Aena como gestor aeroportuario, con los despidos injustificados de trabajadores……….

Ellos son los verdaderos antisistema.

¿Cómo podríamos calificar a los que pudiendo tomar acción para acabar con esto, miran para otro lado? Y cuál sería el nombre más adecuado para nombrar a los que, para mantener su “status quo”, se niegan a poner fin a la degradación de nuestras condiciones?

Pero estos antisistema no reconocidos como tales no se limitan solo a eso. Asistimos a manifestaciones tan grotescas como que “hemos hecho lo que hemos podido” o “es lo que hay” para responder a su incapacidad para afrontar los graves problemas que aquejan al sector.

Mientras, las empresas observan tranquilas el devenir de los acontecimientos.

Pero no por mucho tiempo. …..

Y Feliz Año Nuevo a todos los trabajadores de handling.

VUELING subcontrata una parte del mantenimiento diario en Barcelona

El pasado viernes IBERIA anunció en Barcelona el inicio de una nueva empresa en el mantenimiento de parte de la flota de Vueling en el aeropuerto de El Prat. La decisión se debe al descontento por parte de la aerolínea catalana de los servicios prestados por IBERIA.

Para paliar los déficits existentes en materia de personal, Iberia se compromete a abrir la bolsa de empleo mientras la subcontrata inicia sus trabajos. Sobre la mesa, el contrato finaliza el próximo 21 de diciembre.

Desde CESHA consideramos inaceptable dicha subcontrata (outsourcing) en base a los motivos que se esgrimen para la misma:” es un toque de atención a Iberia”.

El pasado mes de septiembre, Luis Gallego, actual presidente de Iberia, anunció un ERE voluntario de 1.000 trabajadores que afectará principalmente a esa unidad de negocio.

Pensamos que es el inicio de un desmantelamiento progresivo del mantenimiento en línea, siempre criticado por la dirección por su falta de rentabilidad.

Las subcontratas no son más que la sustitución de personal cualificado y bien pagado por trabajadores en peores condiciones laborales.

Desconocemos el por qué el resto de sindicatos aceptaron la propuesto que nos parece injusta e innecesaria.

La solución pasa por contratar y apostar y NO subcontratar.

Sin duda, no es una buena noticia.

El aeropuerto de El Prat amenaza con explotar este verano

La situación que padecen los trabajadores de Iberia en el aeropuerto de Barcelona puede llevar al límite la operación estival.

La expectativa de récord en el número de pasajeros, el aumento de líneas por parte de Vueling, que prevé operar más de 400 rutas con un déficit de tripulaciones que está provocando retrasos y cancelaciones y la falta de medios que facilita Iberia como operador de handling, son el cóctel que puede desencadenar un colapso total de las operaciones este verano. Si a esto se le une escalas programadas de 35 minutos para cumplir con la operativa programada, nos encontramos ante la imposibilidad de cumplir con los horarios previstos.

Las consecuencias son múltiples retrasos que sufren los pasajeros y trabajadores de Iberia, empresa encargada de prestarle los servicios de handling. Insultos y malos tratos, prolongación de la jornada con horas perentorias…. Son algunas de las consecuencias.

Iberia no cubre con personal suficiente el aumento del tráfico.

Iberia contrata y programa en función de las horas de vuelo programadas y no tiene en cuenta el desfase horario de las demoras que se producen. Esto se cubre con las horas perentorias, es decir, con horas extras que realizan los trabajadores del turno de tarde. Trabajadores que ya están hartos y que no pueden conciliar por el abuso de esta medida. A Iberia le resulta más barato que sus trabajadores hagan esas horas que contratar personal entre otras cosas, porque las paga mal, incumpliendo lo que establece la ley en materia de horas extras/perentorias: deben pagarse al menos como una hora ordinaria, art.35 del E. T.

Además,  se llega tarde a los embarques, a poner calzos y escaleras, a veces faltan autobuses para los embarques y desembarques de los vuelos, faltan push-back en las salidas, los coordinadores van de dos en dos y no atienden de manera correcta sus vuelos. Prisas, embarques rápidos que se cuadran como se puede…. la entrega de equipajes se demora más de lo permisible.

Todo esto rápido y mal, con estrés y ansiedad porque Iberia exige porque su cliente principal, le exige.

Un dato: en el año 2005 eran más de 85 coordinadores  y varias decenas de eventuales en verano y ahora no llegamos a 50 y unos 40 eventuales, con bastante más tráfico que entonces.

En este sentido cabe preguntarse qué hace Aena y cuál es su papel. Como gestor y garante de nuestro sector aéreo debería exigir que se cumplan todas las premisas en materia de seguridad y compromisos que los operadores de handling y compañías aéreas adquieren cuando se comprometen a volar. Lo ponemos en duda: 250 trabajadores subrogados de Groundforce a Iberia el pasado mes de noviembre siguen percibiendo mal sus nóminas, tal y como establece el convenio de sector de handling y las premisas en los pliegos de condiciones en los concursos de handling.

Rizar el rizo. Con la firma del último convenio, los trabajadores de Iberia cedieron 14 días adicionales que ahora se antojan inasumibles. Como alternativa a lo que se está viviendo, muchos han solicitado días de permiso sin sueldo que Iberia deniega, teniendo derecho a ese disfrute si son menos de 15 días y en las proporción 1 trabajador por cada 40 o fracción, tal y como establece el XX convenio colectivo de Iberia en su art. 160, apartado a.

Es una cuestión de costes. La plantilla no había vivido una situación de “kaos” como la que se está viviendo y se prevé de cara a las próximas semanas.

Históricamente la plantilla de Iberia se ha caracterizado por su profesionalidad y valentía a la hora de afrontar los retos que han tenido delante. Son los percusores de la aviación en este país y se sienten orgullosos de ello, pero sin medios, sin los recursos necesarios, sin la formación adecuada, el fracaso y los problemas están garantizados.

O se ponen en marcha soluciones inmediatas o CESHA no descarta el inicio de paros y movilizaciones.

Páginas