convenio sector handling

Hacia un nuevo cambio de modelo

La quiebra de Spanair ha sido el último golpe que hemos recibido los trabajadores de aeropuertos. Como un castillo de naipes se ha ido desmoronando todo lo que giraba en torno a la compañía aérea (Newco, servicios de limpieza, mantenimiento, catering…). En Iberia no estamos exentos de problemas.

La creación de Iberia Express ha generado un debate interno muy potente entorno a modelo a seguir. Los sindicatos siguen divididos mientras la dirección de Iberia sigue adelante con un proyecto que pensamos, no beneficia al futuro de la aerolínea y menos a sus trabajadores. Seguimos pensando que la mejor opción es la operación con recursos propios en el marco de la actual Iberia, con una vocación clara de servicio y así lo corrobora nuestra dilatada experiencia; y por otro lado pensamos que las garantías de empleo que se ofrecen son vagas y difusas, que la actual situación económica no permite garantizar nada y que lo que garantiza nuestro trabajo es la apuesta por los concursos de handling.

Cuando se constituyó CESHA, La Coordinadora, uno de nuestros principios fundamentales fue abogar por la unidad de todos, pensar como un solo grupo de empleados de aeropuertos que compartimos los mismos problemas y espacios de trabajo. Tenemos que concienciarnos de que no somos trabajadores de compañías aéreas o de operadores de handling: somos trabajadores de aeropuertos.

Hoy trabajamos para unos, mañana para otros pero siempre en el mismo espacio. Asumir esto significa que lo que afecta a un grupo de trabajadores, nos afecta a todos y que sólo desde esta premisa podremos conseguir que nuestras condiciones no se degraden, porque mientras nos debatimos en diatribas y particularidades, los empleadores se benefician de nuestras diferencias. Los estibadores portuarios lo consiguieron.

Ante la falta de un proyecto claro y que garantice nuestro futuro como empresa ha sido convocada una huelga por diferentes sindicatos de todos los colectivos, tierra y vuelo, con el fin de que Iberia reconsidere la decisión de externalizar el corto y medio radio. Apoyamos cualquier iniciativa que se tome y que tenga como objetivo aunar y defender los intereses de los trabajadores, al margen de las siglas y las ideologías, sin obviar que estamos en un momento crítico de crisis y de quiebras de otras líneas aéreas y con un mercado laboral feroz.

No podemos olvidar tampoco la mayoría votada por los trabajadores en las pasadas elecciones sindicales de tierra que legitiman los acuerdos suscritos entre la empresa y CCOO y UGT;  y que podrían condicionar el futuro de la aerolínea. Unos acuerdos que no aceptamos por ser imprecisos, carentes de contenido y que no obedecen a la realidad que estamos viviendo.

Por tanto, seguimos defendiendo como única garantía real de empleo  la creación de Iberia Express dentro de la estructura de la compañía y la apuesta definitiva por el negocio del handling.

La huelga es un derecho individual que debe ejercerse con responsabilidad y este es un momento crucial para el futuro de todos nosotros. No dudes en ejercerlo.

A los trabajadores FACTP´S de handling

trabajadores fijos a tiempo parcial

Los FACTP o FTP en los aeropuertos están al límite de lo insoportable. Años y años esperando la conversión a tiempo completo mientras perduran los contratos eventuales en fraude de ley.

Después de tanto tiempo no vamos a ponernos a enumerar las lamentables condiciones laborales en las que nos encontramos, porque son de sobras conocidas y vividas por tod@s.

Lo que sí deberíamos y tendríamos que analizar es qué nos ha llevado a esta situación y cómo queremos seguir afrontándola.

A frente con la empresa para negociar y dar por buenos convenios que permiten a Iberia someternos a unas condiciones de trabajo penosas: UGT, CCOO y USO.

Los mismos que firman y acatan reformas laborales, vendiendo así los derechos que tanto costó conquistar. Y ese hecho hay que tenerlo bien presente, cada día, que los derechos no son regalos que la patronal nos concede por buena conducta; si no fruto de largas luchas.

Y ahí es donde entramos en el cómo.

Permanecer de brazos cruzados esperando que la situación cambie por sí sola, ya hemos podido comprobar qué resultados obtiene; eternizar unas condiciones pésimas que no por cotidianas podemos considerar aceptables.

Desde CESHA creemos que ha llegado el momento decir basta. En que, tod@s a una, siendo conscientes de que esta es nuestra mejor arma, exijamos mejoras sustanciales en nuestro día a día. No podemos seguir permitiendo más discriminaciones ni abusos con una actitud servil.

Iberia nos considera maleables y vulnerables porque no observa una unión del colectivo; pero si todos hablamos con una misma voz, no va tener más opción que escucharnos y acceder a nuestras demandas.

Los tiempos venideros no auguran nada bueno; subrogaciones, negociación de convenio colectivo, convenio de sector...no podemos despertar cuando ya esté todo más que atado.

Si queremos mejorar el futuro, tenemos que cambiar el presente.

El paripé de una huelga general de handling

La convocatoria de una huelga es, probablemente, la última y mejor arma para reivindicar tus derechos laborales. Y sin duda también, la peor percibida por la sociedad en la que vivimos. Lo que acabamos de vivir en estos últimos días es sin duda, el arquetipo de maniobra que nos acostumbran a plantear UGT, CCOO y USO para demostrarnos que siguen estando ahí y que defienden a ultranza los intereses de los trabajadores. Vayamos por partes.

El convenio de sector se lleva incumpliendo desde que se aprobó por primera vez, allá por el año 2005. Sólo hay que irse a los juzgados y preguntar a todos los trabajadores que en estos años han sido subrogados, dónde han tenido que recurrir para que se les reconozcan sus derechos: un juez.

No es la primera que se despiden a trabajadores: queremos recordar que ocurrió en Málaga cuando llegó Ryannair, que lleva ocurriendo en Canarias desde hace más de un año en Atlántica de handling, que ocurrió en Acciona en Palma de Mallorca…., por no mencionar lo ocurrido recientemente en Valencia. Quizás también ellos merecieron una respuesta similar.

Con respecto a la concesión de handling y autohandlings, CESHA denunció hace años en un artículo titulado Hacia dónde va el handling , la necesidad de controlar el acceso al negocio aeroportuario y la gestión del mismo.

Sobre el mantenimiento y mejora de las condiciones de trabajo no se ha dicho nada. De la situación del colectivo FACTP´S, de los eventuales, de la jornada laboral y un largo etc que vivimos cada día. Y no puede decirse nada porque los firmantes de esta huelga, de esta pantomima, son los mismos que luego firman los convenios, son los mismos que pactan los despidos y las reglas del juego, son los mismos que hoy te dicen “lucharemos por ti a muerte” y mañana te venden tus derechos porque “no hay más alternativa”.

Nos alegramos de la reincorporación de estos trabajadores de WFS. Pero consideramos también, que se ha quemado un instrumento precioso para la defensa de nuestros derechos. Queremos pensar que a partir de ahora, con la desconvocatoria de esta huelga, todos los males y problemas que tenemos se solucionarán, que recuperaremos la dignidad perdida y abandonaremos esa situación de precariedad en la que nos hemos instalado.

Pero mucho nos tememos que habrá sido otro brindis al sol.

¿Hacia dónde va el handling?

handling

El sector del handling está en caída libre si nadie lo remedia.

Esta es la pregunta que se hacen ahora todos los trabajadores del sector, y lo que es más preocupante, los responsables sindicales de esta situación. CESHA ya advertía a mediados de los 90, con las primeras subrogaciones, que el sector se encaminaba a su total desaparición tal y como lo conocíamos hasta la fecha. Es verdad que los tiempos cambian y había que adaptarse a las nuevas normativas. Pero en vez de buscar salidas favorables para los trabajadores, de afianzar todos aquellos logros conseguidos hasta la fecha, de dar un salto cualitativo hacia delante, se propinó la entrada de tiburones y especuladores (empresas ajenas al sector aéreo) que engrosaron todavía más sus cuentas de negocio, negociando a la baja los derechos de todos nosotros.

En el año 2005 y ante el vacío legal que existía, se firmó el I Convenio del Sector que nos hundió aún más en nuestra precariedad. La Directiva Comunitaria 96/67/CE del consejo 15 de octubre de 1996 tampoco ayuda. ¿Por qué Iberia, que era y es sin duda quien marca la pauta en toda negociación, ya sea con las empresas del sector en ASEATA o con los sindicatos UGT, CC.OO y USO, permite un convenio del sector que está a años luz del que ella posee y le otorga a sus competidoras, aplicar condiciones a la baja a sus trabajadores? Sencillo. Porque desde el primer momento Iberia sabía, con el consentimiento de los sindicatos mayoritarios, que sería ella la que empezaría a desprenderse de personal y los enviaría a empresas donde los derechos son mínimos o inexistentes, y si en algún momento recibiera personal, nunca estarían por encima de su convenio. Al mismo tiempo, Iberia va negociando a la baja su propio convenio, con la justificación de que las empresas competidoras poseen costes laborales mucho más bajos.

Esto que parece ciencia ficción, se está cumpliendo a rajatabla y en pocos años casi todos los trabajadores hemos pasado por varias empresas, vía segregación de actividad o subrogaciones, donde si han tenido suerte y se han unido para luchar por sus derechos, han podido mantener algunos de ellos, pero eso es la excepción, la mayoría se han visto abocados a los chantajes empresariales y sindicales y han tenido que claudicar.

Los firmantes de ese convenio siguen apoyando esta política, excusándose en que por lo menos tenemos convenio y trabajo.

Ahora viene lo peor, el autohandling. Estas empresas pagan a razón de lo establecido en ese convenio (40 horas, unos 900€ netos al mes), del resto, el convenio del sector y el estatuto de los trabajadores. Pero hay más. La actitud de Aena de conceder esa modalidad de handling quitando la parte del negocio a los operadores que entraron en la subasta pensando que esto era un negocio rentable, desbarata todavía más las pretensiones de mantener unas condiciones de empleo razonables. Volvemos a insistir, el autohandling debe desaparecer si queremos que nuestras empresas funcionen y sean rentables. De lo contrario, las subrogaciones nos van a diezmar y cada salto a otra empresa implica la pérdida de derechos y dinero.

Los sindicatos mayoritarios están permitiendo todo esto conformándose con poder firmar el convenio de la empresa de turno y con ello sumar delegados. Lo demás no importa. Si tan preocupados están, firmen un convenio al alza y obliguen a cumplirlo en todas las empresas. No firmen convenios fotocopiados unos de otros, sin importar las condiciones de cada aeropuerto, los tipos de contrato, la estacionalidad de los aeropuertos o por ejemplo si las empresas están establecidas en todo el Estado. Nada, todo vale, como ya dijimos, sólo importa la suma de delegados.

Para conseguir que el sector no desaparezca, debemos convocar a todos los trabajadores a defender de una forma unitaria sus derechos. Porque la responsabilidad final la tenemos todos y cada uno de nosotros cuando nos refugiamos en nuestras empresas y esperamos que no nos subroguen, con la esperanza de que por muy mal que esté, los otros están peor. La realidad es que exceptuando unos pocos, la mayoría estamos en el bombo y más tarde o más temprano, tu empresa se irá del aeropuerto de turno y con ella tu status, y comprobarás que vuelves a empezar después de 10, 20 o 30 años. Esa es la realidad, lo demás, palabras y justificaciones.

Así está el Handling y te aseguramos desde CESHA, que como no tomemos las riendas de nuestro propio destino, iremos a peor. No es catastrofismo, es la realidad pasada y presente y si no, analizad cómo ha cambiado este sector en tan sólo 10 o 15 años. Y lo más importante, se mueve con unos márgenes de beneficios tan escasos, que los únicos perjudicados en el futuro seremos todos nosotros.

Es el momento de actuar. Hacernos valer. Si los que nos tienen que defender no lo hacen, hagámoslo nosotros. No es momento de tener miedo. Debemos desterrar el “handling de bajo coste” porque nuestro trabajo es de calidad y así lo tenemos que vender.

Páginas