Derechos

CESHA detecta irregularidades en los convenios

Hace un par de años, en octubre del 2015, se realizó en Tenerife la Subrogación de 140 trabajadores de Groundforce a Iberia. Y unas semanas después, se llevaron a cabo las elecciones sindicales en IBERIA que todos recordamos. Lo que la mayoría de trabajadores de otros aeropuertos ignoran, es que la empresa, de acuerdo con la representación sindical de ugt, ccoo y cgt, negaron el derecho a los trabajadores subrogados a votar. Algo que desde CESHA nos pareció impresentable en unos sindicatos cuya campaña electoral se basaba en "la defensa de los derechos de los trabajadores".

CESHA, como no podía ser de otra manera, lo llevó a los tribunales, donde se resolvió a favor de los trabajadores a quienes se les había negado el derecho a votar, obligando a celebrar nuevamente las elecciones, ahora sí, con todos ellos. Trabajadores afiliados o no a CESHA, que no dudó en defender el derecho de todos. Y hasta tal punto resolvió el juzgado este tema, que anuló, para que no quedase la menor duda, el artículo del Convenio General del Sector de Handling en el que se basaban la empresa y el resto de sindicatos, es decir, los firmantes de dicho Convenio (la sentencia completa está publicada en la página web de CESHA) para negar el voto de más de un centenar de compañeros. Y es que, no siempre los artículos que integran un convenio son todos "legales". Lo cual exige estar siempre alerta a sus posibles irregularidades, máxime si eres parte firmante del mismo (aquí es donde fallan los grandes, que dan por bueno absolutamente todo lo que firman).   Pero sigamos.

 Otro asunto irregular es el que contempla el abono de las horas extras y "perentorias" (de obligado cumplimiento estas últimas, a diferencia de las primeras, que son de carácter voluntario). Desde CESHA hemos detectado que tanto en el Convenio general del Sector, como en muchos otros Convenios Colectivos de empresa (incluído el de Iberia) incumplen lo articulado a este respecto en el Estatuto de los Trabajadores, ley de obligado cumplimiento para todos los Convenios, pues en el texto de dicha ley, queda perfectamente determinado que una hora extra (y por ende, una perentoria también) no podrá tener nunca un importe inferior al de una hora ordinaria. Es decir, que si el trabajador gana ordinariamente, por ejemplo, 10€ por cada hora de su jornada ordinaria, la prolongación de la misma, ya sea como hora extra o perentoria, nunca podrá ser inferior a ese importe. Que quede claro que estamos hablando del abono de la hora, y no de su libranza compensatoria. Pues bien, teniendo en cuenta los años que lleva vigente esta norma en el Estatuto de los Trabajadores, y, por otro lado, los años que lleva vigente en los distintos convenios de empresa y del sector la irregularidad aludida, así como la cantidad de prolongaciones de jornada que se realizan anualmente en el área de handling en todas estas empresas, no exageramos si decimos que son varias decenas de millones de euros los importes no abonados debidamente a los trabajadores en todos estos años.

¿Y por qué no se ha observado antes este error? Por la misma razón aludida anteriormente: todo el mundo lo daba por bueno. Y sin embargo... ¿a nadie le ha extrañado que una hora de prolongación de jornada, voluntaria u obligada, se pudiera pagar a 3, 4 ó 5 euros?

Quizás llevamos dando a quienes firman los convenios demasiada confianza, quizás no exigimos lo suficiente y nos conformamos sin más. Por nuestra parte, desde CESHA, hemos acudido a los tribunales y esperamos que en breve se estimen nuestras demandas a este respecto, obligando a cambiar los diferentes convenios.

   Por último, también queremos recordar a los trabajadores que hay una parte tan importante como olvidada de nuestra vida laboral, que es la relativa a nuestras cotizaciones a la Seguridad Social. El trabajador que sabe cuánto cotiza mensualmente a la S.S. no deja de ser una excepción en nuestro mundo laboral, uno entre mil quizás. Sin embargo, lo que cotizamos a la S.S. es la base de nuestra futura pensión de jubilación. Y si ahora no detectamos los posibles errores, luego será demasiado tarde para recuperarlos. Con toda probabilidad, las distintas empresas nos dirán que todo está bien, que con la S.S. ellos tienen las cuentas cuadradas al céntimo, y los sindicatos en la mayoría de los casos, te remiten a la propia empresa... No obstante, es mejor acudir a las oficinas de la S.S. y recabar la información  uno mismo, pues una cosa es lo que pone el contrato y la nómina,  y otra, a veces muy distinta, lo que figura en los archivos de la S.S., archivos de los que, en definitiva, saldrán los  cálculos de nuestra futura pensión.

Por si alguien tiene dudas a este respecto,  desde CESHA investigamos y denunciamos esto mismo en un grupo de unos 100 trabajadores de Tenerife. El resultado de la intervención del Inspector de Trabajo se materializó en la regularización de las cotizaciones de los ultimos años y los próximos hasta su jubilación en 1 millón de euros a repartir entre todos ellos.

    Hay que hacer de nuevo hincapié. Todo esto se ha conseguido gracias a que unos pocos han puesto en duda la consabida afirmación de la mayoría de "seguro que todo está bien", o aquella otra de "los que firman saben lo que hacen", o quizás el patético "pero, ¡¿qué puedo hacer yo?!" Pues de entrada, ¡vigila al que firma! Y si no sabes cómo, acércate a CESHA y te instruiremos al respecto. 

Conciliación familiar en los aeropuertos: una quimera

La podemos definir por ejemplo como: "La participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes".

¿Esto ocurre en nuestros aeropuertos?. Digamos que no. Sólo aquellos trabajadores que demuestren tener cuidados de hijos o personas mayores están sujetas a turnos prefijados y en muchos casos, previas denuncias en los juzgados.

Una de las razones es la imposición de las rotaciones de turnos que disponemos. El famoso 7-2-7-5 (7 trabajados, dos descansos, 7 trabajados y 5 descansos) que proviene de principios de los años 90 y que obedecía a una situación laboral muy diferente.

Para empezar, el tráfico de pasajeros y aeronaves era muy inferior a la actual. La carga de trabajo que se registra hoy, la exigencia empresarial, las condiciones laborales en la que nos encontramos, no permiten una adecuada conciliación familiar.

Nadie en este país trabaja 7, 8 y hasta 9 días seguidos. La rotación salvaje de turnos, casi ilimitados, son una agravante más de la situación que padecemos. Es necesario cambiar este modelo de rotación que haga nuestras jornadas más decentes, más saludables y más conciliadoras.

El ritmo de trabajo, la intensidad, la productividad son conceptos que revisten de una doble cara, que se ponen siempre sobre la mesa para justificar políticas, firmas de convenios y otras medidas  que nos afectan de manera muy directa y que tienen que ver ya, con nuestra salud.

Se habla de la transformación digital, tecnológica, medioambiental……

Por eso desde CESHA pedimos, EXIGIMOS que se abra un debate en este sentido para desarrollar una nueva política de turnos de trabajo acorde con el momento  actual en el que vivimos. Nuestras jornadas de trabajo no son equiparables a la de otros colectivos y en este sentido, cabe defender un coeficiente reductor que avance nuestra edad de jubilación que minimice los efectos nocivos de la actual organización de nuestro trabajo.

No te quedes al margen porque pasar, nos hace más vulnerables.

Nueva sentencia sobre plus de disponibilidad/flexibilidad

Se acuerdan de la firma del XX convenio de Iberia. Entre otras cosas, el art. 133 establece que “los trabajadores que estén en situación de reducción de jornada o concreción horaria NO percibirán el plus de flexibilidad”.

Pues bien, una nueva sentencia nos vuelve a dar la razón: la actora tiene el derecho a “percibir el Plus de Disponibilidad, habiendo sufrido un perjuicio económico, que en el periodo reclamado en la demanda asciende a 2.558,76 euros, así como también en concepto de daño moral se fija el importe de 3.000 euros solicitado por la parte actora, y, finamente, también debe prosperar la petición de 6.000 euros de honorarios del Letrado, al haberse visto obligada, como consecuencia de la actuación de la empresa, a interponer la presente demanda”.

En Total 11.588,75€.

Es decir, el Tribunal falla declarando que la decisión empresarial de  suprimir a la trabajadora el Plus de Disponibilidad vulnera el Derecho Fundamental a la Tutela Judicial Efectiva, condenando a IBERIA al cese inmediato de la misma, reponiendo el abono del Plus de Disponibilidad (ahora Plus de Flexibilidad), declarando el derecho de la trabajadora al percibo de dicho Plus, y condenando a la empresa demandada a pagar a la actora en concepto de daños y perjuicios por la vulneración de Derechos Fundamentales.

Lo que unos firman en los convenios, CESHA lo recupera en los tribunales.

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO?

Iberia y la mala praxis

No vamos a seguir insistiendo en la incomprensible decisión de @Iberia de someter a pruebas de embarazo a las aspirantes para conseguir una plaza en la aerolínea. Pero resulta detestable que en el siglo XXI, se siga discriminando por razones de sexo aludiendo cuestiones de seguridad. Es una vieja práctica enmascarada, son los dejes de una forma de proceder que viene de antaño y que todavía sigue viva en muchas empresas.

Pero no sólo eso: Iberia sigue aprovechándose de la precaria situación laboral para someter a su plantilla a jornadas maratonianas, semanas de 8 y 9 días de trabajo ininterrumpido, contratos eventuales que atropellan cualquier intento de poder llevar una vida más o menos ordenada, contratos en fraude de ley, con cursos de formación medio forzada fuera de jornada y un largo etc…

Vivimos y trabajamos en un entorno cruel, duro y que necesita de manera urgente una reconversión. Mirar hacia la parte social se hace necesario y urgente. En Iberia y en todo el sector aeroportuario.

A propósito de Level

Tenemos que remontarnos a 2012 cuando Iberia anunció el despido de 4.500 trabajadores en lo que se denominó el Plan de Transformación de la compañía.

Con el inicio del “conflicto y el desencuentro” se propició el Acuerdo de Mediación de Tudela en 2013 y la posterior firma del XX convenio en 2014. En ambos casos, a los trabajadores de Iberia se nos impusieron unas condiciones laborales con la intención de reflotar la compañía y con el objetivo futuro de crecer dentro del proyecto Iberia: importante reducción salarial, cesión de días de descanso, aumento de la productividad, menor cupo de vacaciones en verano, nuevos tipos de contrato, desaparición de trienios y niveles de progresión…

El tiempo parece decir lo contrario: Iberia Express sigue creciendo, Vueling sigue creciendo y ahora crean Level para la nueva operación desde Barcelona.

¿Pero no cedimos derechos y condiciones para hacerlo desde dentro?

¿Y todo el sacrificio realizado?

Todos sabemos que el reciente acuerdo firmado entre la Dirección y los sindicatos de vuelo tiene una duración determinada y que cuando Level obtenga su AOC, contratará a su propio personal.

Iberia está destinada a crecer en LOW COST. Y crecer en LOW COST tiene consecuencias para sus trabajadores: salarios y condiciones low cost.

De todos los insumos y costes que intervienen en la operativa, los únicos que controla Iberia de manera directa son los costes de personal, ya que el precio del combustible, los aviones y las tasas aeroportuarias le vienen dadas… Vender billetes a 400€ i/v a las Américas no vemos que pueda ser muy lucrativo y rentable, a no ser que salga de nuestros bolsillos.

Si bien es cierto que los clientes tienen derecho a viajar con tarifas bajas y asequibles a todas las economías, no es menos cierto que los TRABAJADOFES también tenemos derecho a percibir salarios justos, dignos y acordes a los tiempos que vivimos.

Señores directivos, gestores y sindicatos firmantes de “todo aquello”: esto no fue lo pactado, no fue lo que aceptamos….  

El conflicto colectivo de la vergüenza

UGT y CCOO han sacado un escrito conjunto en el que zanjan toda la polémica con respecto al famoso acuerdo de Tudela y los prejubilados de Iberia.

Hace referencia a la controversia que, hace ya más de 3 años, se originó respecto al famoso acuerdo de Mediación que acabó con las huelgas en Iberia del 2013 y que pactaron los sindicatos mayoritarios con la Dirección.

Nosotros, CESHA, entendimos, apoyándonos en el criterio de nuestro bufete, que dicho acuerdo entre Iberia y los sindicatos mayoritarios, no contemplaban ni la privación del ipc del 2012 para toda la plantilla, ni la reducción salarial del 7% para los prejubilados que salían de la empresa por aplicación del ERE en vigor....

Y los tribunales en primera instancia nos empezaron a dar la razón. Es más, llegamos a obtener el apoyo del TSJ de Madrid. ¿Qué hizo IB?... pues presentar un conflicto colectivo para paralizar las demandas individuales. Y ¿qué hicieron los sindicatos mayoritarios? (por cierto, esto no lo han puesto en su escrito) ... pues reunirse con la empresa como representación mayoritaria de los trabajadores y reafirmar la postura de la empresa en el sentido contrario a la sentencia del TSJ de Madrid. Es decir, en lugar de dejarnos hacer, aunque ellos no hicieran nada, firmaron y avalaron en documento escrito la postura de la empresa y, como no, en los posteriores juicios y recursos se personaron en la misma  línea que la dirección de empresa. 

Con todo ello, el Tribunal Supremo ha avalado la postura de Iberia y ha dejado a los prejubilados afectados con un 7% menos de jubilación….

Y todo esto, después de haber salido de la "crisis" y de la promesa de la Dirección de que "hay que darle otra vuelta de tuerca a la plantilla", porque hay que sacar más beneficios.

Sin duda, una vez más, ugt y ccoo, siempre al servicio de los trabajadores: unidos, ganamos todos.

Estibadores de puertos y aeropuertos

Muchas son las similitudes entre la navegación aérea y marítima con una sensible diferencia: los primeros barcos datan del siglo 30 antes de Cristo y el comienzo de la navegación aérea se remonta al siglo pasado. 5000 años de diferencia entre los primeros estibadores y los pioneros de mozos o/y operarios de rampa.

Son muchas las cosas que la navegación aérea ha copiado de la marítima aprovechándonos de  la experiencia de ésta. Pero por desgracia, a nivel laboral, existe una enorme distancia entre los dos colectivos.

Cuando los primeros sindicatos arrancaban con el inicio de la democracia, los estibadores optaron por el difícil camino de crear una Coordinadora de trabajadores independiente, asamblearia y exclusiva de su sector. Nosotros elegimos el camino más cómodo, el de los sindicatos “mayoritarios” que han terminado aburguesados y en manos de una élite de liberados que no han dado “un paso atrás” en sus privilegios a costa de ceder los derechos de todos los demás.

¡¡¡Cómo os envidiamos!!!!

Y os envidiamos, compañeros estibadores, no por vuestros merecidos derechos sino por vuestra lucha, por llevar el timón de vuestro sindicato y por querer ser dueño de vuestro propio destino.

Y es que sabemos lo que os jugáis. Porque sólo NOSOTROS sabemos lo duro que son nuestros trabajos, la alta siniestrabilidad, el frio, el calor, las prisas, los sobreesfuerzos, los múltiples turnos de trabajo, la dificultad en conciliar nuestras vidas familiares y tantas cosas más.

Por eso, ahora que habéis empezado un duro proceso de negociación, estamos con vosotros y NI UN PASO ATRÁS.

Un Juez anula las elecciones sindicales celebradas en Iberia en TFS

Una vez más la justicia nos da la razón.

HECHOS PROBADOS Y ANTECEDENTES DE HECHO

En el año 2015 se produjo una subrogación de 139 trabajadores de Groundforce a Iberia.

Estos trabajadores pudieron presentarse como candidatos a las elecciones sindicales pero se les impidió su derecho a votar, incumpliendo así, un derecho fundamental.

CESHA y USO impugnaron esa resolución que fue denegada por la mesa electoral.

Tanto IBERIA, como CCOO, UGT y CGT se posicionaron del mismo lado en ese asunto.

Más del 70% de los trabajadores afectados estaban afiliados a CESHA.

Se interpusieron sendas demandas en el juzgado de lo Social.

FALLO

Se anula el proceso electoral celebrado en TFS.
Se declara ilegal el art. 73.D2 del actual Convenio Colectivo de Handling.

Como siempre hemos dicho: con CESHA, si se puede.

Estibadores portuarios: estamos con vosotros

Allá por el 2007 un colectivo de trabajadores vinculados a pequeños sindicatos de diversos aeropuertos españoles decidimos sentarnos y plantearnos un proyecto de mayor envergadura con el objetivo de cambiar las condiciones laborales de los trabajadores de aeropuertos.

Era un reto difícil, complicado y no exento de problemas. Buscábamos algo diferente al sindicalismo vigente: rancio, antiguo, desvinculado de la clase trabajadora, aburguesado…..

Nuestro espejo, nuestra referencia fue el modelo portuario y con ellos nos sentamos y debatimos para llevar a los aeropuertos el cambio que necesitábamos.

Hoy, nuestros amigos y compañeros estibadores están siendo lapidados, perseguidos y atropellados en un intento por parte de los de siempre de que renuncien a sus derechos y condiciones laborales.

Desde CESHA, nuestro más firme apoyo a vuestra lucha que también es la nuestra.

Ni un paso atrás….

Impugnación de las elecciones en IBERIA en TFS

El pasado jueves 15 de diciembre se celebró el juicio en Santa Cruz de Tenerife sobre el impedimento a los trabajadores subrogados de Groundforce a Iberia, al impedirles el voto en las últimas elecciones sindicales celebradas en IBERIA en octubre de 2015.

Si bien es cierto que la norma establece que un trabajador tiene derecho a votar si tiene al menos un mes de antigüedad en la empresa, también nos parece razonable que estos trabajadores que pueden ser candidatos, como lo fue alguno, puedan ejercer el derecho activo de votar.

De la misma que el Tribunal Supremo ya ha sentenciado que “un trabajador subrogado no puede ser considerado de nuevo ingreso a efectos de antigüedad y económicos”, un trabajador subrogado no debería ser considerado “nuevo” para ejercer el derecho al voto, derecho que se nos antoja fundamental y básico.

La sociedad siempre va un paso por delante que la norma y por tanto, es nuestro deber como organización, velar y defender aquellos derechos que preservan y consolidan dichos preceptos.

No sólo está en juego el ejercicio de un derecho sino la hegemonía y configuración de un nuevo comité de centro. Y a ese juego, algunos se atrincheran en beneficio de sus intereses corporativos.

Somos responsables de lo que escribimos pero no de tus decisiones.

Páginas