Derechos

Sector aéreo: reconversión o precarización (2)

reconversión o muerte

Subrogaciones, subcontratas, convenios colectivos ambiguos e interpretables. Todo en contra.

SEGUNDO ROUND Ganadores: Compañías Aéreas: se han reducido sus costes asociados al servicio de handling.

Ganadores dudosos: Operadores de asistencia en tierra a terceros: se han producido reducciones en los márgenes de beneficios asociados a la guerra de precios.

Perdedores: TRABAJADORES.

En el PRIMER ROUND hemos perdido derechos tras las subrogaciones vividas (pérdida de poder adquisitivo, disfrute de billetes de avión- derecho protegido de forma irregular por el Convenio del Sector y que impide al Poder Judicial llegar a hacerlo efectivo-, etc.), ¿qué nos toca ahora para que los ganadores y ganadores dudosos puedan tener beneficios? Nos toca PERDER NUEVAMENTE. Sus beneficios provienen de la reducción de costes en la mano de obra.

Gran parte del sector aeroportuario europeo ha realizado huelgas durante el año (Bélgica, Francia, Alemania, Italia, etc.), en la mayoría de los casos propiciado por controladores aéreos, salvo en Alemania en la que participaron todos los empleados de los aeropuertos que dependían de la función pública. Este hecho nos hace pensar: ¿los controladores aéreos? ¿sólo los controladores aéreos? ¿y que les pasa a los trabajadores de handling, no tienen nada que decir?.

Sin los controladores aéreos, los aviones no despegan, pero sin los trabajadores de handling los aviones despegarían vacíos de maletas y pasajeros, quizás más ligeros, así las compañías aéreas podrían añadir a su reducción de costes por servicios de handling, reducciones de costes de combustible.

Somos rehenes de un lobby llamado "SINDICATOS MAYORITARIOS" que actúan de asesores de las empresas de handling y las aerolíneas y que nos tienen cautivos en base a sus intereses y no los nuestros. No se entiende la inacción.

Y no, no ha sido un error, no aparecemos en la lista, en España no nos hemos ni inmutado. Aquí no tenemos ni frío ni calor. Aquí somos los estoicos caballeros señoritos del sur.

Condiciones laborales en los aeropuertos: los eventuales

Las compañías aéreas y operadores de handling están abusando de los contratos eventuales en los aeropuertos de manera ilegal y furtiva. 

La mayor derrota que ha sufrido el sindicalismo tradicional en los últimos tiempos es la cultural.

Desde CESHA lo expliccamos desde la pérdida de valores, en la huida hacia postulados neoliberales y a olvidarse del principio por el cual fueron creados y para qué.

Las condiciones laborales que están viviendo los trabajadores de aeropuertos y la NULA respuesta de los sindicatos llamados de clase, da una idea del momento que estamos viviendo.

Nos vamos a centrar en los trabajadores eventuales:

Todo el mundo sabe que este colectivo de trabajadores está trabajando con contratos en fraude de ley, que son contratados por pocas horas y acaban haciendo el máximo, que no disponen de rotaciones de turnos y descansos…..

El contrato eventual por circunstancias de la producción debe especificar el motivo y tiene por objeto responder a las exigencias CIRCUNSTACIALES del mercado, a la acumulación de tareas o al exceso de pedidos, aun tratándose de la actividad normal de la empresa.

Eso no ocurre.

¿Y por qué no se remedia?

Porque no le interesa a nadie. A las empresas, porque disponen de una bolsa de trabajadores permanente y a los sindicatos, porque viven de esa precariedad y la promesa de que pronto les harán fijos.

Existen multitud de sentencias que dictaminan que esos trabajadores son de carácter indefinido y por tanto debería ser una exigencia el denunciar esa irregularidad.

No tengas ninguna duda!!!!!!

A ti, trabajador de handling y/o aeropuerto

trabajador de handling y aeropuerto

Las reivindicaciones de CESHA en TFS son necesarias sus trabajadores y para el resto del sector.

Hoy nos atrevemos a escribir las siguientes líneas con el ánimo de que la huelga convocada por el sindicato CESHA en el aeropuerto TFS en las empresas de Iberia y Aviapatner cuente con tu apoyo.

Hay ciertos comportamientos empresariales que necesitan ser acabados antes de que ellos acaben contigo. Cuando la vía del dialogo no es suficiente porque te la niegan y los intereses y ambiciones de ciertas empresas pasan por encima d ti, la única vía de solución posible y efectiva es la convocatoria de huelga.

Las empresas del sector del Handling persiguen obtener el máximo rendimiento económico mediante el abaratamiento y la flexibilidad de todo el personal, no dudando en incumplir con los derechos adquiridos y ejecutando despidos. Recuerda que este sector es intensivo en mano de obra y es la parte más importante de los costes de los operadores.

Seguramente serás de la opinión de que esta convocatoria de huelga no va contigo y que además no obtienes ningún beneficio, pero solo tienes que leerla para comprobar que no estás en lo cierto, que existen beneficios comunes que afectan a todos, pero sobretodo, que existe un beneficio común de presente y de futuro que es la defensa de las condiciones laborales y del puesto de trabajo.

La injusticia en cualquier lugar es una injusticia en todas partes y por eso no podemos obviar que hay una empresa que acaba de ganar el concurso de #handling en el #aeropuerto de TFS que ha despedido a 9 trabajadores y que hay otra empresa que no respeta los derechos adquiridos del personal subrogado y recorta derechos a todos los trabajadores como el transporte colectivo.

Ten cuidado, no vaya a ser que tal vez te levantes mañana y te comuniquen que vas voluntariamente subrogado a otra empresa y descubras que ya no puedes hacer nada por seguir manteniendo tus derechos laborales, que perdiste la oportunidad, piensa, que hoy es un buen día para hacer historia y no te conformes con lo que necesitas sino con lo que te mereces.

La subrogación viene desde año 94 donde muchos compañeros han pasado de una empresa a otra, perdiendo derechos, sufriendo y luchando mucho y desde aquel entonces no hemos dejado de luchar, siendo testigos directos de muchas más subrogaciones, como esta de GroundForce a Iberia y a Aviapatner, que no será la última, sino una más.

Que corra la voz, seguimos en lucha!!

Necesitamos volver al kilómetro cero.

cesha proyecto de futuro en el sector aéreo

Trabajamos en unos aeropuertos donde se firman convenios a nuestras espaldas, se rebajan sueldos y condiciones, se subrogan trabajadores y no se respeta “la mochila”, se hace clientelismo, se hacen contratos basura y un largo etc que todos conocemos.

Estamos sumidos en una precariedad jamás vista en el sector y existen responsables.

Por eso es tan urgente que recuperemos el sindicalismo activo para los trabajadores de handling. Sindicato proviene del griego “sundiko” (síndico) y es un término que se utilizaba para denominar al que defiende a alguien en un juicio. El protector. Más adelante, se utilizó la palabra síndico con valor adjetivo para denominar aquello que afectaba a la comunidad o que era comunitario.

Basta con volver al origen de la palabra para ver cuan lejos estamos de su significado. No nos protegen, no nos defienden y no nos representan.

Venimos diciendo desde CESHA que los que nos dieron los derechos laborales se cuidaron muy mucho de que en realidad no pudiéramos ejercerlos de manera plena y cierta. La negociación colectiva, los ERE´S remunerados, las subvenciones públicas, los casos de fraude y corrupción, la connivencia con el poder, la elección de candidatos a dedo y un largo etc… han propiciado que el poder real de los trabajadores se haya diluido, creando y provocando estructuras organizativas al servicio del poder.

Seamos originales y volvamos al origen, al kilómetro cero de la lucha obrera. Recuperar la dignidad y el activismo sindical es el principio para recuperar nuestras condiciones laborales, nuestros derechos y nuestra soberanía.

Esta es la razón por la que merece la pena luchar.

Plus de flexibilidad y jornadas reducidas

CCOO y UGT discriminan a las mujeres en situación de jornada reducida

Discriminar al colectivo de jornadas reducidas en Iberia no tiene ningún sentido. O quizás sí: seguir teniendo prebendas.

Con la firma del último convenio de IBERIA se firmó el art.133 que dice que los trabajadores que estén en situación de reducción de jornada por maternidad, no percibirán dicho plus.

Esta es una medida que discrimina y desincentiva a aquellos trabajadores que quieran acogerse a esa situación, habida cuenta de que antes sí se cobraba el PLUS DE DISPONIBILIDAD que se había conseguido en los juzgados a través de denuncias individuales.

Hemos conocido recientemente que UGT y CCOO habían planteado demandas individuales alegando modificación sustancial de las condiciones de trabajo que no han sido aceptadas a trámite y que como consecuencia de eso, interpusieron un CONFLICTO COLECTIVO, que también han perdido, y que se encuentra en este momento recurrido al Supremo.

Situación paradójica ya que lo firman expresamente en el convenio y después lo denuncian para contentar a sus afiliados.

Y decimos que no deja de sorprender ya ésta fue una dura victoria de los trabajadores que se dirimió en los juzgados, que costó tiempo y dinero y que se han cargado de un plumazo.

Poco margen legal dejan para el colectivo de jornadas reducidas, que están viendo mermadas sus nóminas, si el Supremo desestima el recurso presentado por ellos.

Esta es, sin duda, una de las enajenaciones más indignantes que se recuerdan en el ámbito de la negociación colectiva ya que cercena derechos y discrimina por ser madre y/o padre.

Desde aquí, darles una vez más la enhorabuena por negociar en contra de los trabajadores y a favor de los intereses de Iberia e IAG…. que sin duda conseguirán pingües beneficios a costa de nuestras cesiones.

El triunfo de los mediocres

Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes o una huelga general. Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente. Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan. Porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas.

Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura. Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un presidente que hablara inglés o tuviera mínimos conocimientos sobre política internacional. Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir incluso a las asociaciones de víctimas del terrorismo. Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo trece veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado. Mediocre es un país que no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro que sin embargo encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas. Es mediocre un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada. Un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que se insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

Mediocre es un país que ha permitido fomentado celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

Ponte en ON

Por desgracia, en este país estamos asistiendo a un fenómeno muy negativo que consiste en presionar desde fuera a los que están dentro. Eso ha existido siempre, la lucha entre insiders y outsiders, pero últimamente se está manifestando con mucha virulencia y con argumentos del tipo "los que tienen trabajo son unos privilegiados", o "deberían dar gracias por tener trabajo".

Tenemos trabajo y no por eso nos sentimos privilegiados. Quizá tengamos suerte, eso sí, porque muchas personas carecen de él. Sin embargo, a pesar de estar trabajando no nos sentimos moralmente culpables por esta situación, ni debemos nada a nadie. Trabajamos, pagamos impuestos y con ello contribuimos un poco a la riqueza nacional.

Por desgracia, se está imponiendo la ley de la oferta y la demanda para abordar el desempleo. Craso error. El mercado laboral, aunque cada vez menos, es un mercado intervenido. Hay normas que regulan el salario mínimo, las vacaciones, los descansos, los derechos irrenunciables, etc. Son conquistas sociales que se han ido logrando poco a poco, precisamente porque no se puede aplicar la ley de la oferta y la demanda en sentido puro.

Los trabajadores son un factor de producción especial: tienen vidas, hijos, derechos, se ponen enfermos… No es como si hablamos del precio del petróleo que sube y baja según la oferta y la demanda o por razones especulativas. Y menos mal que así es porque el mercado solamente funciona cuando hay simetría entre un lado de la balanza y el otro. Algo que no existe en el mercado laboral, entre trabajadores (muuuuchos) y empleadores (poooocos). Y como equilibrio, debería estar el Estado que, vía el derecho, compensa el desequilibrio.

Qué gran error sería ignorar esta realidad. Volveríamos a la revolución industrial o quizás a la época de los esclavos, sin derechos de ninguna clase, a un mercado que funciona como un monopolio o un oligopolio. Con la reforma laboral que se ha aprobado por decreto damos un paso atrás en esa dirección.

Las clases dominantes y neoliberales, amantes de lo que llaman “mercado”, entronizan su discurso en "con la que está cayendo, es Ud. un privilegiado". Decir eso no es defender el mercado, es justificar políticas regresivas, asustarnos de que tenemos más de lo que nos corresponde y por eso debemos apretarnos más el cinturón. Huyamos de esa verborrea mediateca.

Lo que es seguro es que nuestras condiciones de trabajo son las que son y con independencia de que haya gente por encima o por debajo, nada debemos a nadie. Es el producto de años de trabajo, lucha y cesiones, de esfuerzos, de momentos difíciles compartidos entre todos, de expectativas truncadas cuando te vas subrogado de manera irregular. Aun así, estamos como estamos.

Vienen momentos complicados. La nueva reforma laboral nos será de aplicación en cuanto Iberia tenga oportunidad de hacerlo y nuestro convenio está ahí. Poco podemos esperar de los sindicatos mayoritarios que año tras año han ido avalando con su inacción, las diferentes políticas de recorte que se han ido instaurando en Iberia y en este país.

La clave está en entender qué papel puedes jugar en todo este proceso. Un proceso que viene de lejos y que llevamos años anunciándolo. Exijamos que nos respeten. Para eso están los Estados y las leyes, para poner coto a los desequilibrios. Por desgracia, el Estado ha renunciado a sus competencias y los sindicatos también.

Mientras no haya leyes que pongan freno a la explotación laboral y a la continua precarización de nuestras condiciones laborales, mientras nuestros gobernantes no legislen en beneficio de una mayoría y mientras nuestros líderes sindicales no miren hacia otro lado, siempre quedarás tú.

“Ponte en on”.

Hacia un nuevo cambio de modelo

La quiebra de Spanair ha sido el último golpe que hemos recibido los trabajadores de aeropuertos. Como un castillo de naipes se ha ido desmoronando todo lo que giraba en torno a la compañía aérea (Newco, servicios de limpieza, mantenimiento, catering…). En Iberia no estamos exentos de problemas.

La creación de Iberia Express ha generado un debate interno muy potente entorno a modelo a seguir. Los sindicatos siguen divididos mientras la dirección de Iberia sigue adelante con un proyecto que pensamos, no beneficia al futuro de la aerolínea y menos a sus trabajadores. Seguimos pensando que la mejor opción es la operación con recursos propios en el marco de la actual Iberia, con una vocación clara de servicio y así lo corrobora nuestra dilatada experiencia; y por otro lado pensamos que las garantías de empleo que se ofrecen son vagas y difusas, que la actual situación económica no permite garantizar nada y que lo que garantiza nuestro trabajo es la apuesta por los concursos de handling.

Cuando se constituyó CESHA, La Coordinadora, uno de nuestros principios fundamentales fue abogar por la unidad de todos, pensar como un solo grupo de empleados de aeropuertos que compartimos los mismos problemas y espacios de trabajo. Tenemos que concienciarnos de que no somos trabajadores de compañías aéreas o de operadores de handling: somos trabajadores de aeropuertos.

Hoy trabajamos para unos, mañana para otros pero siempre en el mismo espacio. Asumir esto significa que lo que afecta a un grupo de trabajadores, nos afecta a todos y que sólo desde esta premisa podremos conseguir que nuestras condiciones no se degraden, porque mientras nos debatimos en diatribas y particularidades, los empleadores se benefician de nuestras diferencias. Los estibadores portuarios lo consiguieron.

Ante la falta de un proyecto claro y que garantice nuestro futuro como empresa ha sido convocada una huelga por diferentes sindicatos de todos los colectivos, tierra y vuelo, con el fin de que Iberia reconsidere la decisión de externalizar el corto y medio radio. Apoyamos cualquier iniciativa que se tome y que tenga como objetivo aunar y defender los intereses de los trabajadores, al margen de las siglas y las ideologías, sin obviar que estamos en un momento crítico de crisis y de quiebras de otras líneas aéreas y con un mercado laboral feroz.

No podemos olvidar tampoco la mayoría votada por los trabajadores en las pasadas elecciones sindicales de tierra que legitiman los acuerdos suscritos entre la empresa y CCOO y UGT;  y que podrían condicionar el futuro de la aerolínea. Unos acuerdos que no aceptamos por ser imprecisos, carentes de contenido y que no obedecen a la realidad que estamos viviendo.

Por tanto, seguimos defendiendo como única garantía real de empleo  la creación de Iberia Express dentro de la estructura de la compañía y la apuesta definitiva por el negocio del handling.

La huelga es un derecho individual que debe ejercerse con responsabilidad y este es un momento crucial para el futuro de todos nosotros. No dudes en ejercerlo.

El paripé de una huelga general de handling

La convocatoria de una huelga es, probablemente, la última y mejor arma para reivindicar tus derechos laborales. Y sin duda también, la peor percibida por la sociedad en la que vivimos. Lo que acabamos de vivir en estos últimos días es sin duda, el arquetipo de maniobra que nos acostumbran a plantear UGT, CCOO y USO para demostrarnos que siguen estando ahí y que defienden a ultranza los intereses de los trabajadores. Vayamos por partes.

El convenio de sector se lleva incumpliendo desde que se aprobó por primera vez, allá por el año 2005. Sólo hay que irse a los juzgados y preguntar a todos los trabajadores que en estos años han sido subrogados, dónde han tenido que recurrir para que se les reconozcan sus derechos: un juez.

No es la primera que se despiden a trabajadores: queremos recordar que ocurrió en Málaga cuando llegó Ryannair, que lleva ocurriendo en Canarias desde hace más de un año en Atlántica de handling, que ocurrió en Acciona en Palma de Mallorca…., por no mencionar lo ocurrido recientemente en Valencia. Quizás también ellos merecieron una respuesta similar.

Con respecto a la concesión de handling y autohandlings, CESHA denunció hace años en un artículo titulado Hacia dónde va el handling , la necesidad de controlar el acceso al negocio aeroportuario y la gestión del mismo.

Sobre el mantenimiento y mejora de las condiciones de trabajo no se ha dicho nada. De la situación del colectivo FACTP´S, de los eventuales, de la jornada laboral y un largo etc que vivimos cada día. Y no puede decirse nada porque los firmantes de esta huelga, de esta pantomima, son los mismos que luego firman los convenios, son los mismos que pactan los despidos y las reglas del juego, son los mismos que hoy te dicen “lucharemos por ti a muerte” y mañana te venden tus derechos porque “no hay más alternativa”.

Nos alegramos de la reincorporación de estos trabajadores de WFS. Pero consideramos también, que se ha quemado un instrumento precioso para la defensa de nuestros derechos. Queremos pensar que a partir de ahora, con la desconvocatoria de esta huelga, todos los males y problemas que tenemos se solucionarán, que recuperaremos la dignidad perdida y abandonaremos esa situación de precariedad en la que nos hemos instalado.

Pero mucho nos tememos que habrá sido otro brindis al sol.

¿Hacia dónde va el handling?

handling

El sector del handling está en caída libre si nadie lo remedia.

Esta es la pregunta que se hacen ahora todos los trabajadores del sector, y lo que es más preocupante, los responsables sindicales de esta situación. CESHA ya advertía a mediados de los 90, con las primeras subrogaciones, que el sector se encaminaba a su total desaparición tal y como lo conocíamos hasta la fecha. Es verdad que los tiempos cambian y había que adaptarse a las nuevas normativas. Pero en vez de buscar salidas favorables para los trabajadores, de afianzar todos aquellos logros conseguidos hasta la fecha, de dar un salto cualitativo hacia delante, se propinó la entrada de tiburones y especuladores (empresas ajenas al sector aéreo) que engrosaron todavía más sus cuentas de negocio, negociando a la baja los derechos de todos nosotros.

En el año 2005 y ante el vacío legal que existía, se firmó el I Convenio del Sector que nos hundió aún más en nuestra precariedad. La Directiva Comunitaria 96/67/CE del consejo 15 de octubre de 1996 tampoco ayuda. ¿Por qué Iberia, que era y es sin duda quien marca la pauta en toda negociación, ya sea con las empresas del sector en ASEATA o con los sindicatos UGT, CC.OO y USO, permite un convenio del sector que está a años luz del que ella posee y le otorga a sus competidoras, aplicar condiciones a la baja a sus trabajadores? Sencillo. Porque desde el primer momento Iberia sabía, con el consentimiento de los sindicatos mayoritarios, que sería ella la que empezaría a desprenderse de personal y los enviaría a empresas donde los derechos son mínimos o inexistentes, y si en algún momento recibiera personal, nunca estarían por encima de su convenio. Al mismo tiempo, Iberia va negociando a la baja su propio convenio, con la justificación de que las empresas competidoras poseen costes laborales mucho más bajos.

Esto que parece ciencia ficción, se está cumpliendo a rajatabla y en pocos años casi todos los trabajadores hemos pasado por varias empresas, vía segregación de actividad o subrogaciones, donde si han tenido suerte y se han unido para luchar por sus derechos, han podido mantener algunos de ellos, pero eso es la excepción, la mayoría se han visto abocados a los chantajes empresariales y sindicales y han tenido que claudicar.

Los firmantes de ese convenio siguen apoyando esta política, excusándose en que por lo menos tenemos convenio y trabajo.

Ahora viene lo peor, el autohandling. Estas empresas pagan a razón de lo establecido en ese convenio (40 horas, unos 900€ netos al mes), del resto, el convenio del sector y el estatuto de los trabajadores. Pero hay más. La actitud de Aena de conceder esa modalidad de handling quitando la parte del negocio a los operadores que entraron en la subasta pensando que esto era un negocio rentable, desbarata todavía más las pretensiones de mantener unas condiciones de empleo razonables. Volvemos a insistir, el autohandling debe desaparecer si queremos que nuestras empresas funcionen y sean rentables. De lo contrario, las subrogaciones nos van a diezmar y cada salto a otra empresa implica la pérdida de derechos y dinero.

Los sindicatos mayoritarios están permitiendo todo esto conformándose con poder firmar el convenio de la empresa de turno y con ello sumar delegados. Lo demás no importa. Si tan preocupados están, firmen un convenio al alza y obliguen a cumplirlo en todas las empresas. No firmen convenios fotocopiados unos de otros, sin importar las condiciones de cada aeropuerto, los tipos de contrato, la estacionalidad de los aeropuertos o por ejemplo si las empresas están establecidas en todo el Estado. Nada, todo vale, como ya dijimos, sólo importa la suma de delegados.

Para conseguir que el sector no desaparezca, debemos convocar a todos los trabajadores a defender de una forma unitaria sus derechos. Porque la responsabilidad final la tenemos todos y cada uno de nosotros cuando nos refugiamos en nuestras empresas y esperamos que no nos subroguen, con la esperanza de que por muy mal que esté, los otros están peor. La realidad es que exceptuando unos pocos, la mayoría estamos en el bombo y más tarde o más temprano, tu empresa se irá del aeropuerto de turno y con ella tu status, y comprobarás que vuelves a empezar después de 10, 20 o 30 años. Esa es la realidad, lo demás, palabras y justificaciones.

Así está el Handling y te aseguramos desde CESHA, que como no tomemos las riendas de nuestro propio destino, iremos a peor. No es catastrofismo, es la realidad pasada y presente y si no, analizad cómo ha cambiado este sector en tan sólo 10 o 15 años. Y lo más importante, se mueve con unos márgenes de beneficios tan escasos, que los únicos perjudicados en el futuro seremos todos nosotros.

Es el momento de actuar. Hacernos valer. Si los que nos tienen que defender no lo hacen, hagámoslo nosotros. No es momento de tener miedo. Debemos desterrar el “handling de bajo coste” porque nuestro trabajo es de calidad y así lo tenemos que vender.

Páginas