despidos

La quiebra de Monarch y garantías de empleo

La quiebra de la compañía Monarch y las dudas sobre Air Berlin y otras posibles en un futuro nos ponen en alerta sobre la fragilidad y exposición a la que estamos expuestos todos los trabajadores de handling. Las consecuencias que se pueden derivar podrían ser la aplicación de despidos objetivos por cese de actividad  en base al actual marco regulatorio del Convenio de Sector de handling.

Pero sabemos que con la desaparición de estas compañías vendrán otras que absorberán los pasajeros y que el tráfico en los aeropuertos se mantendrá, aunque temporalmente pueda ver alguna disminución. Y con el paso del tiempo seguirá creciendo. Mientras, los trabajadores afectados estarán en la calle.

Por eso, en el marco de la negociación del IV convenio sectorial, pedimos que se blinden con mejores garantías de empleo, las causas extintivas para proteger mejor nuestros puestos de trabajo.

El mercado es flexible y las compañías y operadores disponen de los suficientes mecanismos para adaptarse a las circunstancias de cada momento.

Desde CESHA pedimos que se analicen detenidamente cada caso para no poner en riesgo puestos de trabajo.

El conflicto en los aeropuertos canarios se enquista

El conflicto en los aeropuertos de Tenerife Sur y Las Palmas de Gran Canaria se enquista y sube de tono con motivo de la denuncia presentada por Iberia y Aviapartner contra el sindicato CESHA.

Tanto Iberia como Aviapartner declaran al unísono que la huelga es ilegal y que está convocada por un sindicato minoritario con el que no están dispuestos a negociar. Veamos.

Huelga ilegal: es aquella que se produce directamente en contra de lo dispuesto en la ley o cuando se lleva a cabo de forma abusiva.

Ni en contra de la ley ni es abusiva: 9 despedidos en Aviapartner e incumplimientos sistemáticos en materia de salud laboral, fraude de ley en los contratos de los trabajadores eventuales e incumplimientos de sentencias del Alto Tribunal en materia de subrogación en Iberia.

Cuando te niegan la negociación porque no te consideran parte, cuando los sindicatos mayoritarios participan de la misma opinión que las empresas, cuando la Comisión Paritaria del Convenio de Sector de Handling te expulsa y no atiende las peticiones, no te queda otra opción que recurrir al último de los recursos que tiene un trabajador.

Podemos recordar que en el verano de 2011, 6 trabajadores fueron despedidos en Barcelona al subrogarse de Flightcare a WFS, convocándose una huelga general en el sector de dos días a 24 horas por parte de CCOO, UGT y USO.

Y podemos recordar que hace pocas semanas en el mediático juicio de “los 8 de Airbus” todo el mundo se apuntó a la foto, todos acudieron a las concentraciones.

¿Y Qué pasa con los 9 de AVIAPARTNER en Tenerife Sur? Pues que no forman parte de la élite y sí de lo que ellos llaman insurgencia.

¿Y qué pasa con las condiciones de los trabajadores de Iberia en LPA y TFS? Pues lo mismo que en el resto de aeropuertos: precariedad, fraude contractual, incumplimientos de sentencias y convenios…. pero CESHA no ostenta la mayoría necesaria y sí la tiene en Canarias.

Resulta altamente preocupante que todos estemos esperando un cambio cuando lo que en realidad deseamos es que nos apadrinen. Es como en los cuentos: la eterna espera de que aparezca ese Príncipe para que venga a salvarnos. Esta es una actitud propia de quien cree en la providencia. Pero no. Compañeros y trabajadores de aeropuertos: tenemos un problema, un problema serio de confianza y respeto por lo nuestro. Pensar que nos lo iban a poner fácil es de ingenuos o más bien de tontos. Están como han estado siempre: en el otro lado, enfrente de nuestros problemas, incluso a veces, provocándolos.

Por esta razón, CESHA no abandonará la lucha ni las reivindicaciones que han sido expresadas y refrendadas por los trabajadores, porque son justas, coherentes y sobre todo son necesarias.

El próximo sábado hay un nuevo encuentro entre el Presidente del gobierno canario y los principales actores con el objetivo de mediar en el conflicto.

Hoy no estaréis solos.

Perdonad por la insistencia pero es que la situación lo requiere.

Hoy somos muchos, muchos más que los que forman parte de ese sector que todo lo quiere, que todo lo sabe, que todo lo impone. El nombre es lo de menos: los liberados, la casta, el establishment, los de la paritaria... En todo caso, esta fórmula de entender las relaciones laborales caracterizada por su rigidez e inmovilismo, que tiende a separar y jerarquizar para asentar su pretendida supremacía sobre los demás, está obsoleta. Vinculados, cómo no, al poder, como demostraron el día de la comisión, en momentos como los que vivimos sacan toda su virulencia y malas artes.

La situación de indefensión que vivimos ahora les ha llevado a ensañarse, ahora, con unos trabajadores. Dejar de lado a los 9 despedidos de AVIAPARTNER en Tenerife Sur es un error estratégico que puede tener consecuencias impredecibles para el sector.

Podían haber hecho suya la reivindicación y sentar las bases del cambio.

Pero no. Vivir siempre de espaldas a los trabajadores, sin mirar, ni querer enterarse ni de sus anhelos y preocupaciones, ni de sus necesidades, tiene un precio. No encajan que se les cuestione y no se han enterado de lo que pasa hoy en este país ni del 15M ni de lo que representó en su día: cambio.

Hoy es un día clave para las expectativas de los trabajadores de handling. La huelga en TFS puede marcar un antes y un después.

¿Qué parte del "No nos representan" no entendieron?

Una tarde en la Comisión Paritaria del convenio del Sector de Handling

Son las 17.00h del 8 de febrero de 2016 y nos encontramos en la sede de UGT en Madrid, conocida como “la casa del pueblo”. Hemos sido convocados para hablar sobre el conflicto existente en dos empresas del aeropuerto de TFS, IBERIA y AVIAPARTNER.

Se inicia la sesión a cargo del secretario que expone lo siguiente: “la comisión no puede pronunciarse porque la convocatoria no cumple los preceptos de dicha comisión” (Art.15. d.) del convenio sector de handling. Alegan no tener “conocimiento formal” de los hechos que CESHA denuncia y que habiéndose producido ya la convocatoria de la huelga, no procede seguir hablando.

Frente a esta sorprendente afirmación, se recuerda que CESHA informó a la comisión del anuncio y preaviso de huelga en Iberia el día 18 de enero y ante el requerimiento de más información, el 25 de enero se envía información adicional.

El 27 de enero se notificó por burofax el preaviso de la convocatoria de huelga en AVIAPARTNER por el despido de 9 trabajadores. Con fecha 01 de febrero, CESHA recibe una notificación invitando a personarse en Madrid el día 8 de febrero.

Con todo, consideramos una falta de respeto que después de haber cumplimentado todos los requisitos exigidos por parte de la comisión, se citara a los representantes de CESHA procedentes de Canarias y Barcelona para no entrar a debatir la problemática planteada.

No obstante, después de tratar de desencallar las interpretaciones normativas, el abogado de Coordinadora instó a las partes a entrar y poner sobre la mesa la interpretación del convenio en lo relativo al encuadramiento de niveles en las nuevas empresas de los trabajadores subrogados de Groundforce a Iberia, así como el despido de los 9 compañeros de AVIAPRTNER en TFS, a lo que la parte social se pronunció de manera contundente, en especial, el representante de CCOO, el Sr. Carrillo (TCP de Iberia ya jubilado), afirmando que “no entendía por qué estábamos allí y que la comisión no tenía nada que evaluar”, comentario que encendió los ánimos de los representantes de Coordinadora.

La actitud de desprecio, mala educación y arrogancia manifestada por ese Señor, puso fin a una reunión que sólo sirvió para poner de manifiesto en manos de quiénes estamos y lo mal que lo tenemos los trabajadores de aeropuertos.

La visión percibida por la delegación de CESHA fue clara: existe una estrategia clara por parte de la comisión paritaria del convenio del sector de handling para desacreditar cualquier exigencia y/o demanda que provenga de organizaciones que no son cómplices de la pérdida de derechos y condiciones. Porque lo que se pretende en el fondo es tener el control y un derecho de veto sobre las legítimas reivindicaciones de los trabajadores cuando ven sus derechos pisoteados, incluido el derecho de huelga.

Ni los despidos, ni la pérdida de derechos, ni el chantaje que sufrimos diariamente en nuestros puestos de trabajo son suficientes para que esta casta de liberados, atrapados en sillas, poltronas y favores, defiendan y se pongan en el lugar que les corresponde.

Por cierto, las empresas allí representadas apenas manifestaron nada.

British Airways finaliza la reestructuración de Iberia

Tras la adquisición de Vueling, IAG debe ahora crear un grupo lógico basado en las necesidades del cliente y no sólo en la supervivencia de las empresas en cuestión. Según fuentes próximas de British Airways, Willie Walsh tiene ahora un plan listo para liderar Iberia hacia América del Sur.

Hay signos que no mienten. La revisión anunciada el 15 de mayo en la organización de la empresa española, con la llegada de Manuel López a cargo de la Red y Alianzas, es reveladora. Un departamento que tendría que confirmar el plan elaborado por los estrategas británicos, que pasa por una revisión severa de las rutas de Iberia y una mayor sinergia entre Iberia Express y Vueling. Por último, casi el 30% de la plantilla ibérica habrá desaparecido en los próximos 5 años. O sea, un poco más de 6.000 empleados sobre los 22 000 actuales. El primer ERE de 3500 solo sería "un aperitivo". Una vieja receta que conoce bien la plantilla de BA.

Otro cambio importante consiste en la entera revisión de las rutas explotadas. Cincuenta destinos pueden ser suprimidos. Los vuelos domésticos y europeos serían transferidos permanentemente a Vueling. Cabe señalar que la low cost también crece en las rutas estudiadas en el pasado por Iberia pero abandonadas por falta de rentabilidad garantizada, como Beirut. Este desarrollo será penalizante para Iberia Express, demasiado joven para tener una base de clientes leales, que podría simplemente ser integrada con Vueling. Al final, sólo 6-7 rutas, contra 10 hoy, se llevarían a cabo con Estados Unidos y, probablemente, menos de 8 sobre 16 en África. Se mantendrán solos los destinos de habla portuguesa. Por último, el desarrollo del grupo se hará a través de América del Sur. Hoy en día, se ofrecen 30 destinos que pasarían a ser 50 en cinco años. En los alrededores de la Presidencia británica, creen que este plan permitiría una cobertura global y sin duplicación de esfuerzos y la certeza de que Londres o Madrid serían hubs dedicados según los continentes a deservir.

Pero, como es comprensible, hay discreción en este tema. Sindicatos españoles de Iberia, informados del proyecto por fugas inglesas, comienzan a amenazar y podría convocar nuevas huelgas. Frente a la crisis económica en España, difícil decir cuál será la respuesta final de la plantilla. Gran parte del plan ya se finalizó por escrito, queda por saber cuándo se implementará el plan completo. Probablemente no antes de 2014.

El miedo como arma de negociación

¿Qué ocurre cuando se negocia con el miedo? ¿Qué sucede cuando el miedo se convierte en un arma de negociación? ¿Qué pasa cuando el miedo se instala en nosotros?

Hay dos premisas necesarias para entender esta exposición: que el ser humano es un ser social y que las emociones se contagian. El objetivo es mantener a la sociedad asustada, en este caso a los trabajadores, ya que, cuanto más asustados estén, menos racional será su comportamiento y se dejarán llevar por las consignas de quien considere que pueda solucionar la causa que produce el miedo.

Iberia anunció el 3 de agosto un ERE que afecta 4500 trabajadores y una rebaja sustancial de las condiciones de trabajo para el resto. Desde entonces hasta hoy, la política de la compañía ha ido destinada a trasmitir la necesidad de acometer ese ajuste con la amenaza de que si no es así, el futuro de Iberia está en juego.

La estrategia está bien estudiada y calculada: estando el país como está y con un número cada vez más numeroso de trabajadores en paro y empresas cerrando, este anuncio nos pone entre las cuerdas y en un callejón sin salida. Hay que pensar que en este sentido, el ser humano, al estar asustado, se comporta como una manada que sigue al líder, se convierte en un animal incapaz de pensar por sí mismo y que se deja llevar fácil y dócil.

Ante el cruce de declaraciones entre la dirección y los trabajadores y la falta de información clara y concisa por parte de los sindicatos, los empleados se tiran a la red en busca de información que pueda aclarar la situación que estamos viviendo. Pensemos que una sociedad alarmada, asustada y con miedo se engancha a los medios de comunicación en busca de respuestas. Ellos mientras siguen negociando.

Nos amenazan diciendo que somos caros, que no somos productivos y que estamos cargados de privilegios, que Iberia en la situación actual no tiene futuro y que si no cedemos, moriremos. Nuestra posición geográfica es estratégica con respecto a África y Latinoamérica, somos la segunda potencia mundial en receptores de turistas y con gobernantes coherentes y honrados, probablemente, emergentes en lo económico.

Pero necesitamos un cambio. Nosotros necesitamos un cambio. Hemos sido líderes, los primeros y en cierto modo arrogantes. Necesitamos comprender que las cosas han cambiado, que IB ya no es la que era. Asumamos que no somos trabajadores de compañía aérea, somos trabajadores de aeropuertos, que hoy estamos aquí pero mañana no subrogan allá. Recordemos que hace unos meses decenas de trabajadores de Iberia fueron subrogados a Hellit y que esta compañía acaba de presentar un ERE del 39% de la plantilla y que algunos de nuestros ex-compañeros, irán a la calle. Recordemos también que cuando dicen que somos caros es porque nos comparan con otros. Esos otros, que mañana pueden ser compañeros nuestros si nos subrogan, tienen convenios basados en el Convenio de Sector, un convenio basura que se nos ha vuelto en contra como un boomerang.

Y entre todo este periplo siguen las negociaciones. Y seguimos sin información. Incluso la poca que tenemos es contradictoria. Y el miedo se ha instalado en nosotros cuando muchos compañeros aceptan lo que venga con tal de no perder el empleo, cuando comentan que no se puede hacer nada, que todo está hecho. Sí que podemos si perdemos ese miedo porque la idea de negociar con el miedo es muy atractiva para muchos poderes.

¿Podemos combatirlo? Sólo con información. Por eso debemos y tenemos que exigir a los sindicatos que negocian que nos cuenten que están negociando, por qué nos tienen que devaluar de manera tan salvaje, cuál es el futuro de la aerolínea, o es que nos van a peinar y adelgazar para luego vendernos baratos y productivos a otros operadores.

No nos vamos a quedar callados y tampoco nos quedaremos quietos. No nos vamos a conformar con las migajas mientras unos se van con los bolsillos llenos y otros se parapetan en “hemos hecho lo que hemos podido”.

Y sí, nuestra dirección es nefasta y los sindicatos mediocres pero es lo que tenemos. Por eso en CESHA proponemos la celebración de una consulta o referéndum sobre lo que acuerden antes de que se firme nada.

“Pierde el miedo y vamos a por todas”.

El momento de la verdad

Estamos a pocas de semanas de que Iberia proceda a presentar el plan de reestructuración que prevé despidos y cambios substanciales en nuestras condiciones de trabajo. No es la primera vez que nos encontramos ante una situación como esta. Las cesiones y sacrificios realizados durante todos estos años han sido siempre bajo el epígrafe de “salvar a la compañía” sin que haya tenido un resultado definitivo.

A nadie se le escapa la delicada situación de incertidumbre que está viviendo el sector aéreo. De la misma manera, a nadie se le escapa la necesaria reestructuración que se debe llevar a cabo, no sólo en compañías aéreas, sino también en los diferentes operadores de handling.

Iberia tendrá éxito en el futuro si es capaz de afrontar cualquier situación del mercado, además de gestionar permanentemente el cambio y, por supuesto, estar dispuesta a enfrentarse a él y ser sensible a satisfacer cada vez mejor las crecientes exigencias de sus clientes y a estimular a sus empleados. Es en estos momentos cuando debe prevalecer la gestión profesional de los equipos directivos.

Y aunque la crisis no sea sobrevenida, el precio del petróleo esté por las nubes y haya exceso de oferta hay que hacer de la amenaza una oportunidad. Y esto se traduce en la aplicación de medidas destinadas a cambiar aquellos procesos que sean obsoletos, a invertir en tecnología y formación, a la realización de nuevas políticas comerciales para captar nuevos clientes. En definitiva, hay que proteger el negocio principal en el que se destaca sobre la competencia.

¿Y cuál es la propuesta de la dirección? Venta de activos, cesión de las líneas rentables, vaciamiento de la empresa matriz, despidos y reducción salarial. En definitiva, un empobrecimiento de la empresa.

Es muy fácil gestionar en tiempos de bonanza y crecimiento económico. Sin embargo, ante una recesión o crisis como la que estamos viviendo muchos de esos directivos no se desenvuelven cómodamente y dejan de ser las personas más idóneas para gestionar el nuevo escenario. Es entonces cuando se pone de manifiesto la incompetencia o incapacidad de muchos gestores. Es entonces cuando deben marcharse.

Por esta razón, desde CESHA hacemos un llamamiento a todas las fuerzas sindicales con representación en Iberia tanto de tierra como vuelo, para que se sienten y consensúen una postura común ante las decisiones que IAG van a presentar.

CESHA contra los despidos de STAVLA

CESHA La Coordinadora sindicato del sector handling aéreo, quiere manifestar su apoyo a los compañeros del sindicato de vuelo STAVLA en contra del despido de 14 de sus miembros por parte de Iberia. Entre los despedidos están el Presidente del sindicato, la Jefa de la Sección Sindical y los miembros del Comité de Huelga.

La actual Directiva de Iberia, sigue en su línea de incumplir acuerdos firmados en Convenio, de saltarse un Laudo de obligado cumplimiento, y ofrecer  “garantías de empleo” para luego hablar de Planes de Viabilidad que incluyen ERE,S para después del verano.

Pero esta vez se ha ido mucho más lejos. De lo que se trata ahora es de una decisión que atenta contra un Derecho Fundamental como es el Derecho a la Huelga recogido en el artículo 28.2 de la Constitución Española. La demanda que Iberia interpuso al sindicato Stavla por “supuesta huelga ilegal” fue ganada ante la Audiencia Nacional, pero está recurrida y pendiente de sentencia firme. CESHA cree que se debería haber esperado a agotar todas las vías legales antes de tomar cualquier tipo de medida.

Resaltar también que Iberia interpuso la misma demanda por “huelga ilegal” contra los sindicatos del colectivo de tierra CNT y CTA y que la Audiencia Nacional la desestimó en su día.

Por todo ello, CESHA cree que esta maniobra de la Directiva de Iberia no es más que un intento para crear una situación de miedo entre todos los colectivos y así anular cualquier intento de reivindicación frente a los planes futuro de la empresa.

Creemos que la postura de todos los sindicatos frente a este “atentado” a los derechos de los trabajadores y sus representantes legales tiene que ser firme. La respuesta no puede ser otra sino de rechazo y mayor UNIDAD entre todos los colectivos de la empresa.

El paripé de una huelga general de handling

La convocatoria de una huelga es, probablemente, la última y mejor arma para reivindicar tus derechos laborales. Y sin duda también, la peor percibida por la sociedad en la que vivimos. Lo que acabamos de vivir en estos últimos días es sin duda, el arquetipo de maniobra que nos acostumbran a plantear UGT, CCOO y USO para demostrarnos que siguen estando ahí y que defienden a ultranza los intereses de los trabajadores. Vayamos por partes.

El convenio de sector se lleva incumpliendo desde que se aprobó por primera vez, allá por el año 2005. Sólo hay que irse a los juzgados y preguntar a todos los trabajadores que en estos años han sido subrogados, dónde han tenido que recurrir para que se les reconozcan sus derechos: un juez.

No es la primera que se despiden a trabajadores: queremos recordar que ocurrió en Málaga cuando llegó Ryannair, que lleva ocurriendo en Canarias desde hace más de un año en Atlántica de handling, que ocurrió en Acciona en Palma de Mallorca…., por no mencionar lo ocurrido recientemente en Valencia. Quizás también ellos merecieron una respuesta similar.

Con respecto a la concesión de handling y autohandlings, CESHA denunció hace años en un artículo titulado Hacia dónde va el handling , la necesidad de controlar el acceso al negocio aeroportuario y la gestión del mismo.

Sobre el mantenimiento y mejora de las condiciones de trabajo no se ha dicho nada. De la situación del colectivo FACTP´S, de los eventuales, de la jornada laboral y un largo etc que vivimos cada día. Y no puede decirse nada porque los firmantes de esta huelga, de esta pantomima, son los mismos que luego firman los convenios, son los mismos que pactan los despidos y las reglas del juego, son los mismos que hoy te dicen “lucharemos por ti a muerte” y mañana te venden tus derechos porque “no hay más alternativa”.

Nos alegramos de la reincorporación de estos trabajadores de WFS. Pero consideramos también, que se ha quemado un instrumento precioso para la defensa de nuestros derechos. Queremos pensar que a partir de ahora, con la desconvocatoria de esta huelga, todos los males y problemas que tenemos se solucionarán, que recuperaremos la dignidad perdida y abandonaremos esa situación de precariedad en la que nos hemos instalado.

Pero mucho nos tememos que habrá sido otro brindis al sol.

Vivir en el ajuste salarial permanente

Las medidas de ajuste salarial se han convertido en el instrumento primordial del gobierno de Zapatero frente a la crisis. Ese es el denominador común de las principales reformas aprobadas en los últimos meses, así como de las que previsiblemente se pondrá en marcha antes del verano.

Una vez consolidados los masivos despidos laborales durante 2009, los ataques de los mercados financieros han empujado desde 2010 a una segunda fase en el ajuste de la masa salarial: la ofensiva contra los salarios directos, indirectos y diferidos. La reducción salarial del 5% a los empleados públicos, así como los recortes en educación, sanidad y otros gastos sociales, se inscriben en esa lógica de cuestionamiento de las distintas dimensiones del salario. También lo hacen la reforma laboral, el denominado “pacto social” así como la reciente propuesta de vincular el crecimiento salarial con el de la productividad.

La reforma laboral de junio de 2010 facilitaba y abarataba el despido, flexibilizándose la justificación del despido objetivo y generalizándose el contrato de fomento del empleo (de menor indemnización). Con ello, se tiende a igualar las condiciones de asalariados indefinidos y precarios, pero a la baja, recortando derechos de los primeros.

Por otro lado, la reforma del sistema de pensiones constituye una agresión de importante calado al salario diferido: para jubilarse a los 65 años con el 100% de la pensión, ahora serán necesarios 38,5 años cotizados en lugar de los 35 anteriores; quienes no lleguen, tendrán que jubilarse a los 67 años (con 37 años cotizados). Además, el periodo de cálculo de la pensión se amplia de 15 a 25 años. No sólo buena parte de la población se jubilará más tarde (especialmente las mujeres y los trabajadores precarios, con cotizaciones más inestables), sino que quienes consigan hacerlo a los 65 cobrarán entre un 8% y un 10% menos.

En la misma línea se sitúa el llamado “pacto de competitividad”, impulsado por los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea. Esta propuesta resulta –aún si cabe– una expresión más cruda y descarnada de ataque salarial. En este caso son los salarios directos los que están en el punto de mira: la propuesta plantea que éstos dejen de incrementarse con la inflación y pasen a hacerlo con la productividad real, lo que supone –de facto– institucionalizar un mecanismo de “ajuste salarial permanente” (el crecimiento anual medio de la inflación en España fue del 3% durante la última década, mientras que el de la productividad real fue del 1%).

Frente a esta batería de medidas antisociales, las grandes centrales sindicales –CC.OO. y UGT– deberían actuar como diques de contención, impidiendo que la crisis fuese repercutida a los y las trabajadoras. Sin embargo, la firma de la reforma del sistema de pensiones –en contra además de la opinión mayoritaria de la población– constituye un enorme error estratégico, dado que no sólo no contribuye a levantar dicho dique sino que, al contrario, corresponsabiliza a estas organizaciones con las políticas de recortes.

El aval de CC.OO. y UGT a dicha reforma ha reforzado la desmovilización, desorientación y desmoralización de las y los trabajadores, quebrando la confianza en las organizaciones sindicales y dilapidando la incipiente acumulación de fuerzas conseguida en la huelga general del 29-S. La pelea contra las políticas de ajuste salarial de este gobierno, y del que venga, será de largo aliento. En ese sentido, hubiese resultado más provechoso para los intereses de la población trabajadora contribuir a organizar, preparar y sostener la movilización social.

Páginas