Handling

Precio del petróleo y beneficio

La reducción del precio del petróleo está disparando el beneficio de todas las aerolíneas, en especial, al grupo IAG. Las estimaciones de beneficio para el 2015 y 2016 son de 1200 y 1500 millones de euros.

Analicemos: Las medidas de productividad y reducciones salariales recogidas en el último convenio de Iberia para todos los colectivos podrían haberse negociado en clave temporal pero han venido para quedarse de manera definitiva. Este nivel de beneficio no repercutirá en una mejora en la calidad de empleo, ni en recuperar algunas de las cesiones realizadas.

En lo que a handling se refiere y como ya sabéis, compañías que acaban contrato en Iberia se están yendo con otros operadores con la consiguiente subrogación de esos trabajadores, máxime cuando se nos había dicho que las cesiones y esfuerzos realizados garantizarían el empleo.

Más allá de Iberia y el grupo IAG, no creemos que esta bajada del precio del petróleo traiga consigo beneficios directos al sector en el que nos encontramos en la calidad del empleo y mejora en el nivel del salario. Swissport, Lesma, Acciona y un largo etc de operadores seguirán con sus políticas contractuales, sus contratos precarios espoleados por una Aena que sólo le interesa la privatización de sus instalaciones.. Ahora, en los próximos concursos de handling nos cambiarán como si fuéramos cromos, tantos para allí, cientos para allá, y en cada salto, nuestra mochila, esa mochilita, irá perdiendo peso hasta que no quede nada.

En materia de negociación colectiva CESHA no va a comentar nada que no se haya dicho antes. La falta de miras a largo plazo de nuestros representantes sindicales en la mesa sectorial y su aburguesamiento junto a la cúpula del poder, nos deja en una situación clara de indefensión.

Desde hace años estamos viviendo una deflación salarial y de condiciones laborales permanente que necesitamos parar de inmediato. La crisis, la mediocridad de algunos y el miedo de muchos han empobrecido un sector antes respetado, bien pagado y formado que es necesario recuperar. Entre todos.

Negociando a contrarreloj…… quién se lo cree

IBERIA ha convocado para hoy a los representantes de los trabajadores de tierra para escenificar los diferentes acuerdos en materia de productividad. A nadie se le escapa que a estas alturas está todo el “pescado vendido” y a punto de caramelo, máxime cuando Luis Gallego ha expresado con claridad que la fecha límite para llegar a esos acuerdos expira el 31 de diciembre.

La Dirección de la compañía ha manifestado por activa y pasiva que para poder presentar un plan de viabilidad a largo plazo y sostenible tiene que llegar a acuerdos con los trabajadores; y por otro lado los sindicatos dicen que no se sentarán a negociar hasta que Iberia no les presente un plan de viabilidad con “cara y ojos”. Esto recuerda ese famoso dicho: “que fue antes el huevo o la gallina”.

Hoy, a contrarreloj, se iniciarán una serie de encuentros destinados a poner en negro sobre blanco el contenido de ese plan que cambiará de manera drástica nuestras condiciones de trabajo. A nadie se le escapa que estos acuerdos van ligados además, a la firma del III convenio sectorial de handling, que se encuentra también en su recta final. No es por casualidad.

Los concursos de handling se han aplazado con la intención de dejar atados los principales convenios y así, sentar las bases de nuestras condiciones futuras. Y como ejemplo del conformismo y resignación con el que nos enfrentamos los trabajadores de tierra a nuestro futuro, parafraseamos uno de los textos más impresionantes jamás escritos que ilustra una manera de actuar y proceder:

“Para evitar las epidemias de piojos en los barrios pobres de Londres a principios del siglo XX, los niños de la clase obrera debían llevar las cabezas rapadas. Los pobres se encontraban tan presionados desde arriba, en submundos de miseria tan apestosos y sofocantes, que no se les permitía tener pelo, pues en su caso, eso significaba tener piojos. En consecuencia, los médicos sugirieron suprimir el pelo. No pareció habérseles ocurrido suprimir los piojos. Y es que hubiera sido largo y laborioso cortar las cabezas de los tiranos siendo más fácil cortar el pelo de los esclavos. Lo que está mal son los suburbios, no el pelo.

Corolario: sólo por medio de instituciones eternas como el pelo podemos someter a prueba instituciones pasajeras como los piojos”.

A propósito de la huelga de Iberia en Barcelona

La huelga es el último recurso que tiene un trabajador para defender y reivindicar sus derechos. Además, la huelga deben decidirla los trabajadores que son quienes la realizan y la sufren y no la élite burócrata de cualquier sindicato.

El comité, a petición de UGT, sindicato con mayoría absoluta en esta delegación, ha convocado huelga para seis días este verano porque exigen” GARANTÍAS DE NUESTROS PUESTOS DE TRABAJO” según reza en su comunicado como consecuencia de una subcontrata que afecta a algunos trabajadores del hangar, que por cierto, no han sido despedidos sino recolocados.

CESHA expuso en las diferentes reuniones del comité que existían más motivos para plantearse una convocatoria de huelga. Entre ellos enumeramos los siguientes:

- Todavía hay bastantes trabajadores factp´s y eventuales, algunos con más de 10 años de antigüedad, que exigen que mejoren sus condiciones.

- Desconocemos como quedará la situación de Iberia después del pufo de Bankia, este último, principal accionista de IAG.

- Desconocemos los planes de IAG e Iberia con respecto al handling.

- El uno de septiembre se abre el periodo para que las empresas que estén interesadas presenten sus ofertas para los próximos concursos de handling y que esas cuentas ya están hechas, desconociendo los trabajadores de Iberia en qué situación vamos a quedar.

- Que nuestro convenio finaliza el 31 de diciembre de este año y nuestro futuro, como trabajadores de aeropuertos, va ligado a la presentación de dichas ofertas.

- Que la formación de los trabajadores sigue siendo un punto débil en esta empresa.

- Que la progresión nunca va ligada a los méritos que cada trabajador desempeña si no a otros intereses.

Éstos sí serían motivos para convocar una huelga que afecta de manera directa a nuestros puestos y condiciones de trabajo. Estamos en contra de cualquier subcontrata que pueda afectar a cualquier unidad de negocio pero también es cierto que afecta a la UTE, y por tanto, a todos los trabajadores de GroundForce.

Por esa razón, CESHA no entiende esta convocatoria a no ser que se trate de una cortina de humo que esconda lo que ya muchos nos tememos que nos espera para los próximos años.

El paripé de una huelga general de handling

La convocatoria de una huelga es, probablemente, la última y mejor arma para reivindicar tus derechos laborales. Y sin duda también, la peor percibida por la sociedad en la que vivimos. Lo que acabamos de vivir en estos últimos días es sin duda, el arquetipo de maniobra que nos acostumbran a plantear UGT, CCOO y USO para demostrarnos que siguen estando ahí y que defienden a ultranza los intereses de los trabajadores. Vayamos por partes.

El convenio de sector se lleva incumpliendo desde que se aprobó por primera vez, allá por el año 2005. Sólo hay que irse a los juzgados y preguntar a todos los trabajadores que en estos años han sido subrogados, dónde han tenido que recurrir para que se les reconozcan sus derechos: un juez.

No es la primera que se despiden a trabajadores: queremos recordar que ocurrió en Málaga cuando llegó Ryannair, que lleva ocurriendo en Canarias desde hace más de un año en Atlántica de handling, que ocurrió en Acciona en Palma de Mallorca…., por no mencionar lo ocurrido recientemente en Valencia. Quizás también ellos merecieron una respuesta similar.

Con respecto a la concesión de handling y autohandlings, CESHA denunció hace años en un artículo titulado Hacia dónde va el handling , la necesidad de controlar el acceso al negocio aeroportuario y la gestión del mismo.

Sobre el mantenimiento y mejora de las condiciones de trabajo no se ha dicho nada. De la situación del colectivo FACTP´S, de los eventuales, de la jornada laboral y un largo etc que vivimos cada día. Y no puede decirse nada porque los firmantes de esta huelga, de esta pantomima, son los mismos que luego firman los convenios, son los mismos que pactan los despidos y las reglas del juego, son los mismos que hoy te dicen “lucharemos por ti a muerte” y mañana te venden tus derechos porque “no hay más alternativa”.

Nos alegramos de la reincorporación de estos trabajadores de WFS. Pero consideramos también, que se ha quemado un instrumento precioso para la defensa de nuestros derechos. Queremos pensar que a partir de ahora, con la desconvocatoria de esta huelga, todos los males y problemas que tenemos se solucionarán, que recuperaremos la dignidad perdida y abandonaremos esa situación de precariedad en la que nos hemos instalado.

Pero mucho nos tememos que habrá sido otro brindis al sol.

Handling de bajo coste

Desde que en los años 90 comenzó la liberalización del handling en los aeropuertos españoles la situación de los empleados en este sector se ha ido deteriorando hasta llegar al momento actual. Las primeras subrogaciones de personal desde Iberia (monopolio del negocio en aquellos momentos) hacia las nuevas empresas adjudicatarias de las concesiones de Aena evidenciaron el vacio legal y el total desamparo de los trabajadores de handling. Estos veían como al llegar a las nuevas empresas (Ineuropa, Eurohandling…) perdían todos sus derechos adquiridos a lo largo de los años (transporte, billetes, pluses, antigüedad…). Aquel era el primer síntoma de la enfermedad que hoy nos invade.

Handling era un sector sin convenio, solo existía el de Iberia del personal de tierra. Por ello se impulsó la elaboración de un Convenio del Sector de Handling que cubriera unos mínimos en las nuevas empresas adjudicatarias las cuales no pertenecían al sector aéreo sino que, en su mayoría, tenían capital mayoritario de constructoras FCC, Entrecanales, Globalia, Acciona… Los sindicatos mayoritarios CC.OO., UGT y USO con el beneplácito de Iberia, empresa lider en el sector en aquel momento firmaron en julio del 2005 un convenio de “mínimos”.

¿Por qué Iberia, que era y es sin duda quien marca la pauta en toda negociación, ya sea con las empresas del sector en ASEATA o con los sindicatos mayoritarios, permite un convenio del sector que está a años luz del que ella posee y le otorga a sus competidoras aplicar condiciones a la baja a sus trabajadores? Sencillo. Porque desde el primer momento sabían que, con el consentimiento de los sindicatos mayoritarios, subrogarían personal a estas empresas nuevas y que si tenían que acoger empleados de ellas nunca estarían por encima de su convenio. Al mismo tiempo, Iberia y sus aliados (firmantes del convenio) va negociando a la baja su propio Convenio, con la justificación de que las empresas competidoras poseen costes laborales mucho más bajos.

¿Cuál es la situación actual de los trabajadores de handling?

  • INSEGURIDAD. Los trabajadores del sector de handling son tratados como ganado cediéndose de unas empresas a otras según vaya el mercado y perdiendo derechos en cada traspaso.
  • EMPLEO PRECARIO. De esto saben mucho los contratados eventuales, a veces por solo 12 horas semanales, con cambios de horarios irreconciliables con otros trabajos ni con sus estudios. Hoy hay muchos compañeros que llevan hasta 7 años en estas condiciones y sin ningún atisbo de que se trasformen sus contratos en indefinidos. También podrían hablar de sus problemas los trabajadores FACTP´S a quienes se les vulnera constantemente sus derechos y que, sin embargo, son altamente productivos para la empresa. Pero peor lo tienen en Air Comet, Spanair… donde además de traslados obligatorios y despidos han dejado de percibir sus salarios. ¿Es tal vez el futuro que nos espera a todos? •

INDEFENSIÓN. Los sindicatos mayoritarios hace tiempo que nos han vendido. No negocian nuestros derechos sino los suyos propios: subvenciones, liberados, controlan el acceso a los puestos de mando, hacen de oficina de empleo y lo que es más importante controlan la información de tal forma que vulneran, en muchos casos, el derecho fundamental de acceso a la misma. Ya se sabe que el que tiene la información tiene el poder.

Pero cual es el planteamiento empresarial:

Aprovechando la coyuntura de la “CRISIS ECONÓMICA” las empresas y sus directivos, en un alarde de imaginación, plantean lo de siempre: “REDUCCIÓN DE COSTES SALARIALES” a través de ERE,S, FUSIONES, UTE,S y VENTA DE NEGOCIO.

En Iberia la fusión con BA está al caer solo hay que echar un vistazo al precio de las acciones de lo cual se estarán beneficiando muchos ejecutivos con información privilegiada.

¿Cómo nos afectará a los trabajadores de tierra la citada fusión? ¿Nos están informando los sindicatos mayoritarios que acuden a reuniones con la empresa y saben lo que va a pasar aunque no nos lo dicen? ¿Por qué está paralizada la negociación del Convenio Colectivo del personal de Iberia de tierra? ¿A quién beneficia? ¿Si han reducido en un 20% los directivos, en cuánto reducirán a los trabajadores?

El Plan Estratégico de Iberia se fundamenta en la “Calidad” para fidelizar al cliente. Pero nosotros nos preguntamos ¿qué calidad se puede dar cuando se es ganado barato, sin posibilidades de progresar, próximo a ser vendido y lo que es peor “dócil”? Estos ejecutivos no se enteran de que también hay que “fidelizar” al empleado. Solo las empresas que hacen que sus trabajadores se sientan participes del negocio tienen éxito.

Es el momento de actuar. Convertirnos en ganado “bravo” para hacernos valer. Si los que nos tienen que defender no lo hacen hagámoslo nosotros. No es momento de tener miedo. En CESHA apostamos por desterrar el “handling de bajo coste” porque nuestro trabajo es de calidad y así lo tenemos que vender.    

Cambio directiva comunitaria sobre handling

Acaba de finalizar un proceso de consulta impulsado por el departamento de transportes de la Comisión Europea sobre la evolución del handling en Europa y la aplicación de la Directiva 96/67/CE del Consejo del 15 de octubre de 1996. Esta Directiva “era un primer paso hacia la apertura gradual del mercado de asistencia en tierra, con el fin de contribuir a reducir los costes de explotación de las compañías aéreas y de mejorar la calidad del servicio”.

Este proceso de consultas se ha basado en la respuesta a un dossier de 33 preguntas sobre la situación actual y perspectivas futuras para la adecuación del sector a los nuevos tiempos. En su informe anual, la Comisión sugiere que  la introducción de la Directiva ha traído consigo mejoras en los precios ofertados y una mayor calidad en el servicio debido al aumento de la competencia entre los diferentes operadores.

En lo que al empleo se refiere la Comisión ha detectado que este sector requiere “una fuerte dotación de mano de obra: unas tres cuartas partes de los costes totales de la asistencia en tierra se refieren a gastos de personal. La dificultad que encuentran los agentes de asistencia en tierra a la hora de atraer y conservar trabajadores cualificados debido a la importante rotación de personal es motivo de inquietud generalizada en los Estados miembros. Asimismo se sostiene que el aumento de la competencia resultante de la Directiva ha impulsado a las compañías aéreas o a los proveedores de servicios tradicionales a despedir a parte del personal, mientras que los nuevos agentes han contratado a nuevos trabajadores, en general con sueldos más bajos. Se ha producido, pues, en algunos Estados miembros cierta presión en las relaciones laborales, los niveles salariales y las condiciones de trabajo y, por tanto, en la estabilidad de los trabajadores. Parece que los nuevos agentes –e indirectamente, por tanto, la introducción de la competencia– pueden ser los causantes del deterioro de la cualificación y formación del personal, así como de sus condiciones de trabajo, con el consiguiente descenso de la calidad de los servicios prestados”.

En su informe dictamina que a pesar de que los resultados han sido satisfactorios en general, se detectan signos de involución que pueden originar problemas de competencia en el futuro de manera que, pretenden establecer una serie de parámetros para impulsar un sector fundamental en la Unión Europea.

Entre las medidas que se están barajando y que nos pueden afectar son la eliminación del número de operadores de handling por aeropuerto para aumentar la competencia y así disminuir los costes para las compañías aéreas, y en segundo lugar, eliminar la figura de la subrogación de personal porque según la Comisión, distorsiona el precio de mercado al tener que asumir trabajadores con unos costes cada vez mayores. Este hecho actuaría como barrera de entrada al mercado para las nuevas empresas ya que estarían obligadas a fijar precios más altos para cubrir los costes salariales del personal subrogado.

En definitiva, las compañías aéreas estarían presionando a la Comisión para que se modifique la directiva en vigor con el fin de que se liberalice, aún más, un sector que ha mostrado en los últimos años una decadencia sin precedentes.

Desde CESHA hemos contestado el cuestionario incidiendo sobre todo en la parte social y en las consecuencias que se pueden derivar de un exceso de liberalización del sector en temas tan sensibles como la seguridad de la navegación aérea. La formación y gestión de los recursos humanos, así como la preservación de los derechos de los trabajadores (la subrogación) han sido otros temas recalcados en nuestras respuestas.

Gestión en tiempos de crisis

A nadie se le escapa la delicada situación de incertidumbre que está viviendo el sector aéreo. De la misma manera, a nadie se le escapa la necesaria reestructuración que se debe llevar a cabo, no sólo en compañías aéreas, sino también en los diferentes operadores de handling. La nueva concesión de licencias por parte de Aena ha provocado un aumento de la competencia que no ha llevado a una mayor calidad en el servicio que prestan, y sí, a una reducción importante del margen operativo de estas empresas. Resultado: pérdidas económicas importantes e inviabilidad de algunos proyectos empresariales.

Las empresas que tendrán éxito en el futuro serán aquellas que sean capaces de afrontar cualquier situación del mercado, además de gestionar permanentemente el cambio y, por supuesto, estar dispuestas a enfrentarse a él y ser sensibles a satisfacer cada vez mejor las crecientes exigencias de sus clientes. Es en estos momentos cuando debe prevalecer la gestión profesional de los equipos directivos.

Y aunque la crisis sea sobrevenida, el precio del petróleo esté por las nubes y haya exceso de oferta hay que hacer de la amenaza una oportunidad. Con independencia del mayor o menor grado de recesión que se pueda producir, ahora puede ser un momento aconsejable para que la dirección de la compañía tome conciencia de que debe dedicar un tiempo a reflexionar o introducir aquellos cambios en la gestión de su organización, así como el arreglo de los “desperfectos” que, aunque pueda parecer paradójico son fruto de la relajación propia de los tiempos de bonanza. Y esto se traduce en la aplicación de medidas destinadas a cambiar aquellos procesos que sean obsoletos, a invertir en .tecnología y formación, a la realización de nuevas políticas comerciales para captar nuevos clientes. En definitiva, hay que proteger el negocio principal en el que se destaca sobre la competencia.

Los directivos de empresas suelen están mejor preparados y capacitados para dirigir en tiempos de bonanza económica. Obviamente, es mucho más sencillo, e incluso gratificante, tomar decisiones en esos momentos. Sin embargo, ante una recesión o crisis como la que estamos viviendo muchos de esos directivos que se desenvuelven cómodamente en contextos más plácidos no sean las personas más idóneas para gestionar el nuevo escenario. Es entonces cuando se pone de manifiesto la incompetencia o incapacidad de muchos gestores.

¿Y qué es lo que hace IBERIA? Presenta un Plan Director de Handling proponiendo como medida principal la congelación salarial y el aumento de la productividad en base a la reducción de personal (prejubilaciones), amenazando además, que si no se aceptan esas medidas, las posibilidades de seguir en el negocio son escasas o nulas.

Ese es su plan.

En resumen, cuanto más competitivo es un sector, más depende de su capital humano. De sus clientes y de sus trabajadores, que son la clave para afrontar las situaciones de crisis y para fortalecerse en ellas. No se debe poner en peligro ni la calidad, ni el servicio, ni la imagen de buen hacer de la empresa. Los clientes son fieles en periodos de crisis y, aunque la competencia rebaje los precios y los márgenes comerciales más que nosotros, los clientes no se van con ella.

En CESHA apostamos por ella.