Mediación

A propósito de Level

Tenemos que remontarnos a 2012 cuando Iberia anunció el despido de 4.500 trabajadores en lo que se denominó el Plan de Transformación de la compañía.

Con el inicio del “conflicto y el desencuentro” se propició el Acuerdo de Mediación de Tudela en 2013 y la posterior firma del XX convenio en 2014. En ambos casos, a los trabajadores de Iberia se nos impusieron unas condiciones laborales con la intención de reflotar la compañía y con el objetivo futuro de crecer dentro del proyecto Iberia: importante reducción salarial, cesión de días de descanso, aumento de la productividad, menor cupo de vacaciones en verano, nuevos tipos de contrato, desaparición de trienios y niveles de progresión…

El tiempo parece decir lo contrario: Iberia Express sigue creciendo, Vueling sigue creciendo y ahora crean Level para la nueva operación desde Barcelona.

¿Pero no cedimos derechos y condiciones para hacerlo desde dentro?

¿Y todo el sacrificio realizado?

Todos sabemos que el reciente acuerdo firmado entre la Dirección y los sindicatos de vuelo tiene una duración determinada y que cuando Level obtenga su AOC, contratará a su propio personal.

Iberia está destinada a crecer en LOW COST. Y crecer en LOW COST tiene consecuencias para sus trabajadores: salarios y condiciones low cost.

De todos los insumos y costes que intervienen en la operativa, los únicos que controla Iberia de manera directa son los costes de personal, ya que el precio del combustible, los aviones y las tasas aeroportuarias le vienen dadas… Vender billetes a 400€ i/v a las Américas no vemos que pueda ser muy lucrativo y rentable, a no ser que salga de nuestros bolsillos.

Si bien es cierto que los clientes tienen derecho a viajar con tarifas bajas y asequibles a todas las economías, no es menos cierto que los TRABAJADOFES también tenemos derecho a percibir salarios justos, dignos y acordes a los tiempos que vivimos.

Señores directivos, gestores y sindicatos firmantes de “todo aquello”: esto no fue lo pactado, no fue lo que aceptamos….  

El conflicto colectivo de la vergüenza

UGT y CCOO han sacado un escrito conjunto en el que zanjan toda la polémica con respecto al famoso acuerdo de Tudela y los prejubilados de Iberia.

Hace referencia a la controversia que, hace ya más de 3 años, se originó respecto al famoso acuerdo de Mediación que acabó con las huelgas en Iberia del 2013 y que pactaron los sindicatos mayoritarios con la Dirección.

Nosotros, CESHA, entendimos, apoyándonos en el criterio de nuestro bufete, que dicho acuerdo entre Iberia y los sindicatos mayoritarios, no contemplaban ni la privación del ipc del 2012 para toda la plantilla, ni la reducción salarial del 7% para los prejubilados que salían de la empresa por aplicación del ERE en vigor....

Y los tribunales en primera instancia nos empezaron a dar la razón. Es más, llegamos a obtener el apoyo del TSJ de Madrid. ¿Qué hizo IB?... pues presentar un conflicto colectivo para paralizar las demandas individuales. Y ¿qué hicieron los sindicatos mayoritarios? (por cierto, esto no lo han puesto en su escrito) ... pues reunirse con la empresa como representación mayoritaria de los trabajadores y reafirmar la postura de la empresa en el sentido contrario a la sentencia del TSJ de Madrid. Es decir, en lugar de dejarnos hacer, aunque ellos no hicieran nada, firmaron y avalaron en documento escrito la postura de la empresa y, como no, en los posteriores juicios y recursos se personaron en la misma  línea que la dirección de empresa. 

Con todo ello, el Tribunal Supremo ha avalado la postura de Iberia y ha dejado a los prejubilados afectados con un 7% menos de jubilación….

Y todo esto, después de haber salido de la "crisis" y de la promesa de la Dirección de que "hay que darle otra vuelta de tuerca a la plantilla", porque hay que sacar más beneficios.

Sin duda, una vez más, ugt y ccoo, siempre al servicio de los trabajadores: unidos, ganamos todos.