Precariedad

La situación de los trabajadores del servicio de PMR

PMR en precario

Los pasajeros en situación de movilidad reducidad necesitan una mejor atención. Aena debe ponerse al día.

CESHA, La Coordinadora de trabajadores de handling y sector aéreo denuncia la situación de precariedad y abandono que sufren los trabajadores del servicio de PMR (pasajeros con movilidad reducidad) en los aeropuertos de la red de @aena.

Los representes legales de los trabajadores Ute Pmr Bcn quieren denunciar la máxima precariedad laboral del servicio de atención a pasajeros con movilidad reducida en el aeropuerto del Prat de Barcelona. Este servicio esta gestionado por una subcontrata que Aena saca a concurso cada tres años a precios cada vez más bajo.

Los trabajadores de la empresa trabajan en condiciones de mucha precariedad debido a la falta de personal. Además hay que añadir la constante falta de medios para asistir a los pasajeros y poderles dar una buena atención. Hasta el punto que muchas veces y dependiendo de la carga de trabajo, no hay sillas disponibles para todos, debiendo manejarse por sí mismos, demorando embarques y creando estrés a los pasajeros.

Durante el primer trimestre del año 2016 el aeropuerto del Prat ha registrado un 16% más de pasajeros respeto al trimestre del año anterior y la actividad del servicio de PMR ha registrado en el mes de febrero de 2016, una subida bastante significativa respecto al mismo mes del año anterior y que actualmente se trabaja con una media de 650 asistencias diarias entre las dos terminales T1-T2.

A pesar de todo, la plantilla (120 Trabajadores) sigue siendo la misma desde el año 2012. La subcontrata nunca cubre las bajas y todas la contrataciones se realizan con trabajadores eventuales y a tiempo parciales. El servicio de asistencias a pasajeros con movilidad reducida en el aeropuerto del Prat de Barcelona tiene una plantilla inferior a la que tenían las compañías aéreas en el año 2004 cuando cada una de ellas gestionaba su propio servicio. La formación es escasa. A los trabajadores eventuales no se les proporciona calzado de seguridad y uniformidad adecuada así como a una buena parte de la plantilla fija. Están desorientados y ni siquiera saben cómo moverse en el nuevo trabajo.

Los mandos intermedios que están encargados de gestionar toda la operativa de trabajo están cada vez  más presionados y con pocos recursos para poder cubrir todos los servicios de mostradores, salidas, llegadas y sin tiempo para poder ausentarse de su puesto de trabajo y tomar un descanso. Una buena parte de ellos, a pesar de las responsabilidades, tienen contrato eventual debido a las renuncias a ese puesto.

Los agentes de servicio llegan a caminar 20-25 km a diario en 8 horas de trabajo a lo largo de las terminales. Los conductores trabajan con mucha presión al llevar dentro de los camiones muchos pasajeros, más de lo permitido según las fichas técnicas de los vehículos.

Se ha implementado un servicio de transporte con vehículo eléctrico que circula por el interior de la T1 con el objetivo de reducir los tiempos pero a pesar de esto, se siguen produciendo innumerables retrasos en la recogida de pasajeros, lo que conlleva importantes retrasos para las compañías aéreas. Algunas demoras oscilan entre 50-60 minutos. Estas demoras provocan que muchos pasajeros decidan desembarcar por sus propios medios. Todos los desembarques acaban en llegadas donde sólo dos agentes se hacen cargo de todos los servicios para ayudarles a recoger el equipaje, demorando muchas veces hasta una hora.

La calidad de servicio a los pasajeros PMR no se corresponde con lo que debería ser y se espera de un servicio auspiciado por AENA y no deja de sorprender que tenga contratada a una empresa para que vigile sobre la calidad de servicio de la subcontrata, máxime cuando esta situación va peor año tras año.

Desde CESHA queremos manifestar toda nuestra preocupación de cara a la temporada de verano al considerar que durante este periodo es cuando más volumen de trabajo se registra.

Esta situación se repite en casi todos los aeropuertos de Aena y el coste en imagen y retrasos que se trasladan a las compañías aéreas, hace que la situación se convierta en insostenible.

"Estamos mejor que nunca...."

La situación de los trabajadores de aeropuertos parece no querer mejorar pese a los “esfuerzos” que algunos pretenden hacernos creer.

Si no fuera porque tenemos memoria, diríamos que estamos “mejor que nunca”.

El no recordar, el perder la memoria, implica perder buena parte de los recursos con que contamos para hacer frente a la realidad, en otras palabras, perder nuestra memoria es perder la posibilidad de imaginar, por nosotros mismos, un futuro diferente, un futuro mejor.

Guardar, mantener, conservar, transmitir y difundir la memoria, no son actos puramente conservadores, son actos necesarios para pensar en el cambio y hacerlo posible, lo que significa, entre otras cosas, la construcción de una identidad propia que tiene que ver con la defensa de nuestras condiciones, con la idea de reforzar nuestra profesión.

Y en eso estamos a pesar de las dificultades con las que nos encontramos. Los conflictos que siguen vivos en Canarias nos dan una idea de cómo se está encarando el sector, de cómo se ha consolidado la precariedad y la eventualidad, de cómo está afianzándose un modelo de negocio basado en una alta productividad a precios/salarios de miseria.

Todavía persiste ese sindicalismo de amiguetes que personaliza antes que socializa, el “si te afilias, te coloco, te haré fijo…” y toda esa manipulación que proviene de la propia situación que estamos viviendo. Aprovecharse de todo eso es ruin y malévolo.

Pero CESHA está aquí para seguir recordando que existe otra forma de jugar. Existen otras reglas que tienen que ver con el conjunto, con un todo.

La memoria nos recuerda de dónde venimos y nos alumbra hacia dónde podemos ir, nos da razones para elegir el camino correcto y tomar nuestras propias decisiones.

Existen sobrados motivos para exigir un cambio.

Llegaremos hasta dónde tú quieras llegar.

Precariedad y condiciones de trabajo en los aeropuertos

CESHA es la alternativa

Se denomina precariedad laboral al estado de situación que viven las personas trabajadoras que, por razones diversas, sufren procesos que conllevan inseguridad, incertidumbre y falta de garantía en las condiciones de trabajo, más allá del límite considerado como normal.

¿Es normal lo que estamos viviendo en los aeropuertos? Digamos que NO.

Recientes estudios demuestran el impacto negativo sobre la salud en general y mental de los trabajadores que se encuentran en esta situación. La temporalidad, la imposibilidad de conciliar con la vida familiar, los bajos salarios y la merma de derechos son claves en este asunto.

La excusa de la crisis en un sector que no ha dejado de crecer, la amenaza permanente sobre las renovaciones en los contratos de handling y los intereses políticos para que vuelen cada vez más aerolíneas sin respetar las reglas del juego son las razones de esta degradación permanente de nuestras condiciones laborales.

Iberia con la firma del nuevo convenio ha implementado una doble escala salarial para los futuros nuevos contratados; Groundforce ha conseguido licencias de handling bajo la marca Iberhandling; Swissport no tiene políticas de empleo conocidas; WFS y Aviapartner son las grandes desconocidas y no se espera de ellas que revolucionen a mejor las condiciones laborales…. Sobre Lesma, la esclavitud amparada por Aena: una vergüenza.

Ante este panorama, a los trabajadores no nos queda más salida que la de organizarse en torno a una idea: UNIDOS, TODOS JUNTOS.

Llamamos a todos los sindicatos alternativos que defiendan la idea de UNIDAD a dar pasos en aras a conseguir ese objetivo.

CESHA es esa herramienta.

Necesitamos volver al kilómetro cero.

cesha proyecto de futuro en el sector aéreo

Trabajamos en unos aeropuertos donde se firman convenios a nuestras espaldas, se rebajan sueldos y condiciones, se subrogan trabajadores y no se respeta “la mochila”, se hace clientelismo, se hacen contratos basura y un largo etc que todos conocemos.

Estamos sumidos en una precariedad jamás vista en el sector y existen responsables.

Por eso es tan urgente que recuperemos el sindicalismo activo para los trabajadores de handling. Sindicato proviene del griego “sundiko” (síndico) y es un término que se utilizaba para denominar al que defiende a alguien en un juicio. El protector. Más adelante, se utilizó la palabra síndico con valor adjetivo para denominar aquello que afectaba a la comunidad o que era comunitario.

Basta con volver al origen de la palabra para ver cuan lejos estamos de su significado. No nos protegen, no nos defienden y no nos representan.

Venimos diciendo desde CESHA que los que nos dieron los derechos laborales se cuidaron muy mucho de que en realidad no pudiéramos ejercerlos de manera plena y cierta. La negociación colectiva, los ERE´S remunerados, las subvenciones públicas, los casos de fraude y corrupción, la connivencia con el poder, la elección de candidatos a dedo y un largo etc… han propiciado que el poder real de los trabajadores se haya diluido, creando y provocando estructuras organizativas al servicio del poder.

Seamos originales y volvamos al origen, al kilómetro cero de la lucha obrera. Recuperar la dignidad y el activismo sindical es el principio para recuperar nuestras condiciones laborales, nuestros derechos y nuestra soberanía.

Esta es la razón por la que merece la pena luchar.

Precio del petróleo y beneficio

La reducción del precio del petróleo está disparando el beneficio de todas las aerolíneas, en especial, al grupo IAG. Las estimaciones de beneficio para el 2015 y 2016 son de 1200 y 1500 millones de euros.

Analicemos: Las medidas de productividad y reducciones salariales recogidas en el último convenio de Iberia para todos los colectivos podrían haberse negociado en clave temporal pero han venido para quedarse de manera definitiva. Este nivel de beneficio no repercutirá en una mejora en la calidad de empleo, ni en recuperar algunas de las cesiones realizadas.

En lo que a handling se refiere y como ya sabéis, compañías que acaban contrato en Iberia se están yendo con otros operadores con la consiguiente subrogación de esos trabajadores, máxime cuando se nos había dicho que las cesiones y esfuerzos realizados garantizarían el empleo.

Más allá de Iberia y el grupo IAG, no creemos que esta bajada del precio del petróleo traiga consigo beneficios directos al sector en el que nos encontramos en la calidad del empleo y mejora en el nivel del salario. Swissport, Lesma, Acciona y un largo etc de operadores seguirán con sus políticas contractuales, sus contratos precarios espoleados por una Aena que sólo le interesa la privatización de sus instalaciones.. Ahora, en los próximos concursos de handling nos cambiarán como si fuéramos cromos, tantos para allí, cientos para allá, y en cada salto, nuestra mochila, esa mochilita, irá perdiendo peso hasta que no quede nada.

En materia de negociación colectiva CESHA no va a comentar nada que no se haya dicho antes. La falta de miras a largo plazo de nuestros representantes sindicales en la mesa sectorial y su aburguesamiento junto a la cúpula del poder, nos deja en una situación clara de indefensión.

Desde hace años estamos viviendo una deflación salarial y de condiciones laborales permanente que necesitamos parar de inmediato. La crisis, la mediocridad de algunos y el miedo de muchos han empobrecido un sector antes respetado, bien pagado y formado que es necesario recuperar. Entre todos.

Nuevo convenio en IBERIA, nuevas condiciones, ellos se acusan

CCOO y UGT se han acusado de populismo y de bloquear la aplicación de algunas de las medidas de productividad firmadas en el último convenio.

Veamos: Lo que no se puede hacer es firmar un convenio, que es un acuerdo entre dos partes, y después pensar que no cambia nada. Lo que no se puede hacer es darles las herramientas y pretender que no las utilicen. Porque lo que es inaceptable y no les legitima es:

- Firmar que “no recibirán el plus de flexibilidad los trabajadores en situación de jornada reducida” y luego denunciarlo.

- Vender el transporte colectivo y luego apoyar la creación de una cooperativa para recuperarlo.

- Suprimir 14 descansos y pensar que no va a tener consecuencias en las rotaciones.

- Firmar que los cursos de formación son obligatorios y dentro de jornada y al mismo tiempo ofrecer la voluntariedad fuera de la misma.

- Cambiar el criterio de antigüedad y aplicar una clave 303 “Ad personam” no revalorizable (congelada para siempre).

- Firmar el nuevo ERE 187/14 que posibilita novaciones de contrato de trabajadores FITC a FACTP´S y si no aceptas, te vas a la calle con 21 días por año con un máximo de 12 mensualidades.

- Aplicar la reducción del 7% a los prejubilados y luego denunciarlo.

- Renunciar al 0,9% del IPC del 2012 que es nuestro….

Como sabéis, algunos de los puntos han sido denunciados y ganados por CESHA (7% de los prejubilados) y otros están pendientes de resolución judicial (0,9% IPC, cursos de formación fuera de jornada) pero os recordamos que la supresión de los 14 descansos, la venta del transporte, el cambio en el criterio de antigüedad… no pueden ser denunciados porque son materia de negociación colectiva….

Por eso necesitamos a los mejores, te necesitamos a ti.

Los salarios de la crisis

bajos salarios y peores condiciones laborales

Mareas verdes, rojas, amarillas, negras y ultravioletas. Cada una de ellas luchando por uno de los muchos derechos que el capital trata de robar para capear su crisis: Sanidad, Enseñanza, Pensiones, Trabajo Digno… Luchando, pero por separado. Como si cada pelea fuese por un derecho diferente, que afecta a grupos diferentes de gente diferente…

Sin embargo, todas las luchas son la misma. Todos los derechos que el capital trata de arrebatarnos son el mismo. Todos los frentes, todas las plataformas, todas las mareas son una: la lucha en torno al precio de la fuerza de trabajo.

Porque, ¿qué es el desempleo sino fuerza de trabajo sin salario ni precio? ¿Qué es la reforma laboral sino la reducción drástica del precio de la fuerza de trabajo? ¿Qué son los despidos libres y arbitrarios que dejan sin sustento a centenares de miles de familias?

Salario directo, combate por el precio directo de la fuerza de trabajo.

¿Qué es la Sanidad sino salario indirecto, sino parte del precio de la fuerza de trabajo que se cobra en atenciones médicas? ¿Qué es la Enseñanza? También: Salario indirecto. Los transportes públicos, las ayudas a la dependencia, el subsidio de desempleo, la formación laboral…

Salario indirecto. Precio indirecto de la fuerza de trabajo.

¿Qué son las pensiones? Salario diferido, salario que se cobra cuando se han alcanzado los límites físicos del trabajo. Las pensiones son, también, parte del precio de la fuerza de trabajo que se acuerda cobrar al final de la vida laboral.

Salario diferido. Precio diferido de la fuerza de trabajo.

Todo, pues, es lo mismo. Todo es salario. Todo es precio de la fuerza de trabajo, nuestro pecio. Y todas nuestras luchas como Ciudadanía agredida giran alrededor del precio de la fuerza de trabajo, ya sea directo, indirecto o diferido.

El capital y sus medios de manipulación juegan a confundirnos, y a veces nos dejamos: Luchamos en trincheras separadas cuando, en realidad, todas las luchas son una misma: La Lucha de Clases, de las Clases Populares contra las oligarquías bancarias y especulativas, contra la clase capitalista por un precio digno de nuestra fuerza de trabajo.

Podemos pintar la pelea de mil colores, podemos seguir en trincheras diferentes pero hasta que no comprendamos que estamos en una misma pelea, no conseguiremos nuestros objetivos.

Actuemos en consecuencia: Acudamos todas y todos a la misma trinchera.

¡¡¡¡Unámonos!!!!!

A los trabajadores FACTP´S de handling

trabajadores fijos a tiempo parcial

Los FACTP o FTP en los aeropuertos están al límite de lo insoportable. Años y años esperando la conversión a tiempo completo mientras perduran los contratos eventuales en fraude de ley.

Después de tanto tiempo no vamos a ponernos a enumerar las lamentables condiciones laborales en las que nos encontramos, porque son de sobras conocidas y vividas por tod@s.

Lo que sí deberíamos y tendríamos que analizar es qué nos ha llevado a esta situación y cómo queremos seguir afrontándola.

A frente con la empresa para negociar y dar por buenos convenios que permiten a Iberia someternos a unas condiciones de trabajo penosas: UGT, CCOO y USO.

Los mismos que firman y acatan reformas laborales, vendiendo así los derechos que tanto costó conquistar. Y ese hecho hay que tenerlo bien presente, cada día, que los derechos no son regalos que la patronal nos concede por buena conducta; si no fruto de largas luchas.

Y ahí es donde entramos en el cómo.

Permanecer de brazos cruzados esperando que la situación cambie por sí sola, ya hemos podido comprobar qué resultados obtiene; eternizar unas condiciones pésimas que no por cotidianas podemos considerar aceptables.

Desde CESHA creemos que ha llegado el momento decir basta. En que, tod@s a una, siendo conscientes de que esta es nuestra mejor arma, exijamos mejoras sustanciales en nuestro día a día. No podemos seguir permitiendo más discriminaciones ni abusos con una actitud servil.

Iberia nos considera maleables y vulnerables porque no observa una unión del colectivo; pero si todos hablamos con una misma voz, no va tener más opción que escucharnos y acceder a nuestras demandas.

Los tiempos venideros no auguran nada bueno; subrogaciones, negociación de convenio colectivo, convenio de sector...no podemos despertar cuando ya esté todo más que atado.

Si queremos mejorar el futuro, tenemos que cambiar el presente.

Democracia real ya, también para los trabajadores

En España, la libertad sindical está secuestrada desde hace 31 años. Mediante las leyes mordazas del Estatuto de los Trabajadores (ET, 10 de marzo de 1980) y la Ley Orgánica de Libertad Sindical (LOLS, 2 de agosto de 1985), elaboradas y aprobadas en su día por los partidos del bipartidismo y sus muletillas nacionalistas, impusieron un modelo sindical antidemocrático, que se ha ido profundizando y consolidando hasta el día de hoy.

El nuevo movimiento sindical nacido en la última década del franquismo y primeros años de la transición, durante los 70, y que jugó un papel determinante para acabar con la dictadura, basado en las asambleas de los trabajadores, en la democracia directa mediante la elección de los representantes de los trabajadores en listas abiertas, etc…, fue aniquilado desde el poder, para imponer el modelo sindical que facilitara la imposición del modelo económico neoliberal que pretendían, y que acabaron imponiendo hasta nuestros.

Modelo económico neoliberal basado, en una primera etapa, en una reconversión industrial salvaje que produjo casi 2 millones de parados, y fue la precursora del paro actual, premisa de los poderes fácticos europeos para nuestro ingreso en la CEE. Junto a ello, impusieron un modelo de desarrollo basado casi exclusivamente en el turismo, la especulación urbanística y las grandes obras de infraestructuras para facilitar la entrada del turismo, y el beneficio especulativo de unos pocos, que con la crisis, ha provocado el paro actual. Paralelamente se desarrollaron las políticas de liquidación y privatización de las empresas públicas, la precarización laboral, los contratos basura, las regresivas reformas laborales, los recortes sociales, etc…, que han llevado a la pauperización de grandes sectores de la clase obrera, y a la generalización de la precariedad  laboral. Esas políticas las realizaron tanto los gobiernos del PSOE, como los del PP, siempre con el apoyo de CIU, PNV y CC.

La adaptación de los sindicatos CCOO y UGT al modelo económico neoliberal, aceptando el modelo sindical de las leyes mordazas, han dejado a la clase obrera sin participación democrática en los centros de trabajo, y en la desorganización más absoluta de los trabajadores en paro. Los ejemplos más elocuentes han sido las firmas de los reiterados acuerdos confederales sin contar con los trabajadores, y basados en las políticas económicas neoliberales. El último acuerdo, con la jubilación a los 67 años y el abaratamiento del despido, entre otros ataque a los derechos y conquistas de los trabajadores, es un auténtico insulto a la inteligencia.

La democracia real ¡YA! debe ser también para la clase obrera, con y sin trabajo. Se deben convocar asambleas de trabajadores, con trabajo y en paro, fuera y dentro de los centros de trabajo, elegir a sus representantes en asambleas, y elaborar plataformas reivindicativas, generales y específicas, para mejorar las condiciones laborales de toda la clase trabajadora, por un abanico salarial de 1 a 3, partiendo de un salario mínimo de 1200€, y acabar con los salarios abusivos, fuera de convenios, de bonus, stocks options, y demás prebendas, de directivos, consejeros, etc.…

Es necesario impulsar un nuevo movimiento sindical democrático, asambleario, representativo y horizontal, que ponga fin a las leyes mordazas del ET y la LOLS, y al modelo de burocracia sindical actualmente imperante.

La clase trabajadora es una sola clase social, con los mismos problemas impuestos por el modelo neoliberal. La clase trabajadora debe avanzar hacia una Central Única de Trabajadores, con una estructura horizontal, democrática y asamblearia, que sea capaz de abordar la problemática de la clase de forma unitaria, respondiendo a la permanente agresión del poder económico, social y político. Hoy tiene menos sentido que nunca la multiplicidad de organizaciones sindicales, la unidad es la base de nuestra fuerza.

El 15M ha marcado el camino. La clase trabajadora debe unirse, como clase social y como colectivo específico, al movimiento del 15M, para una democracia sindical ya, y para una democracia real ya.

En CESHA formamos parte de ese movimiento por el cambio. Somos el cambio.

Handling de bajo coste

Desde que en los años 90 comenzó la liberalización del handling en los aeropuertos españoles la situación de los empleados en este sector se ha ido deteriorando hasta llegar al momento actual. Las primeras subrogaciones de personal desde Iberia (monopolio del negocio en aquellos momentos) hacia las nuevas empresas adjudicatarias de las concesiones de Aena evidenciaron el vacio legal y el total desamparo de los trabajadores de handling. Estos veían como al llegar a las nuevas empresas (Ineuropa, Eurohandling…) perdían todos sus derechos adquiridos a lo largo de los años (transporte, billetes, pluses, antigüedad…). Aquel era el primer síntoma de la enfermedad que hoy nos invade.

Handling era un sector sin convenio, solo existía el de Iberia del personal de tierra. Por ello se impulsó la elaboración de un Convenio del Sector de Handling que cubriera unos mínimos en las nuevas empresas adjudicatarias las cuales no pertenecían al sector aéreo sino que, en su mayoría, tenían capital mayoritario de constructoras FCC, Entrecanales, Globalia, Acciona… Los sindicatos mayoritarios CC.OO., UGT y USO con el beneplácito de Iberia, empresa lider en el sector en aquel momento firmaron en julio del 2005 un convenio de “mínimos”.

¿Por qué Iberia, que era y es sin duda quien marca la pauta en toda negociación, ya sea con las empresas del sector en ASEATA o con los sindicatos mayoritarios, permite un convenio del sector que está a años luz del que ella posee y le otorga a sus competidoras aplicar condiciones a la baja a sus trabajadores? Sencillo. Porque desde el primer momento sabían que, con el consentimiento de los sindicatos mayoritarios, subrogarían personal a estas empresas nuevas y que si tenían que acoger empleados de ellas nunca estarían por encima de su convenio. Al mismo tiempo, Iberia y sus aliados (firmantes del convenio) va negociando a la baja su propio Convenio, con la justificación de que las empresas competidoras poseen costes laborales mucho más bajos.

¿Cuál es la situación actual de los trabajadores de handling?

  • INSEGURIDAD. Los trabajadores del sector de handling son tratados como ganado cediéndose de unas empresas a otras según vaya el mercado y perdiendo derechos en cada traspaso.
  • EMPLEO PRECARIO. De esto saben mucho los contratados eventuales, a veces por solo 12 horas semanales, con cambios de horarios irreconciliables con otros trabajos ni con sus estudios. Hoy hay muchos compañeros que llevan hasta 7 años en estas condiciones y sin ningún atisbo de que se trasformen sus contratos en indefinidos. También podrían hablar de sus problemas los trabajadores FACTP´S a quienes se les vulnera constantemente sus derechos y que, sin embargo, son altamente productivos para la empresa. Pero peor lo tienen en Air Comet, Spanair… donde además de traslados obligatorios y despidos han dejado de percibir sus salarios. ¿Es tal vez el futuro que nos espera a todos? •

INDEFENSIÓN. Los sindicatos mayoritarios hace tiempo que nos han vendido. No negocian nuestros derechos sino los suyos propios: subvenciones, liberados, controlan el acceso a los puestos de mando, hacen de oficina de empleo y lo que es más importante controlan la información de tal forma que vulneran, en muchos casos, el derecho fundamental de acceso a la misma. Ya se sabe que el que tiene la información tiene el poder.

Pero cual es el planteamiento empresarial:

Aprovechando la coyuntura de la “CRISIS ECONÓMICA” las empresas y sus directivos, en un alarde de imaginación, plantean lo de siempre: “REDUCCIÓN DE COSTES SALARIALES” a través de ERE,S, FUSIONES, UTE,S y VENTA DE NEGOCIO.

En Iberia la fusión con BA está al caer solo hay que echar un vistazo al precio de las acciones de lo cual se estarán beneficiando muchos ejecutivos con información privilegiada.

¿Cómo nos afectará a los trabajadores de tierra la citada fusión? ¿Nos están informando los sindicatos mayoritarios que acuden a reuniones con la empresa y saben lo que va a pasar aunque no nos lo dicen? ¿Por qué está paralizada la negociación del Convenio Colectivo del personal de Iberia de tierra? ¿A quién beneficia? ¿Si han reducido en un 20% los directivos, en cuánto reducirán a los trabajadores?

El Plan Estratégico de Iberia se fundamenta en la “Calidad” para fidelizar al cliente. Pero nosotros nos preguntamos ¿qué calidad se puede dar cuando se es ganado barato, sin posibilidades de progresar, próximo a ser vendido y lo que es peor “dócil”? Estos ejecutivos no se enteran de que también hay que “fidelizar” al empleado. Solo las empresas que hacen que sus trabajadores se sientan participes del negocio tienen éxito.

Es el momento de actuar. Convertirnos en ganado “bravo” para hacernos valer. Si los que nos tienen que defender no lo hacen hagámoslo nosotros. No es momento de tener miedo. En CESHA apostamos por desterrar el “handling de bajo coste” porque nuestro trabajo es de calidad y así lo tenemos que vender.    

Páginas