SINDICATO AEROPUERTOS

Hacia el IV Convenio de Groundforce

Nos proponemos a hacer un resumen de lo ocurrido los últimos meses de negociación del IV CONVENIO COLECTIVO DE GROUNDFORCE, veamos si alguien es capaz de aportar criterio a este desorden.

Hemos perdido más de siete meses, con su respectivo coste temporal y monetario, para intentar que la parte social presentara a la empresa una propuesta de Convenio (se le ha llamado plataforma). Proceso que ha traído sus quebraderos de cabeza, y que ha desembocado en una situación de demostración de poder absurda en la que CESHA es obviada en la negociación, llegando al extremo de que nuestra propuesta para Fijos Discontinuos ni siquiera ha sido tratada en la mesa, sin que el resto de la parte social haya ni pestañeado: haberla presentado o no, hubiera y ha tenido el mismo resultado, a saber, nulo.

Todo este sin sentido para llegar al pasado 19 y 20 de julio, y presenciar como la empresa, después de todos estos meses encerrada en su mutismo, presenta lo que ella considera su propuesta más favorable.

La pregunta es, ¿de verdad, que no nos podríamos haber ahorrado todos ese valioso tiempo y dinero, y haber empezado el minuto UNO por este punto? Quizás es todo un juego, y aún no nos hemos querido dar cuenta.

La empresa, siguiendo el discurso de la competitividad en costes, comunica que no va a negociar ningún punto de la plataforma que repercuta en una pérdida económica, y presenta como medida la inclusión de nuevos niveles que abaratarían el coste del personal durante 4 años hasta poder alcanzar el nivel de Agente, ahí es nada. Si soy mujer, realizo las mismas funciones que un hombre y cobro menos, hablaríamos de EXCLUSIÖN SOCIAL. Si soy extranjero, realizo las mismas funciones que un ciudadano nacido en el lugar, hablaríamos de RACISMO. Si soy un trabajador, realizo las mismas funciones que otro trabajador y cobro menos, hablaríamos de NIVELES.

Al parecer en el sector de Handling nadie aboga por la posibilidad de competir a través de una diferenciación de calidad, aunque importantísimos clientes como Lufthansa y Swiss, que no han sucumbido al low cost, nos exigen altos niveles de calidad y la incorporación a sus procesos de personal profesional. ¿Es compatible tender a una precarización laboral con mantener/incrementar niveles de calidad en el servicio? ¿es viable crear un Handling que se diferencie por el servicio que ofrece y no por costes? Pues quizás, la respuesta es que no es posible y que tenemos que imaginar nuestro futuro como “tigres asiáticos”, buscando bajos costes en la mano de obra.

Ahora bien, si de una negociación se trata, ¿qué ganamos nosotros? ¿si perdemos en poder adquisitivo vamos a ganar en bienestar social? Adivinen la respuesta, que llegados a este punto ya pueden seguir escribiendo, sin haber estado en las reuniones.

¿El final? La parte social afirmó que consideraba inadmisibles las medidas presentadas por la empresa y que se verían obligados a tomar medidas contundentes.

Históricamente esas medidas son el paso previo a la firma del convenio.

Nueva sentencia sobre plus de disponibilidad/flexibilidad

Se acuerdan de la firma del XX convenio de Iberia. Entre otras cosas, el art. 133 establece que “los trabajadores que estén en situación de reducción de jornada o concreción horaria NO percibirán el plus de flexibilidad”.

Pues bien, una nueva sentencia nos vuelve a dar la razón: la actora tiene el derecho a “percibir el Plus de Disponibilidad, habiendo sufrido un perjuicio económico, que en el periodo reclamado en la demanda asciende a 2.558,76 euros, así como también en concepto de daño moral se fija el importe de 3.000 euros solicitado por la parte actora, y, finamente, también debe prosperar la petición de 6.000 euros de honorarios del Letrado, al haberse visto obligada, como consecuencia de la actuación de la empresa, a interponer la presente demanda”.

En Total 11.588,75€.

Es decir, el Tribunal falla declarando que la decisión empresarial de  suprimir a la trabajadora el Plus de Disponibilidad vulnera el Derecho Fundamental a la Tutela Judicial Efectiva, condenando a IBERIA al cese inmediato de la misma, reponiendo el abono del Plus de Disponibilidad (ahora Plus de Flexibilidad), declarando el derecho de la trabajadora al percibo de dicho Plus, y condenando a la empresa demandada a pagar a la actora en concepto de daños y perjuicios por la vulneración de Derechos Fundamentales.

Lo que unos firman en los convenios, CESHA lo recupera en los tribunales.

¿A QUÉ ESTÁS ESPERANDO?

Estibadores de puertos y aeropuertos

Muchas son las similitudes entre la navegación aérea y marítima con una sensible diferencia: los primeros barcos datan del siglo 30 antes de Cristo y el comienzo de la navegación aérea se remonta al siglo pasado. 5000 años de diferencia entre los primeros estibadores y los pioneros de mozos o/y operarios de rampa.

Son muchas las cosas que la navegación aérea ha copiado de la marítima aprovechándonos de  la experiencia de ésta. Pero por desgracia, a nivel laboral, existe una enorme distancia entre los dos colectivos.

Cuando los primeros sindicatos arrancaban con el inicio de la democracia, los estibadores optaron por el difícil camino de crear una Coordinadora de trabajadores independiente, asamblearia y exclusiva de su sector. Nosotros elegimos el camino más cómodo, el de los sindicatos “mayoritarios” que han terminado aburguesados y en manos de una élite de liberados que no han dado “un paso atrás” en sus privilegios a costa de ceder los derechos de todos los demás.

¡¡¡Cómo os envidiamos!!!!

Y os envidiamos, compañeros estibadores, no por vuestros merecidos derechos sino por vuestra lucha, por llevar el timón de vuestro sindicato y por querer ser dueño de vuestro propio destino.

Y es que sabemos lo que os jugáis. Porque sólo NOSOTROS sabemos lo duro que son nuestros trabajos, la alta siniestrabilidad, el frio, el calor, las prisas, los sobreesfuerzos, los múltiples turnos de trabajo, la dificultad en conciliar nuestras vidas familiares y tantas cosas más.

Por eso, ahora que habéis empezado un duro proceso de negociación, estamos con vosotros y NI UN PASO ATRÁS.

La situación de los trabajadores del servicio de PMR

CESHA, La Coordinadora de trabajadores de handling y sector aéreo denuncia la situación de precariedad y abandono que sufren los trabajadores del servicio de PMR (pasajeros con movilidad reducidad) en los aeropuertos de la red de @aena.

Los representes legales de los trabajadores Ute Pmr Bcn quieren denunciar la máxima precariedad laboral del servicio de atención a pasajeros con movilidad reducida en el aeropuerto del Prat de Barcelona. Este servicio esta gestionado por una subcontrata que Aena saca a concurso cada tres años a precios cada vez más bajo.

Los trabajadores de la empresa trabajan en condiciones de mucha precariedad debido a la falta de personal. Además hay que añadir la constante falta de medios para asistir a los pasajeros y poderles dar una buena atención. Hasta el punto que muchas veces y dependiendo de la carga de trabajo, no hay sillas disponibles para todos, debiendo manejarse por sí mismos, demorando embarques y creando estrés a los pasajeros.

Durante el primer trimestre del año 2016 el aeropuerto del Prat ha registrado un 16% más de pasajeros respeto al trimestre del año anterior y la actividad del servicio de PMR ha registrado en el mes de febrero de 2016, una subida bastante significativa respecto al mismo mes del año anterior y que actualmente se trabaja con una media de 650 asistencias diarias entre las dos terminales T1-T2.

A pesar de todo, la plantilla (120 Trabajadores) sigue siendo la misma desde el año 2012. La subcontrata nunca cubre las bajas y todas la contrataciones se realizan con trabajadores eventuales y a tiempo parciales. El servicio de asistencias a pasajeros con movilidad reducida en el aeropuerto del Prat de Barcelona tiene una plantilla inferior a la que tenían las compañías aéreas en el año 2004 cuando cada una de ellas gestionaba su propio servicio. La formación es escasa. A los trabajadores eventuales no se les proporciona calzado de seguridad y uniformidad adecuada así como a una buena parte de la plantilla fija. Están desorientados y ni siquiera saben cómo moverse en el nuevo trabajo.

Los mandos intermedios que están encargados de gestionar toda la operativa de trabajo están cada vez  más presionados y con pocos recursos para poder cubrir todos los servicios de mostradores, salidas, llegadas y sin tiempo para poder ausentarse de su puesto de trabajo y tomar un descanso. Una buena parte de ellos, a pesar de las responsabilidades, tienen contrato eventual debido a las renuncias a ese puesto.

Los agentes de servicio llegan a caminar 20-25 km a diario en 8 horas de trabajo a lo largo de las terminales. Los conductores trabajan con mucha presión al llevar dentro de los camiones muchos pasajeros, más de lo permitido según las fichas técnicas de los vehículos.

Se ha implementado un servicio de transporte con vehículo eléctrico que circula por el interior de la T1 con el objetivo de reducir los tiempos pero a pesar de esto, se siguen produciendo innumerables retrasos en la recogida de pasajeros, lo que conlleva importantes retrasos para las compañías aéreas. Algunas demoras oscilan entre 50-60 minutos. Estas demoras provocan que muchos pasajeros decidan desembarcar por sus propios medios. Todos los desembarques acaban en llegadas donde sólo dos agentes se hacen cargo de todos los servicios para ayudarles a recoger el equipaje, demorando muchas veces hasta una hora.

La calidad de servicio a los pasajeros PMR no se corresponde con lo que debería ser y se espera de un servicio auspiciado por AENA y no deja de sorprender que tenga contratada a una empresa para que vigile sobre la calidad de servicio de la subcontrata, máxime cuando esta situación va peor año tras año.

Desde CESHA queremos manifestar toda nuestra preocupación de cara a la temporada de verano al considerar que durante este periodo es cuando más volumen de trabajo se registra.

Esta situación se repite en casi todos los aeropuertos de Aena y el coste en imagen y retrasos que se trasladan a las compañías aéreas, hace que la situación se convierta en insostenible.

"Sorpasso" de CESHA en Palma

Se celebraron las elecciones sindicales en Groundforce Palma con un gran resultado para CESHA.

CESHA 4

CCOO   4

USO      3

UGT      2

Este resultado sólo se explica desde el hartazgo y cansancio de los trabajadores hacia los sindicatos más representativos y la pérdida constante de derechos y deterioro de nuestras condiciones  laborales.

La sociedad cambia y evoluciona y lo mismo deben hacerlo las instituciones que nos representan y en este sentido, La Coordinadora surge y se desarrolla en un marco nuevo de toma de decisiones y representación transversal que no desprecia a sus afiliados si no que son la base para su impulso.

No es fácil porque nos desprecian y acosan con acusaciones maliciosas, en campañas sindicales con promesas infundadas hacia los trabajadores más débiles y en condiciones más precarias, con la amenaza permanente de que ellos son SIEMPRE la garantía: LA SOLUCIÓN NO PUEDE PROVENIR DE QUIÉNES NOS HAN LLEVADO A ESTA SITUACIÓN.

No somos muleta de nada. El sistema necesita colaboradores necesarios para seguir generando desigualdad y precariedad.

A partir de aquí, sólo el trabajo, la complicidad y el compromiso de seguir trabajando para encontrar el equilibrio entre el beneficio empresarial y los derechos de quiénes lo hacen posible. La relación debe ser sostenible.

Lo que ha ocurrido en Palma es un ejemplo para otros trabajadores en otros aeropuertos. CESHA es la herramienta perfecta que aglutina experiencia y eficiencia.

Contamos contigo para cambiar las reglas del juego en el sector aéreo.

CESHA, el sindicato que queremos

A nadie le resulta ajeno el debate sobre regeneración política que se está desarrollando en este país a raíz de la ola de corrupción que parece no tener fin. Corrupción que llega a los dos grandes sindicatos y que pone en entredicho el papel de la representación de los trabajadores en unos momentos de máxima precariedad.
No queremos liberados pero tampoco estamos dispuestos a aportar un poco de nuestro tiempo en la gestión de nuestros intereses, no queremos subvenciones pero tampoco nos afiliamos, queremos que nos informen y pero no se lo exigimos….

Un sindicato es algo vivo que depende de los afiliados que lo conforman. En sí mismo no es nada, depende de la complicidad y responsabilidad de quien lo sustenta. Tiene sentido cuando los afiliados que lo componen, se comprometen.

Cada vez parece más difícil creer en la capacidad de transformación de CCOO y UGT, entre otras razones, debido a su grave dependencia económica del Estado y al grado de interdependencia con el poder.

Cuando el dirigente sindical no tiene contacto con los trabajadores, contacto vivo, se entera poco de los derechos y de las necesidades, porque de los derechos y necesidades se habla en el puesto de trabajo; cuando su contacto diario y vivo es solo con la dirección, entonces siempre se entera de los deberes, porque los deberes emanan principalmente de la dirección y vive entonces para el poder.

Tal responsabilidad exige de los sindicalistas cada vez más una mayor preparación que no se logra únicamente en cursos sino en el batallar diario en contacto con los problemas, porque no se concibe un dirigente sindical que asista a un consejo de dirección sólo para “calentar el asiento”, sino para aportar en el análisis de los asuntos que allí se expongan y después debatirlos con los trabajadores en su escenario natural: la asamblea o el día a día. Pero ellos no están en el día a día. Están en sus despachos, en sus reuniones y comisiones permanentes, en sus congresos, a dietas pagadas y de espaldas a la realidad.

Nos queda mucho trabajo por recorrer. Pensamos que este es uno de los grandes desequilibrios que vive hoy el sindicalismo tradicional y que tiene pocas opciones de renovarse y reinventarse.

¿Te apuntas?

A propósito de la huelga de Iberia en Barcelona

La huelga es el último recurso que tiene un trabajador para defender y reivindicar sus derechos. Además, la huelga deben decidirla los trabajadores que son quienes la realizan y la sufren y no la élite burócrata de cualquier sindicato.

El comité, a petición de UGT, sindicato con mayoría absoluta en esta delegación, ha convocado huelga para seis días este verano porque exigen” GARANTÍAS DE NUESTROS PUESTOS DE TRABAJO” según reza en su comunicado como consecuencia de una subcontrata que afecta a algunos trabajadores del hangar, que por cierto, no han sido despedidos sino recolocados.

CESHA expuso en las diferentes reuniones del comité que existían más motivos para plantearse una convocatoria de huelga. Entre ellos enumeramos los siguientes:

- Todavía hay bastantes trabajadores factp´s y eventuales, algunos con más de 10 años de antigüedad, que exigen que mejoren sus condiciones.

- Desconocemos como quedará la situación de Iberia después del pufo de Bankia, este último, principal accionista de IAG.

- Desconocemos los planes de IAG e Iberia con respecto al handling.

- El uno de septiembre se abre el periodo para que las empresas que estén interesadas presenten sus ofertas para los próximos concursos de handling y que esas cuentas ya están hechas, desconociendo los trabajadores de Iberia en qué situación vamos a quedar.

- Que nuestro convenio finaliza el 31 de diciembre de este año y nuestro futuro, como trabajadores de aeropuertos, va ligado a la presentación de dichas ofertas.

- Que la formación de los trabajadores sigue siendo un punto débil en esta empresa.

- Que la progresión nunca va ligada a los méritos que cada trabajador desempeña si no a otros intereses.

Éstos sí serían motivos para convocar una huelga que afecta de manera directa a nuestros puestos y condiciones de trabajo. Estamos en contra de cualquier subcontrata que pueda afectar a cualquier unidad de negocio pero también es cierto que afecta a la UTE, y por tanto, a todos los trabajadores de GroundForce.

Por esa razón, CESHA no entiende esta convocatoria a no ser que se trate de una cortina de humo que esconda lo que ya muchos nos tememos que nos espera para los próximos años.

We have a dream

Mucho se está hablando durante estos últimos meses sobre el modelo sindical actual y como cambiarlo. No es ajeno este hecho a la cuestión política que acontece en España y Europa sobre el modelo de sociedad que queremos y cómo desarrollarla.

La insatisfacción es general y recorre todos los ámbitos de la política. El sistema está podrido, es corrupto y favorece las injusticias mientras la élite política se esconde en la maraña judicial. Sin duda estamos en un momento importante, de cambios significativos que por primera vez proceden de la sociedad civil, de la base, de nosotros. Esto no ha hecho más que empezar.

Plataformas, coordinadoras, sindicatos, asociaciones y un largo etcétera se están creando y organizando en base a una necesidad real de que algo se ha estado haciendo mal durante muchos años y que ahora es el momento de cambiarlo.

También en el sector aéreo que engloba a handling, pilotos, TCP y mantenimiento de aeronaves la situación está cambiando rápidamente. La precarización ha llegado para instalarse de manera permanente si no lo remediamos entre todos. La aparición de las compañías LOW COST fue el inicio, la liberalización del handling después, y la última reforma laboral aprobada por el actual gobierno, nos han dado la puntilla final.

¿Cómo podemos enfrentarnos a ello? Desde CESHA pensamos que la única alternativa es la unión de todos los colectivos trabajadores en una ÚNICA voz, en un único frente que defienda de manera profesional nuestros intereses y nuestras condiciones laborales. No podemos seguir divididos y enfrentados por unas siglas que obedecen en la mayoría de las ocasiones a intereses partidistas muy distintos de lo que realmente necesitamos. No podemos seguir mendigando las migajas de un pastel que mueve miles de millones de euros al año y que se nos escapan por no estar bien organizados y representados. No estamos bien representados porque estamos divididos y de eso se benefician las empresas y los sindicatos ligados al poder.

Ya no hay diferencia entre los diferentes colectivos que conformamos este sector. Nos necesitamos todos. Miles de trabajadores llegamos cada día a trabajar a los distintos aeropuertos compartiendo los mismos problemas, siempre amenazados por la figura de una subrogación que no respeta derechos ni condiciones y que nos convierte en simples cromos cuando nos intercambian de un lado para otro; cientos de pilotos y TCP son demonizados y criminalizados por defender con uñas y dientes sus condiciones laborales.

Hay otras alternativas. Los cambios NO pueden venir desde dentro de unas organizaciones sindicales poco modernizadas y ancladas en el pasado y que se financian con los presupuestos generales del Estado, que no son independientes, que siguen ancladas en unos “modus operandi” arcaicos y obsoletos y que engendran élites sindicales muy alejadas de la realidad laboral que dicen defender.

Los cambios deben venir desde fuera, de nosotros mismos, desde abajo, con ideas nuevas y frescas, bien asesorados y como estandarte fundamental: la formación. Ese es el debate que toca ahora.

Pero no todo es responsabilidad de los sindicatos. Tenemos que cambiar nuestra manera de entender las relaciones laborales. Debemos empezar a ser más solidarios, a olvidarnos del “qué hay de lo mío”, de ese individualismo rancio que nos ha rodeado durante tanto tiempo y que nos ha dejado a la deriva, tenemos que empezar a entender que lo que le afecta a un compañero nos afecta a nosotros, que la problemática de los pilotos, TCP´s, mecánicos o de quién sea, tiene consecuencias para el resto de trabajadores que pertenecen a un colectivo, a un sector que es el aéreo.

CESHA está trabajando en otro modelo de organización en el ámbito de los aeropuertos. Apostamos por la figura del trabajador de aeropuerto no vinculado a empresas de handling que canibalizan y compiten entre sí en base a nuestros salarios y condiciones laborales. Las empresas deberían competir en base a los servicios que ofrecen y a la calidad de los mismos y sólo cambiando el modelo actual podremos tener un futuro prometedor en el que quepamos todos.

Ahora toca reflexionar y seguir pensando en cómo queremos y quién queremos que nos represente. Os pedimos, no en nuestra posibilidad para traer el verdadero cambio sino que creáis en vosotros mismos.

“We have a dream” .

 

Profesionales del poder

Crece el paro, bajan los sueldos y se precariza el empleo, al tiempo que nos recortan las pensiones, la protección social y los servicios públicos con la excusa de la crisis económica. Pero la banca, las grandes empresas, las grandes fortunas  y los niveles superiores de la gerencia pública siguen manteniendo grandes beneficios y privilegios. Ocurre esto porque vivimos en una sociedad capitalista, basada en el lucro privado y en la que el poder y la riqueza se concentran en cada vez menos manos.

Quienes ostentan cargos de representación en las instituciones políticas y sindicales, también pueden llegar a formar parte de esta escala elitista del lucro y el privilegio. Se trata de los profesionales del poder, mal llamados “clase política y sindical”. Es decir, de aquellas personas que viven del ejercicio de la representación en las instituciones durante buena parte de su vida laboral, encadenando sucesivas legislaturas incluso bajo distintas siglas, y que reciben por ello pingües compensaciones.

¿Y qué hacer? Exigir que se vayan o forzar a que lo hagan. Los cambios profundos nunca proceden desde dentro de esas instituciones. Más bien al contrario.

Aprendamos de lo que está sucediendo al otro lado del mediterráneo.

La lealtad

Indica la cualidad interior de rectitud y franqueza, de fidelidad y constancia a la palabra dada, a las personas.

En el plano estrictamente laboral, la lealtad inspira una coherente fidelidad entre el trabajador y empresa en la medida en que enfatiza los valores humanos y por tanto debe ser una de las premisas que imperen en la relación trabajador-empresa.

Lealtad significa fidelidad. Significa franqueza, nobleza, honradez, sinceridad y rectitud. Sólo se es leal si se es fiel. Es imposible pensar en la lealtad sin que vaya unida a la fidelidad. Pero no basta ser fiel para ser leal. Es necesario, además, ser franco y sincero.

Servir con lealtad significa también servir con franqueza, sinceridad y honradez. Es ir con la verdad por delante. No se es leal si se engaña, si no se dice la verdad o se dicen sólo medias verdades o se manipula.

La lealtad es un fin en sí mismo. Un compromiso, nuestro compromiso.

¿Y a quién debemos ser leales? Debemos ser leales a nuestros afiliados y a todos los trabajadores a quien representamos.

El vigor de la lealtad en el mundo laboral es fundamental y necesario para preservar la armonía y el entendimiento entre las partes. Es un bien que debemos cultivar y trabajar; y que debemos considerar y apreciar en todo momento ya que su inexistencia envenena todo clima laboral.

La lealtad es muy diferente al servilismo en el que con frecuencia se cae cuando se quiere buscar o conseguir algo e, incluso, se llega a traicionar lo más sagrado de una persona: su conciencia; con tal de obtener el reconocimiento, el puesto a que se aspira o una posición de privilegio.

Y esta falta de convicciones e ideales hace que muchos trabajadores se dejen llevar por deseos individuales y egoístas. Esta actitud perjudica al colectivo en beneficio de lo propio.

Por eso desde CESHA hemos asumido un alto sentido del compromiso y ello nos permite ser constantes en nuestro trabajo, en nuestro empeño, que es el vuestro.

¿Y tú?

Páginas