Trabajadores handling

We have a dream

Mucho se está hablando durante estos últimos meses sobre el modelo sindical actual y como cambiarlo. No es ajeno este hecho a la cuestión política que acontece en España y Europa sobre el modelo de sociedad que queremos y cómo desarrollarla.

La insatisfacción es general y recorre todos los ámbitos de la política. El sistema está podrido, es corrupto y favorece las injusticias mientras la élite política se esconde en la maraña judicial. Sin duda estamos en un momento importante, de cambios significativos que por primera vez proceden de la sociedad civil, de la base, de nosotros. Esto no ha hecho más que empezar.

Plataformas, coordinadoras, sindicatos, asociaciones y un largo etcétera se están creando y organizando en base a una necesidad real de que algo se ha estado haciendo mal durante muchos años y que ahora es el momento de cambiarlo.

También en el sector aéreo que engloba a handling, pilotos, TCP y mantenimiento de aeronaves la situación está cambiando rápidamente. La precarización ha llegado para instalarse de manera permanente si no lo remediamos entre todos. La aparición de las compañías LOW COST fue el inicio, la liberalización del handling después, y la última reforma laboral aprobada por el actual gobierno, nos han dado la puntilla final.

¿Cómo podemos enfrentarnos a ello? Desde CESHA pensamos que la única alternativa es la unión de todos los colectivos trabajadores en una ÚNICA voz, en un único frente que defienda de manera profesional nuestros intereses y nuestras condiciones laborales. No podemos seguir divididos y enfrentados por unas siglas que obedecen en la mayoría de las ocasiones a intereses partidistas muy distintos de lo que realmente necesitamos. No podemos seguir mendigando las migajas de un pastel que mueve miles de millones de euros al año y que se nos escapan por no estar bien organizados y representados. No estamos bien representados porque estamos divididos y de eso se benefician las empresas y los sindicatos ligados al poder.

Ya no hay diferencia entre los diferentes colectivos que conformamos este sector. Nos necesitamos todos. Miles de trabajadores llegamos cada día a trabajar a los distintos aeropuertos compartiendo los mismos problemas, siempre amenazados por la figura de una subrogación que no respeta derechos ni condiciones y que nos convierte en simples cromos cuando nos intercambian de un lado para otro; cientos de pilotos y TCP son demonizados y criminalizados por defender con uñas y dientes sus condiciones laborales.

Hay otras alternativas. Los cambios NO pueden venir desde dentro de unas organizaciones sindicales poco modernizadas y ancladas en el pasado y que se financian con los presupuestos generales del Estado, que no son independientes, que siguen ancladas en unos “modus operandi” arcaicos y obsoletos y que engendran élites sindicales muy alejadas de la realidad laboral que dicen defender.

Los cambios deben venir desde fuera, de nosotros mismos, desde abajo, con ideas nuevas y frescas, bien asesorados y como estandarte fundamental: la formación. Ese es el debate que toca ahora.

Pero no todo es responsabilidad de los sindicatos. Tenemos que cambiar nuestra manera de entender las relaciones laborales. Debemos empezar a ser más solidarios, a olvidarnos del “qué hay de lo mío”, de ese individualismo rancio que nos ha rodeado durante tanto tiempo y que nos ha dejado a la deriva, tenemos que empezar a entender que lo que le afecta a un compañero nos afecta a nosotros, que la problemática de los pilotos, TCP´s, mecánicos o de quién sea, tiene consecuencias para el resto de trabajadores que pertenecen a un colectivo, a un sector que es el aéreo.

CESHA está trabajando en otro modelo de organización en el ámbito de los aeropuertos. Apostamos por la figura del trabajador de aeropuerto no vinculado a empresas de handling que canibalizan y compiten entre sí en base a nuestros salarios y condiciones laborales. Las empresas deberían competir en base a los servicios que ofrecen y a la calidad de los mismos y sólo cambiando el modelo actual podremos tener un futuro prometedor en el que quepamos todos.

Ahora toca reflexionar y seguir pensando en cómo queremos y quién queremos que nos represente. Os pedimos, no en nuestra posibilidad para traer el verdadero cambio sino que creáis en vosotros mismos.

“We have a dream” .

 

Salarios y productividad, la milonga de siempre

“Salarios y productividad en los aeropuertos de España, Alemania y USA, 1996-2007: España no necesita bajar los salarios para adaptarlos a la productividad, sino subirlos”.

El coste salarial por hora trabajada de los trabajadores de handling es mucho menor en España que en Alemania y Estados Unidos, no sólo en términos absolutos sino también en comparación con la productividad media del trabajo.

A quienes promueven adaptar los costes salariales a la productividad, habría que preguntarles si estarían dispuestos a aceptar una subida del 11% del salario por hora en España para converger con el ratio salario/productividad de Alemania, con datos del año 2007, y porcentajes mayores para converger con Gran Bretaña, Francia y USA.

Con datos provisionales del año 2010 el incremento del salario real medio en los aeropuertos españoles tendría que ser del 18% para converger (en ratio coste salarial/productividad) con Alemania y del 22% para converger con USA.

No es lógico que muchos estén dando una imagen de salarios excesivos en las empresas de handling cuando esa no es la situación real. El salario medio en España es la mitad que en el Reino Unido y Alemania.

La solución a los problemas no está en bajar los salarios sino en aumentar la formación y la confianza en los trabajadores, invertir en calidad y medios tecnológicos, entre otras medidas y no competir en base a costes laborales bajos.

Ante la nueva reforma

reforma laboral

Alzar nuestro grito de protesta, nuestro puño en alto combativo...El próximo 9 de septiembre se aprobará en el congreso la nueva Reforma laboral. Ah, que está Ud viendo el Mundial de baloncesto de Turquía, ah.., perdón, que esto no va con Ud. Dice..., aunque ha llegado a casa derrotado de hacer horas extras para mantener el empleo, ni siquiera con la ilusión de cobrarlas, casi sin ilusión de llegar a la jubilación,... porque tiene que tirar pa´lante con su hijo que ha vuelto a casa a los cuarenta por no poder pagar el alquiler, porque se quedó parado y su mujer tiene un contrato a tiempo parcial en la limpieza de aviones, porque ha llegado después de las vacaciones y se ha encontrado un ERE con indemnizaciones de 20 días. Ahora sí que ve a su nieta todos los días. Que usted nunca se ha metido en nada, que de política no quiere saber, y que será lo que digan otros, porque total nadie le trae el plato de potaje a su mesa. Sepa que esto también va con Ud, porque ahora más que nunca se hace necesario su resabio, su digna preocupación, que sus desvelos no se queden en su dolor de cabeza, que su rabia salga también a la calle a protestar.

Hemos sido herederos del resultado de luchas sociales pasadas tras décadas de muchas carencias, herederos de derechos que ni siquiera hemos disfrutado plenamente porque día a día se renuncia en cada puesto de trabajo a logros históricos para la clase obrera, al derecho a ocho horas de jornada, al derecho del pago puntual del salario, al respeto a las categorías, al contrato de trabajo, al derecho al pleno empleo y a la estabilidad, a la seguridad en el puesto de trabajo para transmitir esa tranquilidad al resto de nuestra vida. Todo esto se ha ido diluyendo, y al igual que no se ama y no defiende la tierra que no se conoce, muchas veces el desconocimiento y el miedo al desempleo y el endeudamiento con un tipo de consumo irracional, han hecho que día a día generásemos un tipo de relación obrero-patronal en la que se cede palmo a palmo sobre este acervo de derechos con los que no teníamos derecho a negociar, se cede al delegar en otros nuestra necesaria lucha diaria, por creernos prescindibles, que todo puede funcionar sin nosotros, y así poco a poco dilapidamos nuestra herencia de dignidad que costó cara, costó la vida de muchos obreros y obreras, costó el exilio y la muerte, costó la protesta, la huelga, la cárcel y la miseria de muchas familias.

Ahora en este año 2010 nos encontramos con un panorama confuso con 4.600.000 parados. Los sectores económicos de la construcción y los servicios aparejados, hundidos por su propia glotonería, por la indigestión de tanto pelotazo, patrocinado por cajas, bancos y administraciones. Un empresariado que habiéndose enriquecido hasta las cejas, gime ahora con lágrimas de cocodrilo para que el Estado le abarate el coste de los trabajadores, y así poder seguir ganando lo mismo que antes o más.

En esta coyuntura de crisis del sistema capitalista, crisis por bulimia económica, que a través de la aglutinación de riquezas ha desvencijado cualquier esperanza de equilibrio y reparto justo, de economía sostenible,  en este contexto, se vuelve a mirar de nuevo hacia nuestro pequeño hatillo de derechos laborales y se aprueba por un nuevo Decretazo zanjar la situación robándonos nuestra tranquilidad. Esta Reforma Laboral que pretende este Gobierno es un nuevo ataque brutal a la seguridad en el empleo. Nos causa estupor que el gobierno trate de amansar la fiera quitándole importancia a la Reforma que piensa aprobar por Decreto, indicando Celestino Corbacho el Ministro de Trabajo, que no será nada “milagrosa”, y Zapatero que “básicamente” no se afectan los derechos laborales, cuando abre la puerta a la gota fría que se va a llevar por delante aspectos socioeconómicos vitales de nuestro empleo y de nuestro desempleo.

Es necesario que las trabajadoras, los trabajadores sepan que esta Reforma pretende:

  • Alterar la línea divisoria entre contratación temporal y fija, para contagiar de precariedad la contratación fija en la empresa.
  • Abaratar el despido creando una nueva figura de contratación fija y precaria.
  • Crear el llamado Fondo de Capitalización de los contratos indefinidos, que pretende que el trabajador costee con sus impuestos y ahorre para su propia indemnización de despido, movilidad geográfica o jubilación.
  • Hace más flexible el despido colectivo e individual por causas económicas, priorizando el aumento del beneficio de la empresa ante el derecho al trabajo, reconocido en la Constitución, de tal manera que una empresa pueda acudir a este tipo de despidos para “superar las dificultades que impidan su buen funcionamiento a través de una más adecuada organización de los recursos”.
  • Utiliza el Contrato de Fomento de Empleo para la Contratación Indefinida para abaratar el despido a 33 días con un tope de 24 mensualidades. Este contrato hasta la fecha era utilizado para colectivos muy concretos de trabajadores (en función de su edad, de su discapacidad, dificultad de inserción en el mercado laboral), pero ahora se utiliza como trampolín, pudiendo ser contratados aquellos desempleados que en los últimos dos años hubiesen tenido contratación temporal, casi todos los trabajadores, cuando en Canarias ha sido la constante, utilizándose con abuso esta figura. Asimismo, dice la Reforma que en la misma empresa, cuando hemos tenido contrato temporal, éste puede ser convertido a este contrato de fomento de empleo. Nos quieren hacer creer que aumentan la fijeza, cuando lo cierto es que aumentan de manera generalizada la precariedad contractual.
  • Premia este tipo de contratos de fomento, con la participación del FOGASA en su indemnización para abaratarle al empresario el coste del despido, facilitando la destrucción del contrato. Por tanto cuando la Reforma habla de fomento de la contratación indefinida lo hace precarizando y dejando atrás la protección del empleo que mantiene el Estatuto de los Trabajadores, nuestro derecho al trabajo.
  • Fomenta la contratación a tiempo parcial, parcializando nuestros derechos económicos.
  • Reconociendo un 40% de desempleo juvenil, abarata sus contratos amparándose simplemente en el factor edad.
  • Favorece que las ETT y las agencias privadas de empleo puedan tener ánimo de lucro, y por lo tanto privatizar y negociar con nuestro desempleo.
  • Define una baja médica por enfermedad común de menos de 20 días como absentismo laboral, y facilita el despido objetivo (a 20 días por año en lugar de 45 días por año) en estos casos.
  • Fortalece la posibilidad de pasar a trabajadoras/es de tiempo completo a tiempo parcial, precarizando su vínculo laboral y su economía.
  • Permite por decreto los “descuelgues salariales” de los convenios invadiendo el ámbito de la negociación colectiva.

Ante todo este planteamiento de la Reforma Laboral, al que se le une la reducción de salarios en el sector público y la reforma del sistema de pensiones, no nos queda más remedio que salir a la calle para denunciar este asalto a nuestra vida social y económica. Ahora más que nunca tu voz es necesaria. No avales con tu silencio esta política económica y estas nuevas reglas del juego en el mundo laboral ¿Porqué tenemos que pagar nosotras las nefastas políticas económicas? ¿Por qué tenemos que pagar nosotros las consecuencias de la avaricia y de la falta de escrúpulos?

En medio de esta situación, ninguna de las Administraciones está actuando con coherencia y con decencia, despilfarrando el dinero público a su antojo, con gastos absolutamente superfluos, veces relacionados con la opulencia de la clase política, veces relacionados con inversión en costes antisociales, ajenos a las necesidades básicas de nuestro pueblo. Sirva como ejemplo, que el mismo día de la pasada Huelga General en el sector público, cuando más austeridad se nos pide a todos, se publicaba en el BOC los gastos de la adjudicación de un contrato por un importe de 81.500,00€ del Gobierno de Canarias para la elaboración de un informe que se define como: "Encuesta de gasto y satisfacción de los usuarios de campos de golf", o el BOC del día 7 de junio que publica gastos de prensa del Gobierno de Canarias por importe de 291.428,58 euros en 36 meses, ¿Debemos pagar de esta manera la publicidad de su mala gestión?-

Muchacho, salta del sillón y vente a hacer oír tu voz en la Huelga General, que esto más que nunca, va contigo.

Cambio directiva comunitaria sobre handling

directiva comunitaria sobre handling

Acaba de finalizar un proceso de consulta impulsado por el departamento de transportes de la Comisión Europea sobre la evolución del handling en Europa y la aplicación de la Directiva 96/67/CE del Consejo del 15 de octubre de 1996. Esta Directiva “era un primer paso hacia la apertura gradual del mercado de asistencia en tierra, con el fin de contribuir a reducir los costes de explotación de las compañías aéreas y de mejorar la calidad del servicio”.

Este proceso de consultas se ha basado en la respuesta a un dossier de 33 preguntas sobre la situación actual y perspectivas futuras para la adecuación del sector a los nuevos tiempos. En su informe anual, la Comisión sugiere que  la introducción de la Directiva ha traído consigo mejoras en los precios ofertados y una mayor calidad en el servicio debido al aumento de la competencia entre los diferentes operadores.

En lo que al empleo se refiere la Comisión ha detectado que este sector requiere “una fuerte dotación de mano de obra: unas tres cuartas partes de los costes totales de la asistencia en tierra se refieren a gastos de personal. La dificultad que encuentran los agentes de asistencia en tierra a la hora de atraer y conservar trabajadores cualificados debido a la importante rotación de personal es motivo de inquietud generalizada en los Estados miembros. Asimismo se sostiene que el aumento de la competencia resultante de la Directiva ha impulsado a las compañías aéreas o a los proveedores de servicios tradicionales a despedir a parte del personal, mientras que los nuevos agentes han contratado a nuevos trabajadores, en general con sueldos más bajos. Se ha producido, pues, en algunos Estados miembros cierta presión en las relaciones laborales, los niveles salariales y las condiciones de trabajo y, por tanto, en la estabilidad de los trabajadores. Parece que los nuevos agentes –e indirectamente, por tanto, la introducción de la competencia– pueden ser los causantes del deterioro de la cualificación y formación del personal, así como de sus condiciones de trabajo, con el consiguiente descenso de la calidad de los servicios prestados”.

En su informe dictamina que a pesar de que los resultados han sido satisfactorios en general, se detectan signos de involución que pueden originar problemas de competencia en el futuro de manera que, pretenden establecer una serie de parámetros para impulsar un sector fundamental en la Unión Europea.

Entre las medidas que se están barajando y que nos pueden afectar son la eliminación del número de operadores de handling por aeropuerto para aumentar la competencia y así disminuir los costes para las compañías aéreas, y en segundo lugar, eliminar la figura de la subrogación de personal porque según la Comisión, distorsiona el precio de mercado al tener que asumir trabajadores con unos costes cada vez mayores. Este hecho actuaría como barrera de entrada al mercado para las nuevas empresas ya que estarían obligadas a fijar precios más altos para cubrir los costes salariales del personal subrogado.

En definitiva, las compañías aéreas estarían presionando a la Comisión para que se modifique la directiva en vigor con el fin de que se liberalice, aún más, un sector que ha mostrado en los últimos años una decadencia sin precedentes.

Desde CESHA hemos contestado el cuestionario incidiendo sobre todo en la parte social y en las consecuencias que se pueden derivar de un exceso de liberalización del sector en temas tan sensibles como la seguridad de la navegación aérea. La formación y gestión de los recursos humanos, así como la preservación de los derechos de los trabajadores (la subrogación) han sido otros temas recalcados en nuestras respuestas.

Páginas