UNIDAD

Estibadores portuarios: estamos con vosotros

Allá por el 2007 un colectivo de trabajadores vinculados a pequeños sindicatos de diversos aeropuertos españoles decidimos sentarnos y plantearnos un proyecto de mayor envergadura con el objetivo de cambiar las condiciones laborales de los trabajadores de aeropuertos.

Era un reto difícil, complicado y no exento de problemas. Buscábamos algo diferente al sindicalismo vigente: rancio, antiguo, desvinculado de la clase trabajadora, aburguesado…..

Nuestro espejo, nuestra referencia fue el modelo portuario y con ellos nos sentamos y debatimos para llevar a los aeropuertos el cambio que necesitábamos.

Hoy, nuestros amigos y compañeros estibadores están siendo lapidados, perseguidos y atropellados en un intento por parte de los de siempre de que renuncien a sus derechos y condiciones laborales.

Desde CESHA, nuestro más firme apoyo a vuestra lucha que también es la nuestra.

Ni un paso atrás….

Precariedad y condiciones de trabajo en los aeropuertos

Se denomina precariedad laboral al estado de situación que viven las personas trabajadoras que, por razones diversas, sufren procesos que conllevan inseguridad, incertidumbre y falta de garantía en las condiciones de trabajo, más allá del límite considerado como normal.

¿Es normal lo que estamos viviendo en los aeropuertos? Digamos que NO.

Recientes estudios demuestran el impacto negativo sobre la salud en general y mental de los trabajadores que se encuentran en esta situación. La temporalidad, la imposibilidad de conciliar con la vida familiar, los bajos salarios y la merma de derechos son claves en este asunto.

La excusa de la crisis en un sector que no ha dejado de crecer, la amenaza permanente sobre las renovaciones en los contratos de handling y los intereses políticos para que vuelen cada vez más aerolíneas sin respetar las reglas del juego son las razones de esta degradación permanente de nuestras condiciones laborales.

Iberia con la firma del nuevo convenio ha implementado una doble escala salarial para los futuros nuevos contratados; Groundforce ha conseguido licencias de handling bajo la marca Iberhandling; Swissport no tiene políticas de empleo conocidas; WFS y Aviapartner son las grandes desconocidas y no se espera de ellas que revolucionen a mejor las condiciones laborales…. Sobre Lesma, la esclavitud amparada por Aena: una vergüenza.

Ante este panorama, a los trabajadores no nos queda más salida que la de organizarse en torno a una idea: UNIDOS, TODOS JUNTOS.

Llamamos a todos los sindicatos alternativos que defiendan la idea de UNIDAD a dar pasos en aras a conseguir ese objetivo.

Y CESHA es esa herramienta.

Los salarios de la crisis

Mareas verdes, rojas, amarillas, negras y ultravioletas. Cada una de ellas luchando por uno de los muchos derechos que el capital trata de robar para capear su crisis: Sanidad, Enseñanza, Pensiones, Trabajo Digno… Luchando, pero por separado. Como si cada pelea fuese por un derecho diferente, que afecta a grupos diferentes de gente diferente…

Sin embargo, todas las luchas son la misma. Todos los derechos que el capital trata de arrebatarnos son el mismo. Todos los frentes, todas las plataformas, todas las mareas son una: la lucha en torno al precio de la fuerza de trabajo.

Porque, ¿qué es el desempleo sino fuerza de trabajo sin salario ni precio? ¿Qué es la reforma laboral sino la reducción drástica del precio de la fuerza de trabajo? ¿Qué son los despidos libres y arbitrarios que dejan sin sustento a centenares de miles de familias?

Salario directo, combate por el precio directo de la fuerza de trabajo.

¿Qué es la Sanidad sino salario indirecto, sino parte del precio de la fuerza de trabajo que se cobra en atenciones médicas? ¿Qué es la Enseñanza? También: Salario indirecto. Los transportes públicos, las ayudas a la dependencia, el subsidio de desempleo, la formación laboral…

Salario indirecto. Precio indirecto de la fuerza de trabajo.

¿Qué son las pensiones? Salario diferido, salario que se cobra cuando se han alcanzado los límites físicos del trabajo. Las pensiones son, también, parte del precio de la fuerza de trabajo que se acuerda cobrar al final de la vida laboral.

Salario diferido. Precio diferido de la fuerza de trabajo.

Todo, pues, es lo mismo. Todo es salario. Todo es precio de la fuerza de trabajo, nuestro pecio. Y todas nuestras luchas como Ciudadanía agredida giran alrededor del precio de la fuerza de trabajo, ya sea directo, indirecto o diferido.

El capital y sus medios de manipulación juegan a confundirnos, y a veces nos dejamos: Luchamos en trincheras separadas cuando, en realidad, todas las luchas son una misma: La Lucha de Clases, de las Clases Populares contra las oligarquías bancarias y especulativas, contra la clase capitalista por un precio digno de nuestra fuerza de trabajo.

Podemos pintar la pelea de mil colores, podemos seguir en trincheras diferentes pero hasta que no comprendamos que estamos en una misma pelea, no conseguiremos nuestros objetivos.

Actuemos en consecuencia: Acudamos todas y todos a la misma trinchera.

¡¡¡¡Unámonos!!!!!

¿Y ahora qué?

Llegados a este punto uno se pregunta ¿Y AHORA QUÉ? Una vez más nos vemos ante ese abismo que supone el no ser dueño de tu propio destino. Y es que nos hemos acostumbrado durante mucho tiempo a que sean otros los que decidan. Mucho hemos avanzado en los últimos días y  hoy podemos hablar de UNIDAD porque hemos luchado por ella.

Lo vemos en las Concentraciones y en el día a día con ganas de decir “basta ya”. Existe también la otra UNIDAD FINGIDA, que es la de nuestros representantes sindicales. Sabemos que es frágil y se puede romper en cualquier momento. Unos no se fían de los otros, y nosotros no nos fiamos de ellos. Es el Círculo del Miedo y la Desconfianza. Entonces nos preguntamos, si la UNIDAD nuestra es fuerte ¿Por qué depende del frágil hilo de la suya?

Todos los colectivos Tierra, TCPS y Pilotos nos unimos hace días en una huelga por la Viabilidad de Iberia y por la Salida de la Fusión. Que no se trataba de una simple negociación de Convenio lo sabemos todos. Nos amenazaron con despidos y luego con descuelgues y seguimos con nuestro objetivo: SALIR DE LA FUSIÓN.

Sin producción no hay futuro para nadie. No hay que ser muy espabilado para saber que si se llevan los aviones, las rutas y no van a los concursos de handling, si se deja de hacer el mantenimiento, si no se invierte en renovación de flota y mejoras para nuestros clientes, SOBRAMOS TODOS.

Que se trata de un desmantelamiento propiciado por sus Directivos con el Silencio de los Consejeros es voz populi. Si se creen que no les vamos a denunciar van listos. Porque no vamos a parar hasta que paguen por este saqueo. Pero eso lleva su tiempo y para cuando tengamos resultados Iberia ya será historia.

Nos han presentado un documento de Mediación de apenas 7 páginas con membrete de la Universidad Autónoma. Puede que sea el síntoma de la decadencia de la enseñanza en España pero su calidad desprestigia a todo un Catedrático como el señor Gregorio Tudela. Parece más bien la obra de un alumno de primer curso y no muy espabilado. Está hecho con desgana y prisa por quitarse el “muerto de encima”. “Para ese camino no hacían falta estas alforjas” señor Tudela.

Y es que además de bajar los despidos a 3141, reducciones salariales de entre el 14% y el 7%, renuncia a algo que ya no es negociable porque era un derecho adquirido en otro Convenio, el IPC real del 2012, congelaciones de la progresión y la antigüedad, etc Nada nuevo bajo el sol. En fin, que todo esto ya lo habían negociado en las famosas Mesas del SIMA. Que no habla de responsabilidades, de desmantelamiento, de ceses, de salir de la fusión, de plan de viabilidad…Por tanto, no hay ningún motivo para firmar algo que es más de lo mismo.

Que no nos vengan con ERES buenos y ERES malos. Queremos que Iberia Sobreviva y eso sólo es posible con otros gestores y fuera de la fusión. Necesitamos representantes COHERENTES.

Que no nos digan hoy una cosa y mañana la contraria. Todo apunta a que si el lunes la empresa no dice que no al acuerdo, estarán dispuestos a firmarlo. Nos querrán convencer de que era el mejor de los males posibles y más tarde, desmovilizados y divididos, comenzarán a segregarnos.

Debemos aprovechar nuestra fuerza y nuestra unidad para romper este círculo en el que somos MARIONETAS que se mueven al son de una música que no es la nuestra.

Si nos han movilizado y llevado hasta aquí no va a ser para aceptar lo que rechazamos en un principio. La última oferta de la empresa era NO DESPIDOS pero más CONCESIONES y dijimos que NO porque no había Plan de Futuro.

¿POR QUÉ VAMOS A ADMITIR ENTONCES ESTA MEDIOCRE MEDIACIÓN?

El interés del Mediador es el del Gobierno: DESCONVOCAR LAS HUELGAS Y ANULAR LA CONVOCATORIA DE SEMANA SANTA y sobretodo ROMPER NUESTRA UNIDAD.

“PEDID AL GOBIERNO QUE CAMBIE LA FIGURA DEL MEDIADOR POR LA DE UN LAUDO”. NO ES MOMENTO DE RENDIRSE. JUNTOS PODEMOS.

Llegó el momento de la unidad

Tenemos a 14 TCPS despedidos de STAVLA, el sindicato más votado de ese colectivo, por apoyar una huelga para salvar Iberia y con ello sus puestos de trabajo. Porque hay 12 pilotos despedidos por el mismo motivo. Porque nos amenazan con despedir a 4500 trabajadores aplicándoles la Reforma Laboral.

Porque nos engañaron diciéndonos que la fusión era para CRECER y que no peligraba ningún puesto de trabajo. Porque vivimos en un Estado de Derecho donde los acuerdos están para cumplirlos. En Iberia se ha incumplido el Convenio de los Pilotos, el Laudo de Obligado Cumplimiento, las Garantías de Empleo...

Porque nos han presentado un Plan de "Destrucción Masiva" no para crecer sino para desaparecer. Porque si se saca la producción (ahora 25 aviones más) existe, a corto plazo, el mismo peligro de extinción sobre los 15500 puestos de trabajo restantes. Porque hablan de Segregar los negocios de Mantenimiento y Handling y esto es otra promesa incumplida.

Porque tenemos que estar unidos para que el Gobierno se dé cuenta de que Iberia ha sido una empresa pública sostenida con el dinero de todos y el esfuerzo diario de sus trabajadores. Una empresa de prestigio internacional, Marca España de las pocas que nos quedan. Porque es AHORA O NUNCA.

Por todo esto, hay que exigir la salida de IAG al accionista mayoritario que es el Gobierno Español. Hay que exigir responsabilidades al señor Rato (imputado por el caso Bankia y principal responsable de que España haya tenido que pedir ayuda económica a Europa) que puso como Consejero Delegado de Iberia a uno de su "confianza" que a su vez deberá rendir cuentas de su paso por Iberia.

También habrá que exigir responsabilidades al Presidente de Iberia y al de BA que nada más cerrar la fusión se subieron el sueldo el 56%. Gracias a su gestión, Iberia hoy pierde 262 millones de euros. Una gestión tan desastrosa solo merece una salida: el cese y la devolución de las primas e incentivos ganados sin olvidar las posibles responsabilidades por administración ilícita. Esa gestión, cuando menos irregular, debería ser denunciada ante el Tribunal Europeo por trabajadores, accionistas y por el Estado Español como accionista mayoritario de IAG.

Hoy peligra nuestro futuro y nuestros puestos de trabajo. Necesitamos una UNIDAD sin fisuras. Será un error romperla porque se salve Madrid y/o Barcelona, porque no habrá final feliz para nadie. Proponemos que el primer paso sea el día 14N. Vayamos todos juntos a las manifestaciones bajo la bandera de TRABAJADORES DE IBERIA. Hagamos ruido, que se nos vea y se nos escuche en todos los medios.

Hagamos pancartas para que la gente se entere de que EL ESTADO SE QUEDA SIN LÍNEA AÉREA y que nuestros medios aéreos de transporte quedarán en manos de los británicos.

¿Seremos capaces?

Somos muchos y nos asiste la razón.

CESHA contra los despidos de STAVLA

CESHA La Coordinadora sindicato del sector handling aéreo, quiere manifestar su apoyo a los compañeros del sindicato de vuelo STAVLA en contra del despido de 14 de sus miembros por parte de Iberia. Entre los despedidos están el Presidente del sindicato, la Jefa de la Sección Sindical y los miembros del Comité de Huelga.

La actual Directiva de Iberia, sigue en su línea de incumplir acuerdos firmados en Convenio, de saltarse un Laudo de obligado cumplimiento, y ofrecer  “garantías de empleo” para luego hablar de Planes de Viabilidad que incluyen ERE,S para después del verano.

Pero esta vez se ha ido mucho más lejos. De lo que se trata ahora es de una decisión que atenta contra un Derecho Fundamental como es el Derecho a la Huelga recogido en el artículo 28.2 de la Constitución Española. La demanda que Iberia interpuso al sindicato Stavla por “supuesta huelga ilegal” fue ganada ante la Audiencia Nacional, pero está recurrida y pendiente de sentencia firme. CESHA cree que se debería haber esperado a agotar todas las vías legales antes de tomar cualquier tipo de medida.

Resaltar también que Iberia interpuso la misma demanda por “huelga ilegal” contra los sindicatos del colectivo de tierra CNT y CTA y que la Audiencia Nacional la desestimó en su día.

Por todo ello, CESHA cree que esta maniobra de la Directiva de Iberia no es más que un intento para crear una situación de miedo entre todos los colectivos y así anular cualquier intento de reivindicación frente a los planes futuro de la empresa.

Creemos que la postura de todos los sindicatos frente a este “atentado” a los derechos de los trabajadores y sus representantes legales tiene que ser firme. La respuesta no puede ser otra sino de rechazo y mayor UNIDAD entre todos los colectivos de la empresa.

Hacia un nuevo cambio de modelo

La quiebra de Spanair ha sido el último golpe que hemos recibido los trabajadores de aeropuertos. Como un castillo de naipes se ha ido desmoronando todo lo que giraba en torno a la compañía aérea (Newco, servicios de limpieza, mantenimiento, catering…). En Iberia no estamos exentos de problemas.

La creación de Iberia Express ha generado un debate interno muy potente entorno a modelo a seguir. Los sindicatos siguen divididos mientras la dirección de Iberia sigue adelante con un proyecto que pensamos, no beneficia al futuro de la aerolínea y menos a sus trabajadores. Seguimos pensando que la mejor opción es la operación con recursos propios en el marco de la actual Iberia, con una vocación clara de servicio y así lo corrobora nuestra dilatada experiencia; y por otro lado pensamos que las garantías de empleo que se ofrecen son vagas y difusas, que la actual situación económica no permite garantizar nada y que lo que garantiza nuestro trabajo es la apuesta por los concursos de handling.

Cuando se constituyó CESHA, La Coordinadora, uno de nuestros principios fundamentales fue abogar por la unidad de todos, pensar como un solo grupo de empleados de aeropuertos que compartimos los mismos problemas y espacios de trabajo. Tenemos que concienciarnos de que no somos trabajadores de compañías aéreas o de operadores de handling: somos trabajadores de aeropuertos.

Hoy trabajamos para unos, mañana para otros pero siempre en el mismo espacio. Asumir esto significa que lo que afecta a un grupo de trabajadores, nos afecta a todos y que sólo desde esta premisa podremos conseguir que nuestras condiciones no se degraden, porque mientras nos debatimos en diatribas y particularidades, los empleadores se benefician de nuestras diferencias. Los estibadores portuarios lo consiguieron.

Ante la falta de un proyecto claro y que garantice nuestro futuro como empresa ha sido convocada una huelga por diferentes sindicatos de todos los colectivos, tierra y vuelo, con el fin de que Iberia reconsidere la decisión de externalizar el corto y medio radio. Apoyamos cualquier iniciativa que se tome y que tenga como objetivo aunar y defender los intereses de los trabajadores, al margen de las siglas y las ideologías, sin obviar que estamos en un momento crítico de crisis y de quiebras de otras líneas aéreas y con un mercado laboral feroz.

No podemos olvidar tampoco la mayoría votada por los trabajadores en las pasadas elecciones sindicales de tierra que legitiman los acuerdos suscritos entre la empresa y CCOO y UGT;  y que podrían condicionar el futuro de la aerolínea. Unos acuerdos que no aceptamos por ser imprecisos, carentes de contenido y que no obedecen a la realidad que estamos viviendo.

Por tanto, seguimos defendiendo como única garantía real de empleo  la creación de Iberia Express dentro de la estructura de la compañía y la apuesta definitiva por el negocio del handling.

La huelga es un derecho individual que debe ejercerse con responsabilidad y este es un momento crucial para el futuro de todos nosotros. No dudes en ejercerlo.

Democracia real ya, también para los trabajadores

En España, la libertad sindical está secuestrada desde hace 31 años. Mediante las leyes mordazas del Estatuto de los Trabajadores (ET, 10 de marzo de 1980) y la Ley Orgánica de Libertad Sindical (LOLS, 2 de agosto de 1985), elaboradas y aprobadas en su día por los partidos del bipartidismo y sus muletillas nacionalistas, impusieron un modelo sindical antidemocrático, que se ha ido profundizando y consolidando hasta el día de hoy.

El nuevo movimiento sindical nacido en la última década del franquismo y primeros años de la transición, durante los 70, y que jugó un papel determinante para acabar con la dictadura, basado en las asambleas de los trabajadores, en la democracia directa mediante la elección de los representantes de los trabajadores en listas abiertas, etc…, fue aniquilado desde el poder, para imponer el modelo sindical que facilitara la imposición del modelo económico neoliberal que pretendían, y que acabaron imponiendo hasta nuestros.

Modelo económico neoliberal basado, en una primera etapa, en una reconversión industrial salvaje que produjo casi 2 millones de parados, y fue la precursora del paro actual, premisa de los poderes fácticos europeos para nuestro ingreso en la CEE. Junto a ello, impusieron un modelo de desarrollo basado casi exclusivamente en el turismo, la especulación urbanística y las grandes obras de infraestructuras para facilitar la entrada del turismo, y el beneficio especulativo de unos pocos, que con la crisis, ha provocado el paro actual. Paralelamente se desarrollaron las políticas de liquidación y privatización de las empresas públicas, la precarización laboral, los contratos basura, las regresivas reformas laborales, los recortes sociales, etc…, que han llevado a la pauperización de grandes sectores de la clase obrera, y a la generalización de la precariedad  laboral. Esas políticas las realizaron tanto los gobiernos del PSOE, como los del PP, siempre con el apoyo de CIU, PNV y CC.

La adaptación de los sindicatos CCOO y UGT al modelo económico neoliberal, aceptando el modelo sindical de las leyes mordazas, han dejado a la clase obrera sin participación democrática en los centros de trabajo, y en la desorganización más absoluta de los trabajadores en paro. Los ejemplos más elocuentes han sido las firmas de los reiterados acuerdos confederales sin contar con los trabajadores, y basados en las políticas económicas neoliberales. El último acuerdo, con la jubilación a los 67 años y el abaratamiento del despido, entre otros ataque a los derechos y conquistas de los trabajadores, es un auténtico insulto a la inteligencia.

La democracia real ¡YA! debe ser también para la clase obrera, con y sin trabajo. Se deben convocar asambleas de trabajadores, con trabajo y en paro, fuera y dentro de los centros de trabajo, elegir a sus representantes en asambleas, y elaborar plataformas reivindicativas, generales y específicas, para mejorar las condiciones laborales de toda la clase trabajadora, por un abanico salarial de 1 a 3, partiendo de un salario mínimo de 1200€, y acabar con los salarios abusivos, fuera de convenios, de bonus, stocks options, y demás prebendas, de directivos, consejeros, etc.…

Es necesario impulsar un nuevo movimiento sindical democrático, asambleario, representativo y horizontal, que ponga fin a las leyes mordazas del ET y la LOLS, y al modelo de burocracia sindical actualmente imperante.

La clase trabajadora es una sola clase social, con los mismos problemas impuestos por el modelo neoliberal. La clase trabajadora debe avanzar hacia una Central Única de Trabajadores, con una estructura horizontal, democrática y asamblearia, que sea capaz de abordar la problemática de la clase de forma unitaria, respondiendo a la permanente agresión del poder económico, social y político. Hoy tiene menos sentido que nunca la multiplicidad de organizaciones sindicales, la unidad es la base de nuestra fuerza.

El 15M ha marcado el camino. La clase trabajadora debe unirse, como clase social y como colectivo específico, al movimiento del 15M, para una democracia sindical ya, y para una democracia real ya.

En CESHA formamos parte de ese movimiento por el cambio. Somos el cambio.