USO

Groundforce en TFN notifica los primeros despidos del ERE

Haber optado por no firmar el ERE hubiera dado mayores posibilidades de garantizar el empleo 

El pasado día 19 de diciembre de 2019, el Comité de Empresa de Groundforce TFN 2015 UTE, firmó con acuerdo el Expediende de Regulación de Empleo presentado por la empresa por causas productivas y que afecta al despido de 29 compañeros/as. Este acuerdo salió adelante con el apoyo de todos los miembros del comité de empresa a excepción de los representantes de C.E.S.H.A.

   El pasado 3 de enero la empresa notificó los primeros despidos incumpliendo el compromiso adquirido de crear una comisión al respecto el próximo 8 de enero.

   Antes de la firma del acuerdo, había 37 compañeros/as que tenían una oportunidad significativa de lidiar legalmente por el mantenimiento de sus puestos de trabajo, pero tras el acuerdo, bajo el pretexto y el consuelo de haber salvado a 8 compañeros/as, se ha aceptado el despido de otros 29 trabajadores/as a los que a su vez se les ha puesto más difícil presentar demandas individuales de sus despidos alegando la falsedad de las causas del ERE.

   Esto ocurre porque tras la sentencia del Tribunal Supremo de fecha 15.03.2016, nº 219/216, los trabajadores/as tienen más difícil presentar demandas individuales de sus despidos alegando la falsedad de las causas del ERE, que se `presumen ciertas tras el acuerdo firmado por la Representación Legal de los Trabajadores, teniendo que alegar otras razones distintas. Por supuesto, la empresa, conocedora de esta sentencia, necesitaba negociar un ERE con acuerdo, evitando así la judicialización del Expediente de Regulación de Empleo.

   Desde este sindicato, considerábamos que las causas alegadas en el ERE eran falsas y que no procedía su firma. A pesar de ello, durante el proceso de negociación y con acuerdo del resto de la Representación Legal de Los Trabajadores/as, se propuso su retirada y la aplicación de otro tipo de medidas para evitarlo como, prejubilaciones, bajas incentivadas, novación de contratos y bajada de horas voluntarias y temporales.  Estas medidas, a pesar de haber sido trasladadas a la empresa como “la parte social”, solo fueron mantenidas hasta el acta final por C.E.S.H.A. 

   Porque a la empresa no le ha bastado con eliminar las miles de horas de contratos eventuales para salvar puestos de trabajos fijos.

   Estamos absolutamente convencidos que un ERE sin acuerdo hubiera abierto un abanico de posibilidades para el mantenimiento del puesto de trabajo de toda la plantilla, a través de la adopción de todas las medidas legales que pudiéramos haber ejercido en pro de nuestro empleo y desde el conjunto de la unidad sindical del comité de empresa, no obstante, y a pesar de que nos hemos quedado solos en esta lucha, seguiremos en ella hasta el final.

A los trabajadores FACTP´S de handling

trabajadores fijos a tiempo parcial

Los FACTP o FTP en los aeropuertos están al límite de lo insoportable. Años y años esperando la conversión a tiempo completo mientras perduran los contratos eventuales en fraude de ley.

Después de tanto tiempo no vamos a ponernos a enumerar las lamentables condiciones laborales en las que nos encontramos, porque son de sobras conocidas y vividas por tod@s.

Lo que sí deberíamos y tendríamos que analizar es qué nos ha llevado a esta situación y cómo queremos seguir afrontándola.

A frente con la empresa para negociar y dar por buenos convenios que permiten a Iberia someternos a unas condiciones de trabajo penosas: UGT, CCOO y USO.

Los mismos que firman y acatan reformas laborales, vendiendo así los derechos que tanto costó conquistar. Y ese hecho hay que tenerlo bien presente, cada día, que los derechos no son regalos que la patronal nos concede por buena conducta; si no fruto de largas luchas.

Y ahí es donde entramos en el cómo.

Permanecer de brazos cruzados esperando que la situación cambie por sí sola, ya hemos podido comprobar qué resultados obtiene; eternizar unas condiciones pésimas que no por cotidianas podemos considerar aceptables.

Desde CESHA creemos que ha llegado el momento decir basta. En que, tod@s a una, siendo conscientes de que esta es nuestra mejor arma, exijamos mejoras sustanciales en nuestro día a día. No podemos seguir permitiendo más discriminaciones ni abusos con una actitud servil.

Iberia nos considera maleables y vulnerables porque no observa una unión del colectivo; pero si todos hablamos con una misma voz, no va tener más opción que escucharnos y acceder a nuestras demandas.

Los tiempos venideros no auguran nada bueno; subrogaciones, negociación de convenio colectivo, convenio de sector...no podemos despertar cuando ya esté todo más que atado.

Si queremos mejorar el futuro, tenemos que cambiar el presente.